Publicidad

Zona de desastre por incendios en Rosarito, México: el fenómeno de los 'vientos de Santa Ana' son la clave de la catástrofe

Zona de desastre por incendios en Rosarito, México: el fenómeno de los 'vientos de Santa Ana' son la clave de la catástrofe
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

Al menos 50 incendios afectaron tres municipios de Baja California desde la semana pasada. La alerta fue tal que para el viernes 25 de octubre clases fueron suspendidas en los municipios de Rosarito, Tecate y Tijuana. El último, es el más afectado de todos, se estima que tiene una superficie de 7,880 hectáreas de acuerdo a Protección Civil Nacional.

El total de afectaciones rebasa las 10,000 hectáreas, pues a las de Ensenada se suman 2,900 hectáreas de Tecate y 300 de Rosarito.

Es precisamente en Rosarito en donde su presidenta dio a conocer que ya se ha reconocido al municipio como zona de desastre, de manera que podrán acceder al Fonden, la bolsa de recursos destinado a desastres naturales para emergencias.

La solicitud de declaratoria de emergencia fue hecha desde el pasado 26 de octubre cuando ya a las labores se habían sumado la Secretaría de Defensa, la Secretaría de Marina y la Comisión Nacional Forestal. Aunque para el 26 se tenía un 100% de liquidación del incendio en Rosarito, en Ensenada apenas se tenía 50% de control.

Los peligros de los vientos de Santa Ana

La clave para entender por qué los incendios fueron difíciles de controlar desde el principio, pasa por entender qué son los vientos de Santa Ana. Se trata de un fenómeno metereológico de corrientes de aire secas y cálidas, que transportan brasas de incendios iniciados, lo que hace que su control sea complicado. La clave está en las corrientes que se forman entre la Sierra Nevada y las Montañas Rocosas en Estados Unidos; son estos aires cuando descienden a las costas, que rápidamente se convierten en flujos calientes.

En México solamente suceden en Baja California , y son vigilados de cerca por la Conagua.

Los vientos de Santa Ana ocurren principalmente en otoño y a principios de invierno. Sin embargo, sus efectos no solo se limitan a México. California en Estados Unidos tiene complicaciones con sus propios incendios forestales causados por el mismo fenómeno. Del otro lado de la frontera se han evacuado a casi 200 mil personas, al tiempo que más de 3,000 trabajadores se ocupan de los incendios.

Mientras en California aún se lucha, en Baja California solo quedan pendientes tres incendios en Ensenada, los de San José de la Zorra, Buenavista y Rancho Grande, en donde se tiene control de entre el 90% y el 95%.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir