Publicidad

Windows Phone se hace mejor con 8.1 ¿al nivel de Android e iOS?

Windows Phone se hace mejor con 8.1 ¿al nivel de Android e iOS?
31 comentarios

El pasado miércoles 2 de abril Microsoft marcó un punto de referencia muy importante en su estrategia de negocios anunciando muchas novedades en su conferencia Build 2014 y con los cuales busca hacer frente a un futuro muy retador.

Entre ellos destacan la actualización de Windows 8.1 para el 8 de abril, nuevos dispositivos Lumia, que Windows será gratis para fabricantes en teléfonos y tabletas de hasta 9 pulgadas de pantalla (Android siempre ha sido gratis) y su iniciativa para que Windows se incluya en prácticamente cualquier tipo de dispositivo electrónico (Windows on Devices). También presentó mejoras muy importantes para Windows Phone (8.1). Y sobre esto último ¿le será suficiente para alcanzar y mantenerse codo a codo con Android e iOS?

No olvidemos tampoco, dentro de esta ola de novedades, que días atrás Microsoft anunció la gratuidad inmediata de Office para iPhone y smartphones con Android y la disponibilidad de Office para iPad (ya viene para tabletas Android). Todo lo anterior no son pasos y decisiones menores para una empresa que, si bien no tiene más de 40 años de fundada, está chapeada a la antigüita. La competencia le ha obligado a cambiar y aquí están los primeros frutos. El haber dejado atrás su “cerrazón” para con Windows y Office, principalmente, es uno de ellos. Sólo queda Apple con esta estrategia y quién sabe si le dure.

Antecedentes personales con Windows Phone

En esta ocasión me concentro en las novedades presentadas para uno de sus principales productos; Windows Phone, pero antes quiero compartir una anécdota personal. Inicio señalando que los smartphones son ya el mejor amigo del hombre y la influencia en su vida es enorme. Por esto y otras razones es que BlackBerry no quiere retirarse de los smartphones, al menos por ahora, y que muchas otras marcas ingresan al mercado con una u otra plataforma. El smartphone es el pasaporte a la tecnología para millones de personas y esto genera vínculos comerciales muy fuertes y de gran valor.

Mi primer smartphone fue un Windows Phone (WP) y me lo regaló mi esposa en la navidad de 2010. WP tenía apenas un mes en el mercado. Mi esposa sabía que lo quería porque yo le decía que, al ser un usuario de Office, su funcionalidad iba a ser natural y enorme mientras viajaba por mi trabajo.

Pero yo sobreestimé este hecho, quizás demasiado. Pronto descubrí (novato al fin) que lo importante era su ecosistema donde las apps son cruciales y en esta materia WP era muy pequeño al momento de su lanzamiento (5 mil apps). Sin embargo ya era tarde. No me podía deshacer de un regalo (menos de mi esposa) para cambiar a Android o iOS, ya para entonces con cientos de miles de apps (200 mil y 300 mil respectivamente). Mi frustración con Windows Phone fue real y en ocasiones severa durante meses, aunque reconocía que su interface era muy simple y amigable. Un punto a favor, al menos.

De entonces a la fecha Microsoft ha hecho un esfuerzo enorme por alcanzar a Android e iOS, pero sólo lo lograba por unos meses. Yo migré a Android en julio de 2012 pues WP seguía sin brindarme las apps que necesitaba (The Economist, Google Drive, etc.). De mayo a noviembre de 2013 re-usé mi viejo Samsung Focus con WP 7.5 pues mi Android “desapareció”. Para entonces WP ya había incorporado muchas más apps y nuevas funciones a 7.5 (mi versión) y más a la versión 8, pero no las apps que necesitaba. Además Microsoft seguía sin darle ese “toque” estético necesario a su interface y que, pensaba yo, le hacía falta.

En noviembre pasado retomé Android con el excelente Moto X de Motorola. Las funciones propias de éste teléfono (pantalla inteligente y asistente personal), más KitKat, me tienen muy satisfecho. Los widgets son algo que me encantan y una razón de varias de porque no uso WP o iPhone. WP tiene sus “live tiles” pero no brindan la información detallada que un widget puede dar.

Windows Phone 8.1 iguala Android KitKat e iOS 7 en algunas funciones…

Con la presentación de WP 8.1 Microsoft ha igualado nuevamente a Android KitKat e iOS 7 en una inmensa cantidad de funciones y características de software. En algunas (pero pocas) incluso las ha rebasado. En otras tantas sigue quedando por debajo. Tal como las otras plataformas, WP 8.1 tiene también exclusividades descritas por Microsoft en diferentes medios. Pero vayamos por partes.

Un primer aditamento que me encantó al instante fue que Microsoft hizo posible que el usuario agregase una imagen de fondo en la pantalla de inicio, algo que en Android e iOS puede hacerse desde hace años. Pero hay una gran diferencia; con tal fondo personalizado WP 8.1 te brinda mucha más información que los otros dos pues prácticamente todos los “live tiles” te dicen algo. En resumen, la pantalla de WP se hace más hermosa y mantiene su característica informativa-masiva.

Portada WP 8.1

En materia de hardware Microsoft también levanta la mano, de hecho ya lo venía haciendo pero potencializó este aspecto con el nuevo Lumia 930, el cual tiene una estética moderna, hermosa y elegante. Me urge tenerlo en mis manos. El nuevo móvil de Samsung ATIV SE que está por presentarse posee características similares. Así que en hardware WP ya no tiene nada que envidiarle a Android (HTC One) e iOS (iPhone).

Lumia 930

El nuevo centro de notificaciones (Microsoft le llama “Centro de Acciones”) igualmente le permite igualar a Android e iOS, quienes ya lo tenían por muchos meses. Lo mismo acontece con “Cortana”, el nuevo asistente inteligente de WP 8.1 (iOS tiene a Siri y Android a un sin nombre aunque en realidad es Google mismo). Según pude apreciar en lo que he visto, Cortana parece ser más “inteligente” que sus competidores al brindar información todavía más personalizada e intuitiva.

Nortificaciones

El keyboard inteligente es otra agregación que también le permite a WP 8.1 ponerse tú a tú y lo mismo acontece con funciones como la separación de música y video en apps independientes, las apps dedicadas a almacenamiento y conectividad con WiFi así como el ahorro de energía. Todo esto ya, de una u otra forma, en Android e iOS existe desde tiempo atrás.

En cuanto al valor de ecosistemas WP se acerca mucho, sino en cantidad, sí en calidad de las apps (¡ya tienen The Economist!) aunque le faltan unas importantes (insisto con Google Drive). Quizás pronto le llegarán. En servicios de renta/venta y variedad de vídeos, juegos, libros y música están casi en paridad, no obstante iTunes sigue siendo el claro líder en este rubro. Microsoft tiene su ventaja en Xbox y en Office aún y cuando éste último ya no le es exclusivo.

… Y Windows Phone 8.1 lidera en otras

¿En verdad lidera WP 8.1 en algo? Para mí y por lo que he visto/leído sí. El nuevo calendario (nativo) es más intuitivo y con una interface mejor distribuida al de su competencia. La vista clásica de semana se mejora pues te muestra únicamente los eventos que tienes y no todas las horas de los días y en ellas los eventos. Es decir, aprovecha mejor el espacio dándote sólo la información que requieres. El fondo negro le dota de una elegancia inigualable, por las noches daña menos la vista y ahorra batería.

Otra ventaja es la pantalla de bloqueo con cierta información. Algo que extraño de WP en mi Android es precisamente esto aun y cuando mi Moto X me brinda notificaciones cuando recibo “algo nuevo”. Cierto es que en Google Play y iTunes se encuentran cientos de apps que se pueden descargar y satisfacer esta necesidad, pero el hecho que sean terceros y no Google/Apple quienes lo hagan, me genera un sinsabor. Además Microsoft agregó en esta actualización muchas más opciones de pantallas de bloqueo con varianzas en su información.

Pantalla bloqueo

En otro sentido, a Microsoft le ha costado sangre, sudor y lágrimas el hecho de haber lanzado Windows 8 siguiendo el diseño “Metro” de Windows Phone. Ha sido una apuesta demasiado arriesgada que le ha ganado enemigos y decepciones. Pero creo que al final le brindará buenos resultados. Lo digo siendo desde diciembre un usuario de una laptop con Windows 8 y un ex –crítico férreo de su lanzamiento. Ahora reconozco mi error, pero sigo creyendo que en esta “transición” Microsoft pudo haberlo hecho mucho mejor y sin tanto trauma, ejemplo; hacer que conviviera desde un inicio la barra de tareas del desktop con la interface Metro. De hecho algo de esto viene en la próxima actualización de Windows 8.

Pero mi punto sobre lo anterior es el siguiente; el que Windows en PC, laptop, tablets y smartphones tenga exactamente la misma interface-infraestructura y estén ahora más integrados en la versión 8.1 es una ventaja tremenda, pues facilita la vida al usuario normal y al desarrollador de aplicaciones también. El usuario quiere una vida fácil, sin complicaciones entre un aparato y otro, de aquí que sigue sin quedarme claro la estrategia de Google con Chrome y Android, aunque están en proceso de una mayor integración. Igual pasa con iOS y las OS de las Mac.

Además la sincronización entre estos dispositivos con Windows en cuanto a sus aplicaciones será mejor. Es una lata tener que agregar en un dispositivo las apps que tienes en otro y viceversa.

Finalmente, la simpleza (reconocida por muchos) con la que se opera un WP sigue siendo superior, lo cual le es una ventaja (pero no definitiva, Android no lo es tanto y es el líder en ventas). La calidad de las cámaras en los Nokia de alta gama pudiera también incluirse en este apartado, pero este es un tema que requiere otro post así que mejor no indago en él.

Otras mejoras que espero y conclusión

En lo esencial los tres OS son prácticamente iguales diferenciándose en aspectos que cada vez se hacen menores, al menos por el momento. Además ningún OS es perfecto y nunca lo serán de aquí que las áreas de oportunidad siempre estarán presente.

Algunas de estas para WP son las siguientes. De entrada sería fantástico que Microsoft brindase mayor libertad al usuario para “armar” la pantalla de inicio como por ejemplo dejar un espacio sin “live tiles”. Ya Microsoft permitió finalmente las imágenes de fondo, pero no es suficiente. Algunos me dirán “no es Android” como para que puedas dejar la pantalla o pantallas sin apps. Y ciertamente no es Android y WP busca su propia identidad, empero en dicha búsqueda de la mejora no debe descartar el incluir lo mejor de dos ecosistemas que ahora mismo son los líderes en ventas.

Otra mejora radica en que la pantalla en dispositivos de gama media y alta sea más amplia en el hardware. Es decir, se aplique el principio de “borde a borde”. Nokia se acerca a este principio con Lumia 1520 y con el 930 pero le falta (principalmente en bordes superiores e inferiores). No le llega a Android en Moto X, Galaxy 5, G Pro 2, etc. quienes lo cumplen a la perfección. iPhone ocupa el tercer lugar en este punto.

Otra mejora es la constante solicitud de sus usuarios; más rapidez en la inclusión de apps populares en otras plataformas. Si incluyese más apps de Google (Drive, Maps, etc.) es probable que usuarios indecisos y no conformes con Android se cambien a WP ¿si iOS lo logra porque WP no?.

Algunos colegas de Xataka-México utilizan WP. En una escala de 0 a 10 lo ubican entre 8 y 8.5 y todavía por detrás de Android e iOS, aunque uno de ellos me dijo “creo que WP 8.1 me gustará más”. Y efectivamente, muchos coquetearán con esa idea pues Microsoft ha traído mucha belleza visual y operativa con la versión 8.1.

Concluyo diciendo que lo que nos presentó Microsoft son avances sustanciales y ha alcanzado a sus rivales pero la mayoría de ellos sigue siendo lo que los otros ya ofrecen. Y este es un problema algo serio. Hasta ahora WP ha ido siempre por detrás de Android y iPhone en cuanto a novedades se refiere y pronto Google y Apple presentarán las suyas. Es entonces cuando sabremos si Microsoft los ha alcanzado definitivamente o de nueva cuenta los tendrá que alcanzar.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio