Compartir
Publicidad

México recupera grabado olmeca que fue robado hace más de 40 años y lo exhibirá en el Museo Nacional de Antropología

México recupera grabado olmeca que fue robado hace más de 40 años y lo exhibirá en el Museo Nacional de Antropología
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El bajorrelieve de Xoc es una obra prehispánica hecha por los olmecas en Chiapas, algo lejos de sus dominios que abarcaban principalmente el estado de Tabasco, este grabado en piedra se encontraba en la ladera de una montaña, así fue fotografiado por primera vez por Enrique Juan Palacios en 1928 en el ejido de Xoc, municipio de Ocosingo, Chiapas.

En la imagen que encabeza la nota, vemos el bajorrelieve en 1968 fotografiado por la arqueóloga Susanna Ekholm-Miller, esa fue la última vez que se tuvo registro de la pieza en su sitio, pues a inicios de la década de los 70 fue desprendida de la roca y sustraída de nuestro país.

Xoc 2

En 2014, fue encontrada en propiedad de un coleccionista particular en Francia que la había empotrado en un muro de su casa, cuando murió, los hijos de esta persona decidieron deshacerse de la pieza intentando colocarla en una casa de subastas, sin embargo, la gente de la casa de subastas se percató de que era una pieza robada y no iba a ser posible venderla, de manera que contactaron a la Asociación de Amigos de México en Francia.

A través de diversas instituciones como esa asociación, el INAH y la Interpol, se pudo devolver la pieza a México en el año 2015, pero ya no se encontraba en su estado original, pues debido a sus dimensiones 2.20 metros por 1.50 metros, tuvo que ser fraccionada en cuatro piezas menores, eso sucedió presumiblemente desde que la sacaron del país.

Xoc 3

El bajorrelieve de Xoc es una obra maestra de la cultura olmeca, no solo por sus dimensiones, sino por la riqueza de sus detalles. Lo que retrata es una figura humana con turbante y de pie, ataviado suntuosamente, sosteniendo con el brazo izquierdo algo muy elaborado que bien podría ser una planta de maíz.

Aún no se sabe qué función desempeñaba en su emplazamiento original, los arqueólogos suponen que podría tratarse de un delimitador espacial, o bien un acceso a un sitio determinado.

Para su exhibición en el Museo Nacional de Antropología, los expertos del INAH diseñaron un arnés que permite mostrar esta pieza de más de 3000 años de angtiüedad en todo su esplendor.

Imágenes | INAH

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio