Compartir
Publicidad
Google y el posible mal camino a la renovación de su ecosistema
Empresas y economía

Google y el posible mal camino a la renovación de su ecosistema

Publicidad
Publicidad

Durante el último mes, Google ha comenzado a mostrar un gran esquema de cambios que afectarán la manera en que es percibido en el mercado, tanto de hardware como de software. Por un lado tiene la inminente llegada de sus "Pixel", mientras que por el otro, la nueva apuesta por la mensajería (en la cual nunca se ha podido consolidar) y la asistencia virtual.

Estos cambios parecen apuntar a una reconciliación y reconocimiento por parte de los consumidores que no están relacionados fuertemente en estos ámbitos de la empresa, mientras que también lucen como un rompimiento e intento de formar nuevos lazos con los ya conocedores.

Pixel por Nexus

Nexus Color

Primeramente hemos visto cómo la marca "Nexus" ya no será el sinónimo de "smartphone de Google", cambiando el enfoque para que signifique directamente una creación de la compañía, dejando con poco poder al fabricante de los próximos equipos y teniendo un mayor control sobre estos, sin embargo, ¿qué podemos esperar?.

En Mountain View deben de considerar bien el riesgo

El salir al mercado con una nueva marca es algo complicado, aún y cuando se trate de un gigante como Google, más aún al considerar que incluso hoy en día los "Nexus" son desconocidos para una gran mayoría, y apenas comenzaban a generar cierta tracción; si Google trata de alcanzar y rebasar lo que ya tenía, tiene mucho trabajo por delante, sobre todo en publicidad.

También hay que considerar que el cambio de poder significa que Google ahora sería 100% responsable de manufactura y mantenimiento, cuestiones que han sido criticadas varias veces (defectos de fabricación en varios de los primeros lotes de cada generación) y que incluso aún se viven (falta de actualización para el Nexus 6), para las cuales siempre se ha podido usar de chivo expiatorio al fabricante que prestaba su nombre. En Mountain View deben de considerar bien el riesgo y tener bien en claro cómo arreglarlo en el peor de los casos, lo cual podría desembocar en un mejor producto... o en uno peor.

En la otra cara de la moneda se encuentra el problema que corresponde con los que son fieles a estos equipos, mismos que no ven con buenos ojos el diseño de las últimas filtraciones y que están casi seguros que no hay forma inmediata de un resultado positivo, manteniéndose a la expectativa de brincar o no del barco antes de que se hunda. Expectativas que pueden resultar amenazantes al compararlas con los resultados ya conocidos anteriormente.

El relevo de software

Allo

En el punto del software, tenemos su nuevo asistente virtual y sus aplicaciones de mensajería, esta última siendo una apuesta que actualmente parecería sin sentido debido a lo "abarrotado" de este mercado, y en el cual Google ya ha fallado; basta con ver la (poca) cuota de usuarios que aún siguen utilizando Hangouts como medio primario (o incluso secundario) de mensajería.

La cuestión es que Google parece estar a punto de matar "Now" como asistente y llenar el lugar con su bot "Assistant", relegando al primero a una simple herramienta predictiva de búsqueda mientras que deja las tareas al asistente incluido en Allo, todo esto acompañado de manera paralela por la extraña razón de tener la posibilidad para una app exclusiva de videollamadas (Duo), algo que no ha resultado bueno para otros que han intentando lo mismo.

Cambio de camino

Assistant

Todo esto hace dudar de la dirección que Google está tomando, y hay que considerar que ahora esta empresa no es más que una rama de Alphabet que ha tenido una transformación paulatina desde el nombramiento de Sundar Pichai como CEO desde el año pasado.

Una empresa no puede gastar tiempo de la misma manera que un sistema operativo

Sin duda, el trabajo anterior de Pichai como responsable de Android le hizo ganar el puesto, pero también hay que considerar que ciertas fallas que se veían en el S.O. ahora parecen estarse filtrando a la empresa, de modo que esto podría no dar los resultados esperados y sólo conseguiría una inundación de críticas que, al igual que con Android, lograrían hacer de esto algo mejor, pero a futuro. El problema es que una empresa no puede gastar tiempo de la misma manera que un sistema operativo; no hay parches a corto plazo para las fallas administrativas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio