Compartir
Publicidad
Publicidad

La venta de la alerta sísmica oficial es un monopolio avalado por los gobiernos federal y de Ciudad de México

La venta de la alerta sísmica oficial es un monopolio avalado por los gobiernos federal y de Ciudad de México
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Después de casi un mes, la situación tras el gran sismo que sacudió a la capital y diversos estados del centro del país ha vuelto a aparente normalidad. Demasiada normalidad para lo que suele ser México.

Un reportaje del sitio Animal Político ha descubierto un monopolio del único sistema de alerta sísmica avalado por la Secretaría de Protección Civil de Ciudad de México, pues la empresa encargada de certificar estos aparatos es también la misma que los comercializa. ¿Lo peor? El gobierno tiene conocimiento de esta situación.

Yo certifico, yo vendo

Aprobada el 7 de abril de 2016, la "Norma Técnica Complementaria NTCPC-007-SAS-2016" designa al consorcio CIRES-MDreireck como el único órgano autorizado para certificar cualquier sistema de alerta sísmica en Ciudad de México. A su vez, esta firma únicamente otorgó el visto bueno a los dispositivos de la marca Sarmex, de propia comercialización.

En teoría, cualquier dispositivo que cumpla con las normas podría obtener la certificación del consorcio, incluso un sistema NOAA que en Estados Unidos puede comprarse por apenas 200 dólares en vez de los 85,000 pesos que CIRES cobra por la instalación de su sistema. Pero no, la certificación únicamente está disponible para los dispositivos Sarmex.

Solo los equipos Sarmex cumplen en su totalidad con los requisitos impuestos por el gobierno de Ciudad de México. ¿Por qué? Porque las autoridades utilizaron una alarma de esta marca como modelo ideal

En marzo de 2017 la norma técnica fue actualiza y el monopolio quedó zanjado: el único sistema autorizado para advertir sobre la próximidad de movimientos telúricos es el SARMEX (cuyas siglas significan Sistema de Alerta Sísmica de Ciudad de México), mismo que al parecer fue desarrollado con recursos públicos, pero fue cedido al consorcio mediante un convenio que no tiene fecha de vencimiento.

Esto acabó completamente con toda competencia en el desarrollo de soluciones de alerta ante sismos, quedando CIRES-MDreieck como absoluto acaparador del mercado.

Por si fuera poco, en una entrevista realizada el 13 de septiembre de este mismo año, Juan Manuel Espinosa, presidente de CIRES (firma oficialmente constituida como una asociación civil sin fines de lucro), confirmó que MDreiek S.A de C.V es una empresa creada con el fin de crear el consorcio y así evadir las barreras legales que impiden la actividad comercial a las asociaciones civiles.

Un escenario montado desde 1989

Sarmex Mexico Alertas Sismicas

Yendo más atrás en la historia, el reportaje revela que desde 1989, las autoridades federales otorgaron a CIRES el control y operación del sistema Sarmex. Por este hecho, debido a que fue desarrollado por presupuesto público, CIRES obtuvo un subsidio permanente por parte del gobierno mexicano.

Además, CIRES-MDreiek es el distribuidor oficial de equipos de alerta para inmuebles oficiales de distintas divisiones del gobierno. Es decir, el gobierno paga doble al consorcio. Sin embargo, no es todo pues deben sumarse más pagos del gobierno a CIRES para la modernización del sistema, ingresos que el consorcio obtiene desde 2010.

En resumen: CIRES-MDreiek ha acaparado toda la inversión pública destinada a la creación, operación y modernización del Sistema de Alerta Sísmica desde 1989 hasta la actualidad. Según estimaciones, estos ingresos superan los 34 millones de dólares.

Futuro incierto ¿para quién?

El futuro es incierto, pero no para el consorcio. CIRES-MDreiek continúa siendo el único órgano certificado para proveer al gobierno capitalino y nacional de los dispositivos necesarios para ampliar el rango de alerta ante sismos. Cada dispositivo elevó su precio desde los 1,200 pesos aproximados en 2010, hasta 34,000 pesos en que MDreiek los comercializa actualmente. ¿Por qué? Porque sí.

El futuro es incierto para la manipulación de los recursos públicos, pues a pesar de que ahora ha salido a la luz todo este escenario, es poco (o quizás nada) lo que se puede hacer. Y encima, el presidente Espinosa se da el lujo de bromear respecto a la situación y apunta que espera que los "compradores" se animen a invertir más en su sistema.

Más información | Animal Político

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos