Compartir
Publicidad
Publicidad

Investigadores de Sinaloa podrían montar pronto una nueva biorrefinería en México con el apoyo de Harvard

Investigadores de Sinaloa podrían montar pronto una nueva biorrefinería en México con el apoyo de Harvard
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) junto con el Instituto Mexicano del Petróleo (IMP), Intrust Global y la Universidad de Harvard se encuentran colaborando para diseñar y construir una biorrefinería integral en el estado de Sinaloa que sea capaz de utilizar el piñoncillo mexicano Jatropha curcas y otros restos orgánicos, como la cáscara del camarón para crear biocombustibles.

Entre los combustibles verdes que se producirían en esta planta encontramos biodiésel, bioturbosina, bioetanol, quitina, quitosano y glicerina, en esta biorrefinería se integrarán la agricultura y la acuacultura del Estado.

Jatropha

Para la construcción de la primera etapa, se dispondrá de recursos consursables y apoyos de Intrust Global Investments y la Universidad de Harvard, el apoyo lo lograron gracias a su investigación que pudo pasar los filtros de viabilidad financiera, técnica y científica, así pues como primer producto de esta investigación se obtendrá la publicación de un libro y a partir de ahí se creará todo el proyecto financiero que buscará capitales privados en todo el mundo. En palabras de Ignacio Contreras Andrade:

“Harvard te enfrenta con inversionistas de capital de riesgos reales. En eso estamos. En el desarrollo de la biorrefinería hemos tenido entrevistas con interesados. Ahora, junto con la empresa Intrust, trabajamos en el modelo que nos pide comprobar el concepto de biorrefinería, articulando todos los negocios”

En 2016 se solicitó apoyo de la Secretaría de Energía para que se pudiera benefiiciar a los productores agrícolas y pesqueros de Sinaloa, beneficiando con ello a los habitantes de La Reforma, Costa Azul y Playa Colorada, (entre 6 y 10 mil personas).

Las ivestigaciones de Contreras Andrade son un motivo de orgullo para el rector de la universidad, pues al competir contra 300 proyectos de 122 instituicones, lograron destacar, poniendo así de manifiesto que las cosas se hacen bien y como institución educativa la UAS va por buen camino.

Uas 1

Como beneficio a las familias de pescadores, se convertirán las cabezas y cáscaras del camarón en parte de los desechos que se convertirán posteriormente en combustible, de esa manera, se daría un valor a estos desechos que en la actualidad no solo representan un problema ambiental, sino que no tienen ningún beneficio económico para las familias.

En el campo se evitará la quema de la paja del maíz (porque será comprada), se aprovechará la biomasa de moringa para la producción de etanol, se creará mancuerna con los ejidatarios ya que ellos tendrán acciones en la biorrefinería, y de esta manera sus hijos tendrán mentalidad de empresarios, haciendo un uso eficiente de los desechos y obteniendo ganancias monetarias por ellos.

Ignacio Contreras también habló con la Agencia Informativa Conacyt de la generación de empleos con esta biorrefinería

“Consideramos que en los próximos cinco años se necesitarán cerca de 500 mil personas, si tuviéramos de 40 mil a 50 mil hectáreas de cultivo, pero si se proyecta a mil 500 personas en el campo, se necesitarían muchísimas más personas”.

Actualmente esta biorrefinería aún está en desarrollo, sin embargo hay otros proyectos ya trabajando en el Estado de Veracruz y en el Estado de Oaxaca

Lo más importante es que si estas biorrefinerías logran tener un buen desempeño, y demostrar su rentabilidad económica a mediano y largo plazo, habrá otras entidades del país que se sumen a la producción de combustibles verdes.

Imagen | Gabriel González

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos