Compartir
Publicidad

Así es como las algas están acabando con algunas de las hermosas playas del Caribe

Así es como las algas están acabando con algunas de las hermosas playas del Caribe
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En Semana Santa, tuve la oportunidad de visitar algunas playas del Caribe Mexicano y toparme con que había una invasión (no una invasión extraterrestre, ni siquiera una invasión de turistas) de algas marinas mejor conocidas como sargazo. Curiosamente, en algunas de las playas que visité, las algas ya en franco proceso de descomposición daban un aroma bastante peculiar y desagradable a la zona costera.

Estas algas se originan en el mar de los sargazos, un área del océano atlántico donde las corrientes marinas y la temperatura del océano propicia la aparición de verdaderos bosques de algas, que han sido un lugar privilegiado para actividades como la navegación a vela y que se extiende en una superficie aproximada (aunque cambiante) de 3.5 millones de kilómetros cuadrados.

Srgazo Palco Quintanarroense Foto: Palco Quintanarroense

El problema del sargazo

El sargazo ha existido desde siempre, pero debido a razones hasta ahora inexplicables, se desprendió de su lugar habitual en una cantidad excesiva, misma que al llegar a las costas caribeñas, provocó algunos estropicios, entre los que podemos contar: viviendas evacuadas por el olor a descomposición, peces y tortugas enredados en las algas que perecieron, agregando al olor de materia orgánica descompuesta, vacaciones que quedaron marcadas por el olor y la presencia del sargazo en las playas, mucha gente decepcionada por no poder ver el blanco de la arena característica del Caribe Mexicano al encontrar las playas tapizadas de algas color café.

Sipse Foto: Grupo Sipse

La afectación al turismo

La industria turística en México es una de las más importantes por la cantidad de divisas que genera, yo no podría imaginarme a este país tan rico en biodiversidad, sin un lugar turístico que visitar, y desafortunadamente, las blancas arenas de las playas de la Península de Yucatán, son uno de los atractivos más buscados por los turistas tanto nacionales como extranjeros.

Si bien es cierto que el turismo se ha visto amenazado en los últimos años por epidemias de gripe, crimen organizado, huracanes, y otros factores, tal parecería que el sargazo es el tiro de gracia para dar al traste con una industria que solía ser boyante. Para que te des una idea del problema, en el estado de Quintana Roo, se contrataron 5mil trabajadores en turnos de 4 horas para estar limpiando las playas que abarcan 1600 kilómetros (aproximadamente).

Sipse 2 Foto: Grupo Sipse

Las soluciones... brillan por su ausencia

Se han erogado más de 9 millones de dólares para limpiar el desastre del sargazo, sin embargo, aún no se ha terminado con el problema. Es tan grave que incluso oceanógrafos de la Marina Armada de México han sido desplegados mar adentro para estudiar las causas de esta invasión de sargazo, pero hasta ahora no hay alguna respuesta concreta.

Se ha pensado en soluciones temporales como poner una barrera mar adentro para evitar que el sargazo llegue a las playas, o utilizar una bomba de succión semejante a la que tuvieron que utilizar en República Dominicana, hay que buscar la manera de recolectarlo antes de que pierda su flotabilidad y llegue a las playas ya como materia orgánica en descomposición.

Img 20150402 152401677 Foto: Tania Campos

Es difícil para regiones del país que dependen casi enteramente del turismo estar luchando contra esta invasión de algas, sin embargo, hay que hacerlo, pero de la manera más sustentable posible, ya que debido a algunas acciones que se han tomado, la fauna que suele arribar a las playas se ha visto afectada, recordemos que las playas del Caribe Mexicano suelen ser sitios de anidación de diversas especies de tortugas marinas que genéticamente están programadas para regresar siempre al mismo cachito de playa, y si las barreras que le impidan al sargazo llegar, impiden también la llegada de las tortugas, estaremos ante un desastre ecológico aún más grande.

Más información | The Washington Post

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio