Compartir
Publicidad
Publicidad

Este mexicano que ha estudiado los fotones ahora estudiará una maestría en Física en Alemania

Este mexicano que ha estudiado los fotones ahora estudiará una maestría en Física en Alemania
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

José Tomás Santiago Cruz es egresado de la Facultad de Ciencias, en específico del Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM, él pudo realizar sus estudios profesionales gracias al Sistema de Becas para Estudiantes Indígenas del Programa Universitario de Estudios de la Diversidad Cultural y la Interculturalidad.

El originario de Asunción Ixcaltepec, uno de los lugares afectados por el sismo del 7 de septiembre, acudirá primero a su hogar para apoyar en las labores de reconstrucción antes de comenzar su nueva etapa de formación profesional en la universidad Friederich-Alexander de Erlangen-Nuremberg (FAU) en Baviera, Alemania, donde estudiará, gracias a una beca, la Maestría en Física.

Su trabajo hasta ahora es encaminado a los fotones, partículas que fascinaron a Albert Einstein y Max Planck, ahora José Tomás toma parejas de fotones que presentan una propiedad llamada "enredamiento cuántico". Al respecto de su beca para ir a Alemania comenta:

“Desde que estudiaba la licenciatura quería irme de intercambio, pero no pude por no hablar inglés; me sentía un poco triste porque no lo podía concretar, pero el año pasado hice una estancia en el Max Planck Institute, en Alemania, y finalmente llegó la maestría en la FAU, que inicia el 16 de octubre”

Su tesis denominada: Criterios de enredamiento y estructura transversal en momento transversal de parejas de fotones fue lo que lo motivó a seguir investigando esta propiedad de las partículas, que podría llevar a crear una computadora mucho más potente que las actuales, una "Computadora cuántica", capaz de resolver problemas que hasta ahora no pueden resolverse con la tecnología actual.

Su estancia en Alemania será de dos años, así que aprovechará el tiempo que le resta antes de iniciar su maestría para regresar a su tierra a ayudar en las labores de reconstrucción pero también a llenar su memoria olfativa, gustativa y visual de todo aquello que lo llena, de su esencia que le permite hablar además de español e inglés el zapoteco, porque como él dice:

“Las enchiladas de mole rojo espolvoreadas con el queso seco que hacen allá son mi comida favorita. [...] cuando uno está flaqueando, a veces es bueno hablar con el niño que uno tiene dentro; además, esto es lo que quería y voy a lograrlo”.

Enhorabuena a este joven que sin importar las "desventajas" con las que vino a este mundo, ha logrado sobreponerse, salir adelante y llevar en alto sus orígenes, su esencia y su amor por nuestro país.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos