Esta nueva empresa quiere cartografiar el lecho marino con submarinos autónomos y está fundada por un ex ingeniero de SpaceX

Esta nueva empresa quiere cartografiar el lecho marino con submarinos autónomos y está fundada por un ex ingeniero de SpaceX
1 comentario

La energía renovable ha sido uno de los temas de interés en los últimos años y muchas empresas están buscando implementar proyectos para aprovechar la fuerza del viento en el mar para sus objetivos. Aquí es donde Bedrock quiere aprovechar las necesidades de esta industria y ofrecer información para identificar los sitios adecuados para instalar estos parques eólicos marítimos.

Bedrock es una empresa emergente de Richmond, California, fue cofundada en 2019 por Anthony DiMare, un emprendedor e ingeniero mecánico, junto con Charlie Chiau, un ex ingeniero de integración de sistemas de SpaceX. Su intención era trazar un mapa del lecho marino utilizando submarinos eléctricos autónomos llamados e-AUV, que pueden lanzarse directamente desde las costas y que cargan su información directamente en la nube.

El estado actual de la cartografía marina

Actualmente los programas para mapeado del océano requieren un barco especializado con tripulación y equipo de sonar pesado, que genera grandes cantidades de información que deben almacenarse de forma física en la embarcación y hasta que no regresan a tierra se pueden procesar y analizar. Este tipo de estudios pueden llegar a costar miles de dólares y tardar hasta un año en completar.

De acuerdo a DiMare, este nuevo proyecto busca obtener información hasta 10 veces más rápido que con el método tradicional, pues a través de su mini submarino recopilan datos aprovechando un sonar más liviano y otros sensores que transmiten su información a un servicio en la nube, que permite tener casi instantáneamente los datos para comenzar el estudio de los mismos.

Bedrock Beach Ops 2
Una prueba de campo del submarino e-AUV desde la playa, de donde parte el vehículo autónomo para mapear el fondo del mar

Así son los e-AUV de Bedrock

Los submarinos funcionan a través de una batería de iones de litio que se pueden intercambiar cuando se requiera y pueden hacer misiones de 12 o 24 horas desplazándose a velocidades de entre 2 a 3 nudos, para realizar estudios hasta 300 metros de profundidad.

Contrario a los sensores de los barcos que operan a una amplia gama de frecuencias y que pueden afectar la escucha de las criaturas del océano, los AUV al trabajar cerca del fondo marino pueden utilizar frecuencias más amigables con los animales y captar con un mayor nivel de detalle la superficie, sin tener que recurrir a trámites burocráticos adicionales por el riesgo que representa para la vida silvestre.

Bedrock Sensor Stack R2 Carbon 2
Detalles en los diferentes sensores que utiliza el e-AUV

Este nuevo proyecto tiene más aplicaciones de exploración marítima

Aunque la tecnología en estos momentos se enfoca en ofrecer información a la industria eólica marina de Estados Unidos, también se puede implementar para otros ramos, como encontrar infraestructuras de petróleo y gas desgastadas que deben ser desmanteladas o incluso para la planificación de centros de datos que se ubiquen bajo el agua.

De momento Bedrock solamente tiene un submarino autónomo funcionando comercialmente, pero tras una ronda inicial de financiación por 8 millones de dólares en marzo buscan contratar a más personal y producir más submarinos, además de desarrollar mejor sus servicios en la nube y el software para trabajar sus datos.

Temas
Inicio