Publicidad

Chavos inmigrantes mexicanos vencen en robótica al MIT

Chavos inmigrantes mexicanos vencen en robótica al MIT
11 comentarios

Publicidad

Publicidad

Muchos mexicanos cruzan la frontera a diario, sin papeles, a través de túneles o escondidos en vehículos de dudosa reputación que les cobran caro el pisar el suelo gringo para vivir el "sueño americano", sin embargo, muchas de las mentes más brillantes están entre esos chicos que a pesar de no tener muchas "oportunidades", lo que sí tienen es un enorme ingenio y un gran corazón para luchar por sus sueños.

En una escuela preparatoria nos encontramos con cuatro estudiantes - todos "sinpapeles" - arremolinándose junto a un marco construido con tubería de PVC. Ellos son los constructores de un robot submarino super funcional, capaz de grabar sonidos bajo el agua, y de recoger objetos a una profundidad de hasta 50 pies (15.24 metros). Solo les tomó tres días de un caluroso verano para probar que son de los ingenieros submarinos más brillantes del vecino país del norte.

Falcons 660x541

Los cuatro chavos llamados Lorenzo Santillán, Cristian Arcega, Oscar Vazquez y Luis Aranda, con la acertada guía del profesor Allan Cameron, participaron en un concurso llamado "Marine Advanced Technology Education's Center Remotely Operated Vehicle Competition" (Competencia de vehículos a control remoto para centros de tecnología marina avanzada en traducción libre).

Esta competencia patrocinada en parte por la NASA y por la Oficina de Investigación Naval, requería que los estudiantes diseñaran y construyeran un robot que pudiera explorar los resquicios de la maqueta de un submarino hundido. Sus profesores, en un esfuerzo por llevar la esperanza a los chavos, los inscribieron en la categoría más alta, donde competirían directamente contra alumnos universitarios, el mismo profesor Cameron pensaba que llegar a Santa Barbara desde West Phoenix con un robot entre manos sería ya un éxito completo.

Pilot 315x236

El reto era complejo, en solo cuatro meses necesitaban a los estudiantes, el diseño, el dinero, la construcción del robot y que los mismos chicos aprendieran a pilotarlo.

El día del concurso finalmente llegó, Cambridge, MIT, Universidad de Carolina del Norte y otros eran los competidores más importantes para estos chicos, las pruebas fueron duras, siete para ser exactos, en una piscina cuyas aguas eran agitadas por grandes ventiladores que les obstruían la visión, los chicos al inicio estaban demasiado nerviosos, casi fallaron algunas de las pruebas debido a su nerviosismo, pero para sorpresa de todos, principalmente de ellos mismos, no solo vencieron a la universidad más prestigiosa en tecnología MIT (Massachusetts Institute of Technology), sino que se llevaron absolutamente todos los premios.

No cabe duda que en México, este país sumido en una crisis multifactorial, existen mentes brillantes, tampoco cabe duda de que la migración de paisanos es algo de cada día, y muchos de ellos son los que se perfilan para ser los más brillantes científicos e ingenieros del país, porque simplemente, aquí no encontraron la oportunidad de florecer.

Tampoco nuestros cuatro chicos la tienen fácil allá, al ser indocumentados, no tienen acceso a préstamos federales para educación, pero ojalá que pronto puedan ellos también encontrar la manera de sacarle provecho a todo su talento, eso es justo lo que necesitamos.

Vía | Wired

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios