Publicidad

Cirujanos podrían contar con un nuevo aliado en el quirófano

Cirujanos podrían contar con un nuevo aliado en el quirófano
3 comentarios

Investigadores de la Universidad de Leeds en el Reino Unido, han logrado que un cirujano pueda "sentir" el tejido que toca en forma remota en una operación laparoscópica, este es el resultado de combinar la virtualización por computadora con un dispositivo que simula la presión sobre la mano del cirujano.

Este invento facilitaría a los médicos manipular el tumor a través de un brazo robótico para determinar si es maligno o benigno. Los oncólogos (especialistas en cáncer) tienen sus expectativas puestas en este instrumento para que se pueda mejorar el tratamiento del cáncer.

Las cirugías laparoscópicas o de mínima invasión que imperan hoy en día, requieren que el doctor opere a través de una pequeña incisión en el cuerpo del paciente guiado por imágenes de video.

Esta técnica hace que el proceso de cicatrización lleve menor tiempo y la recuperación del paciente también es más rápida y generalmente se logra en mejores condiciones, comparándola con un proceso de cirugía mayor.

Pero la cirugía laparoscópica impide al cirujano tocar el tejido que está operando, y finalmente el tacto es una herramienta muy importante porque ayuda a localizar y categorizar los tumores.

"La retroacción (feedback) táctil, la textura, la dureza del tejido son cosas que se pierden con la cirugía por laparoscopía", dijo Rob Hewson, quien supervisó el estudio de la Universidad de Leeds.

Sensaciones extrañas

Los estudiantes de la Universidad de Leeds desarrollaron una solución que combina la simulación de espacios virtuales generados por computadora, con un dispositivo de manipulación con cualidades retroactivas.

Este sistema es capaz de variar la presión que se ejerce sobre la mano del cirujano conforme va cambiando la densidad del tejido explorado.

"Uno lo mueve de un lado para otro, y tal como sucede con un ratón de computadora, desplaza un cursor sobre una superficie virtual en tres dimensiones", dijo Earle Jamieson, estudiante de ingeniería de la Universidad de Leeds.

"La computadora envía una señal al dispositivo para indicar cuánta fuerza uno está aplicando; y uno efectivamente siente la respuesta que percibiría con la mano".

Para las pruebas, los investigadores simularon tumores en un hígado humano ayudándose con piezas sintéticas. Los usuarios eran capaces de sentir deformaciones debido a la retroacción del dispositivo.

Lo que esperan los ingenieros es que este sistema permita a un cirujano percibir bultos sobre los tejidos que están operando.

"Tres de cada cuatro cirujanos que probaron una versión anterior del sistema pensaron que podría ser muy útil", dijo Jamieson. "Están tan acostumbrados a utilizar solamente la vista que les pareció extraño poder sentir algo".

Por otro lado, Hewson se siente un poco escéptico y piensa que aún falta un buen tiempo para que este innovador sistema llegue a utilizarse con regularidad en los quirófanos.

"Hay muchos desafíos técnicos a los que sobreponerse antes de poder integrar esto en dispositivos quirúrgicos", comentó.

Yo que vengo de una familia de médicos, sé que la tecnología siempre ha llevado a los médicos a extender los límites de su capacidad, y es por esto que tengo grandes esperanzas de que un brazo robótico como el que diseñaron en Leeds pueda integrarse pronto a los quirófanos, pues esto, además permitiría que los cirujanos operaran aún sin estar físicamente en el mismo sitio que el paciente. Cosa que se viene realizando ahora con la laparoscopía a distancia, pero que podría mejorarse grandemente si se le añade al médico la capacidad de "tocar" aunque sea de manera virtual los órganos y tejidos que está operando.

Fuente | BBC Mundo

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio