En tu smartwatch viven desde bacterias intestinales hasta estafilococo: este estudio explica por qué (y qué hacer)

Correa Smartwatch Smartband
Sin comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail

Las correas de los smartwatch y las smartbands son una fuente de bacterias, como estafilococos, enterobacterias, pseudomonas o E.coli, según un estudio. En este, se realizaron pruebas en 20 correas diferentes de relojes o pulseras inteligentes, revelando que estaban contaminadas con bacterias capaces de causar enfermedades.

La investigación fue realizada por un equipo de la Florida Atlantic University, que publicó sus resultados en la revista Advances in Infectious Diseases. Concluyen que de su muestra estudiada, el 95% presentaban contaminación por bacterias que pueden causar alguna infección bajo ciertas condiciones.

Así fue el estudio y sus resultados

El estudio plantea que las correas, a menudo utilizadas durante actividades en la que se suda, nada, carga animales domésticos o duerme, y que no se desinfectan con regularidad, pueden convertirse en focos de transmisión e infección bacteriana.

Para la investigación, se recolectaron muestras al azar de las correas de voluntarios sin criterios específicos de selección. Estas correas estaban hechas de distintos materiales como metal, caucho, plástico, tela y cuero.

Tras la recolección se procedió a la incubación de las bacterias en distintas placas de muestras, específicamente para revelar estafilococos, pseudomonas, enterobacterias y E.coli.

Incubacion Bacterias
La incubación de bacterias en placas de Petri

Las bacterias analizadas en el estudio se seleccionaron debido a que son unas de las más comunes que se encuentran en el cuerpo y en el medio ambiente. Además, bajo condiciones adecuadas, pueden llegar a provocar enfermedades como abscesos, neumonía o salmonelosis.

En los resultados los investigadores descubrieron que las pulseras hechas de goma o de plástico eran las que albergaban la mayor cantidad de bacterias, ya que cuentan con superficies porosas y estáticas. Por otro lado, las correas hechas de metal, especialmente de oro o plata, eran las que menos bacterias tenían.

Eso sí, no se observó una diferencia notable entre los participantes masculinos y femeninos, aunque se encontró que las pulseras de quienes asistían al gimnasio presentaban niveles más altos de bacterias estafilocócicas, es decir, aquellas que pueden llegar a provocar problemas menores en la piel, pero también infecciones mortales si ingresan al torrente sanguíneo, articulaciones, huesos, pulmones o corazón.

La necesidad de limpiar

Además, el estudio también analizó cuáles son los métodos más eficientes de limpieza de las correas. A pesar de que se utilizan durante la mayor parte, o todo el día, muy pocas veces se limpian, a pesar de que los resultados muestran que incluso en cantidades bajas, los patógenos pueden tener una importancia en la salud público.

Para encontrar la opción más viable para limpiar las correas se usaron tres alternativas: un aerosol desinfectante Lysol, una mezcla de etanol al 70% similar a la usada en los hospitales, y una mezcla más natural, vinagre de sidra con manzana.

Correas Smartwatch

Tanto el Lysol como el etanol resultaron eficaces en la eliminación el 99.9% de las bacterias en 30 segundos en todos los materiales. Sin embargo, los investigadores revelaron que el vinagre de sidra de manzana fue menos efectivo contra las bacterias, ocupando más tiempo para actuar y no las eliminaba por completo.

El estudio concluye destacando que el uso diario de correas sin una limpieza rutinaria puede llevar a la acumulación de bacterias potencialmente patógenas, aumentando así la predisposición o susceptibilidad de una persona a padecer ciertas enfermedades, por lo que es necesario realizar un saneamiento regular de estas superficies.

Inicio