Los trajes espaciales para caminar en la Luna serán livianos y modulares, pero no los hará la NASA, sino que los comprará a otras empresas

Los trajes espaciales para caminar en la Luna serán livianos y modulares, pero no los hará la NASA, sino que los comprará a otras empresas
Sin comentarios

La NASA ha dado a conocer a las dos empresas que fabricarán los trajes espaciales de nueva generación, con que los astronautas podrán realizar caminatas espaciales en órbita terrestre baja y en la Luna, adquiriendo los servicios de Axiom Space y Collins Aerospace bajo un modelo de negocios que no los hará exclusivos de la Agencia y permitirá también utilizarlos en otras aplicaciones comerciales privadas.

Estos nuevos modelos de trajes permitirán realizar los mismos trabajos que ya permiten los actuales fuera de la Estación Espacial Internacional, pero también explorar la superficie lunar como parte de las misiones Artemis y prepararse para realizar misiones a Marte, además de solventar los problemas recurrentes en los modelos actuales.

De acuerdo con Vanessa Wyche, directora del Centro Espacial Johnson, con este acuerdo la NASA y sus socios desarrollarán los trajes avanzados y confiables, renovando el actual equipamiento que permitirá a los humanos tener un nuevo nivel de exploración espacial, avanzando de manera eficiente en la tecnología.

Así es el contrato que ganaron dos empresas

Aunque no se mostraron de momento cómo serán exactamente los trajes en los que están trabajando ambas compañías, la Agencia si ha detallado que las empresas seleccionadas deberán competir por pedidos específicos que cumplan con las necesidades de las próximas misiones de la NASA, siendo proveedores de los trajes hasta 2034.

Aunque los diseños se encuentran todavía en una etapa inicial, ambas compañías enfatizaron que las unidades serán modulares, lo más livianas y flexibles posibles e incluirán comentarios de astronautas y comunidad de vuelo para mejorar su desarrollo.

Por lo pronto el Servicio de Actividad Extravehivular de Exploración (xEVAS) no tiene definido ni las metas que ambas empresas deben cumplir, ni la cantidad de recurso económico que obtendrán por la entrega de los trajes, que tiene un fondo que en total asciende a 3.5 millones de dólares para todas las adjudicaciones de órdenes de trabajo.

Las primeras pruebas de estos nuevos trajes se realizarán fuera de la Estación Espacial Internacional en la órbita baja para 2025 y su primer uso oficial será durante la misión Artemis III.

No serán exclusivos de la NASA

Ya que los socios serán propietarios de los trajes espaciales, este nuevo modelo de trabajo los anima también a explorar otras aplicaciones comerciales que no sean de la NASA para los datos y tecnologías que se desarrollen con la agencia.

Esto permitirá que otras misiones comerciales, Orbital Reef de Blue Origin, Starlab de Nanoracks, la estación Pioner de Orbital Assembly Corporation, o incluso la fabricada por Axiom Space puedan aprovechar el mercado para una variedad de clientes, haciendo más atractivo el nivel de desarrollo y buscando un mejor rendimiento entre costos y efectividad.

Voyager Station
Imagen conceptual de la Voyager Station, que construirá Orbital Assembly Corporation

La NASA señala que si se definieron estándares técnicos y de seguridad requeridos para construir los trajes espaciales, que las empresas acordaron cumplir, pero el diseño, desarrollo, calificación, certificación, así como la producción y los equipos de apoyo correrán por parte de cada uno de los socios.

Para ayudar en su desarrollo, la Agencia pondrá a disposición de estas empresas los datos de pruebas de vuelo y en tierra de las caminatas espaciales dirigidas por la NASA a través de la Biblioteca Técnica de Eva, para reducir los riesgos y brindar acceso a que se puedan construir estos trajes de exploración avanzadas.

Xemu Eva Hls
Concepto artístico de un astronauta en el traje espacial xEMU que establece un experimento científico en la superficie lunar.

Aunque la Agencia seleccionó a estas dos compañías, también hay un acuerdo que permite agregar proveedores adicionales que no fueron seleccionados en el anuncio de la adjudicación original, brindando así la oportunidad de sumar nuevas tecnologías a medida que evoluciona el mercado de los servicios espaciales comerciales.

Para las misiones Artemis I y II la NASA será la encargada de producir los trajes espaciales, que ya fueron presentados a finales de 2019, y para la misión tripulada su fabricación se pasará a estas compañías privadas, mismas que no necesitan respetar directamente los diseños de la Agencia, pero podrían utilizarlos de referencia para sus propios modelos.

Imágenes: NASA

Temas
Inicio