El cohete que chocará en la Luna no es de China, ni de Elon Musk: una muestra del poco control de basura que hay en el espacio

El cohete que chocará en la Luna no es de China, ni de Elon Musk: una muestra del poco control de basura que hay en el espacio
Sin comentarios

El cohete que impactará contra la Luna el próximo mes de marzo no es de la misión Chang'e-5 T1 de 2014, dio a conocer el Ministro de Relaciones Exteriores de China.

Durante una conferencia de prensa con medios de comunicación, Wang Wenbin, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores dijo que "de acuerdo con su monitoreo", la etapa superior del cohete vinculado a la misión Chang'e-5, entró a la atmósfera de la Tierra y se quemó por completo.

SpaceNews menciona que respaldando la postura de China, nuevos datos de seguimiento espacial del 18º Escuadrón de Control Espacial de la Fuerza Espacial sugieren que el cohete, entró en la atmósfera en octubre de 2015, un año tras su lanzamiento.

Esta aclaración de China, solo agrega más misterio al evento desde que se informó por primera vez que el objeto impactaría a la Luna.

El cohete que ahora no es de nadie

Recordemos, el pasado 21 de enero el astrónomo Bill Gray informó que el objeto designado como WE0913A se encontraba en trayectoria de choque contra la Luna el 4 de marzo, que inicialmente se asociaron al lanzamiento del Falcon 9 en febrero de 2015 del Observatorio Climático del Espacio Profundo (DSCOVR).

Una imagen del Falcon 9 que llevó el Observatorio Climático del Espacio Profundo (DSCOVR) en 2015 | Imagen: NASA Goddard Space Flight Center

Sin embargo en una identificación posterior realizada el 12 de febrero, se sugirió que coincidía más con la etapa superior del cohete Long March 3C que lanzó el Chang'e-5 T1 de China en 2014, aunque ya se advertía en ese momento de evidencia "circunstancial" de la identificación.

Esta información fue respaldada por el Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, que decía que el objeto probablemente era el impulsor. Además un análisis espectral de la Universidad de Arizona también asoció a la misión china el objeto.

La falta de seguimiento de lo que lanzamos la espacio

Si se confirma lo dicho por el Wenbin, el evento permite mostrar la dificultad para rastrear objetos en el espacio profundo.

Lanzamiento del Chang'e-5 T1 en 2014 | Imagen: South China Morning Post

Según comenta Gray en sus informes sobre el objetos, el seguimiento de este tipo de basura espacial no ha sido "una preocupación importante", pues por ejemplo la Fuerza Espacial de Estados Unidos se centra en analizar las órbitas bajas.

También esto implica un desafío técnico, pues el radar usado por Gray a pesar de ser capaz de rastrear objetos tan pequeños como de 10 centímetros en órbitas bajas, para seguir objetos más grandes, se requieren telescopios más grandes.

Temas
Inicio