Compartir
Publicidad

Yehuecauhceratops mudei, la nueva especie de dinosaurio que descubrieron en Coahuila, México

Yehuecauhceratops mudei, la nueva especie de dinosaurio que descubrieron en Coahuila, México
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Paleontólogos del Museo del Desierto (MUDE) ubicado en Saltillo, Coahuila, han descubierto como fruto de una década de trabajo, una nueva especie de dinosaurio en el municipio de Ocampo al cual han bautizado como Yehuecauhceratops mudei.

Este hallazgo es fruto de un proyecto de investigación que comenzó en el año 2006, cuando los paleontólogos que trabajan en el Museo del Desierto, se dieron a la tarea de buscar en la zona desértica - al norte del estado - fósiles de dinosaurios.

Museo Del Desierto

Héctor Rivera Sylva del MUDE, nos cuenta:

Todo comenzó con el proyecto de Dinosaurios de la región desierto de Coahuila en el 2006. Es un proyecto que iniciamos para poder ver cómo encontrar fósiles; más allá de lo cercano a Saltillo, esa región es muy alejada y pocos investigadores van para allá, empezamos en el municipio de Sierra Mojada

El INEGI y el MUDE sumaron esfuerzos para ubicar zonas donde potencialmente se podrían encontrar restos fósiles, así dieron con la zona desértica de Coahuila, especialmente en el municipio de Ocampo. José Rubén Guzmán, colaborador del MUDE comentó:

Existía un interés muy particular por parte de nosotros para ubicar nuevos sitios paleontológicos de dinosaurios en regiones más al norte del estado, ya que casi todo lo que se había reportado y encontrado de dinosaurios en Coahuila era en las cercanías de Saltillo, en sitios como General Cepeda y Ramos Arizpe, pero en zonas más norteñas sabíamos que podíamos encontrar fósiles de dinosaurios pero no se habían reportado

Ceratops 01

El descubrimiento de esta nueva especie llevó mucho tiempo, los palenotólogos salieron al campo para conocer dónde podrían encontrar huesos, así que en su primera temporada de campo encontraron restos de un cocodrilo y otros restos fósiles de especies ya conocidas, sin embargo, llegaron a un sitio donde había huesos que estaban aflorando, entonces los recolectaron y no les prestaron demasiada importancia, porque había otros huesos más completos por donde andaban.

En su segunda temporada, descubrieron más huesos en el mismo lugar, y cuando regresaron con sus hallazgos al laboratorio, se dieron cuenta que esas piezas junto con las del año anterior formaban un hueso más grande, así que se decidieron regresar por tercera ocasión para realizar una excavación en ese preciso lugar.

Así fue como encontraron huesos muy completos, entre ellos la escapula, el fémur, fragmentos del cráneo, la mandíbula y la gola. El proceso requiere muchos años, mucha dedicación y sobre todo mucho conocimiento, en palabras de Rubén Guzmán:

En un principio colectamos las piezas, se trata de un proceso largo en el que recolectamos los fósiles, pero van incluidos todavía dentro de piezas de roca que se tienen que limpiar, es un proceso que conocemos como paleopreparación, y esta limpieza se llevó a cabo en el laboratorio del Museo del Desierto

Campo 01

La limpieza de los huesos es lo que más tiempo puede llegar a tomar, tardando incluso años en lograrlo, además es como armar un rompecabezas, pues en las tres salidas a campo se habían percatado que los huesos tenían relación entre sí, pero no tenían idea del género o especie del dinosaurio descubierto.

Los siguientes años fueron de arduo trabajo en laboratorio, lo cual se tradujo en la confirmación de que estos huesos pertenecían a un nuevo ceratópsido. Todos tenemos en mente la imagen de un triceratops, un dinosaurio que era muy común en Norteamérica allá hace unos 65 millones de años, sin embargo entre los ceratópsidos había muchas distintas especies, ya que dependían de las plantas, las barreras geográficas, que en cada zona donde se desarrollaron eran diferentes. Rubén Guzmán comenta:

En las últimas etapas del trabajo, se limpió parte del cráneo, un hueso escamoso que conocemos como gola, en el lado derecho de este escamoso, en ese hueso se ubica una protuberancia como si fuera un 'piquito', que nos da la pauta de saber que ahí había un cuerno . Esto es lo que lo hace diferente, ya que ningún otro género o especie de dinosaurio ceratópsido encontrado en Norteamérica presenta esta característica

Campo 02

Este descubrimiento científico nos da la pauta para saber que los dinosaurios que habitaron México eran distintos a los que habitaron en Canadá y en los Estados Unidos, para confirmar su hallazgo los investigadores realizaron consultas con otros científicos y en bibliografía especializada en una etapa llamada trabajo de gabinete.

Esta etapa de la investigación se lleva al mismo tiempo que la última fase de trabajo en laboratorio, el proceso dura de dos a tres años, ahí fue cuando al ya comprobar que era un organismo nuevo para la ciencia, se le dio el nombre de Yehuecauhceratops mudei y se publicaron los resultados en una revista científica.

Ceratops 02

Yehuecauh en náhuatl significa antiguo, ceratops en griego significa cara con cuernos y el apellido mudei hace referencia al Museo del Desierto. Fueron los detalles del cráneo, mandíbulas y dientes los que pusieron a los científicos en la pista del hallazgo de una nueva especie, y ya comparando con todos los demás dinosaurios conocidos de este grupo, se dieron cuenta que la gola mostraba un pico que no se hallaba en ningún otro.

Además este dinosaurio es pequeño, ya que el Triceratops llegaba a medir hasta 9 metros de largo, mientras el ejemplar coahuilense llegaba solo a tres metros. Con estos hallazgos nos damos cuenta de que el eslogan del estado de Coahuila "Tierra de Dinosaurios" tiene una razón de ser, y es que en este estado se han encontrado ya varias especies únicas de estos seres que habitaron la tierra millones de años antes de que el hombre viera la luz por primera vez.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio
AirPods, análisis

Ver más artículos