La hora del Pebble Time ha llegado: el desembarco de las primeras unidades y su futuro

La hora del Pebble Time ha llegado: el desembarco de las primeras unidades y su futuro
Sin comentarios

Pebble fue pionera en el mundo de los relojes conectados. Comenzaron su andadura antes de que Android Wear o Apple Watch fueran reales. Se convirtieron en un producto deseado y tras tres generaciones es una marca reconocida. Las primeras unidades de Pebble Time comenzaron a llegar a los backers iniciales de Kickstarter hace unos días.

El lanzamiento ha estado eclipsado en parte por la segunda oleada del Apple Watch que ha hecho que comience a llegar a países como España. Ahora bien, no todo va a ser el reloj de Cupertino, esta pequeña compañía acaba de poner en marcha un nuevo modelo pero a la vez también ha comenzado el camino para unos cuantos desafíos muy importantes y complicados.

De caminar solo a competir contra gigantes

Pebble es a su manera un pionero de los relojes conectados modernos. No fue el primero pero sí el que asentó el concepto que ahora mismo tenemos de este dispositivo: una pequeña pieza tecnológica que se conecta al móvil a través de Bluetooth y nos permite visualizar información en un vistazo. Además, fomentó la existencia de un ecosistema de aplicaciones dedicados.

Le fue muy bien con el primer modelo que salió y también con el tercero que recurrió a Kickstarter para buscar financiación. Consiguieron la meta en muy poco tiempo y hasta su finalización la cifra no ha hecho más que sufrir. Sin embargo, su éxito ha dejado evidenciar que la compañía es pequeña y no tiene músculo para atender toda la demanda.

Las remesas que Pebble puede producir en las fábricas con las que trabaja son pequeñas. Poco a poco van abasteciendo toda la demanda pero todavía hay usuarios que no la han recibido. Teniendo en cuenta que han vendido casi 100.000 unidades a través de Kickstarter, pocas compañías pueden satisfacer en poco tiempo todos esos pedidos. No hay que olvidar que también hay una logística detrás, no solo es producción.

140225162300 Pebble And Pebble Steel Smart Watch 620xa

Este dato hay que tomarlo como lo que es: un hecho. Ni positivo ni negativo, Pebble es una empresa pequeña y aunque en su día empezaron fuertes al no haber prácticamente competencia. A día de hoy tienen que luchar contra dos titanes: Google con Android Wear y Apple con su Watch. Ante ese escenario cualquiera pensaría que esta pequeña compañía se iba a amedrentar pero la campaña de febrero fue todo un éxito: más de 20 millones de dólares recaudados.

La realidad es que no les va mal: en 2013 lograron vender 400.000 relojes y en 2014 estaban en camino de doblar esa cifra. De ahí en adelante las cifras no han parado de crecer y cerraron 2014 con un millón de unidades. En cualquier caso, el negocio va bien para una compañía de poco más de 100 empleados y respaldada por un fondo de 25 millones de dólares.

En mitad del camino podría estar el hueco de Pebble

Con dos grandes como Apple y Google compitiendo por nuestra muñeca queda preguntarse: ¿hay hueco para Pebble en el mercado? El tiempo lo dirá pero todo apunta a que sí. La filosofía de ser compatible con Android y iOS por igual hace que no tengamos que depender de un mismo ecosistema, problema que se da tanto con Apple Watch como los Android Wear. Ellos son más polivalente y no quieren que nos atemos a nada para poder usarlo.

Tienen una filosofía diferente y eso les hace atractivos: mientras que Apple y Google lucha por especificaciones potentes, diseños de interfaz distintos o navegación a través de botones físicos, Pebble quiere autonomía; que podamos usar el reloj sin preocuparnos de cargarlo cada noche o quedarnos a mitad del día sin batería.

650 1200 18

También han dado más importancia a la personalización, podemos cambiar muchos aspectos del reloj y en eso mismo han potenciado su ecosistema. Hay quiene critican el último modelo de Pebble por ser poco estético, para gustos colores pero para mí ya demostraron en su día con Steel que pueden hacer un modelo atractivo y elegante.

Veremos si aguantan el embiste a medio y largo plazo. Android Wear de momento ha tenido unas cifras bastante discretas y el debut del Apple Watch ha sido potente. No hay que olvidar, claro, que ambas hacen campañas de marketing potentes mientras que Pebble tiene mucho más limitado su presupuesto para hacer publicidad. Sin embargo, su público reacciona muy bien.

Su mayor desafío a largo plazo es seguir mateniéndose atractivo. Son conocidos entre el público más entusiasta de la tecnología pero no tanto entre aquellos que no siguen el día a día de este sector. Tampoco nos olvidamos de los desarrolladores y de su interés por seguir creando aplicaciones para Pebble o saltar a otra plataforma. Estar entre medias es para ellos una oportunidad pero también la condena a quedarse en la mediocridad y en un triste color gris.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio