Destruir asteroides con bombas nucleares: una simulación nos dice qué pasará si decidimos atacar meteoritos con armas de destrucción masiva

Destruir asteroides con bombas nucleares: una simulación nos dice qué pasará si decidimos atacar meteoritos con armas de destrucción masiva
2 comentarios

Una bomba de un megatón puede ser el asesino perfecto de un asteroide de hasta 100 metros de diámetro. Científicos de Universidad de John Hopkins se dieron a la tarea de analizar si una explosión nuclear provocada por una bomba era suficiente para poder desviar un asteroide que estuviera a menos de dos meses de impactar en la Tierra.

Para este proyecto, los investigadores partieron de la premisa de que hacer si se detectaba demasiado tarde la presencia de un asteroide que pudiera provocar un evento cataclísmico en caso de llegar al planeta.

Así fue como determinaron la viabilidad de su plan

Para sus análisis, los científicos utilizaron simulaciones de alta fidelidad, donde concluyeron que un asteroide sigiloso de hasta 100 metros de diámetro podría ser eliminado utilizando un dispositivo nuclear de un megatón,. Esto haría que el 99.9% de su masa fuera despejada del camino a la Tierra, pero solamente si el asteroide era atacado al menos dos meses antes del impacto.

Esta alternativa sin embargo sería el último recurso en caso de que el asteroide no fuera descubierto a tiempo. En las simulaciones elaboradas por el equipo dirigido por el físico Patrick King, del laboratorio de Física Aplicada de la Universidad de John Hopkins encontraron que si el impacto se daba dos meses o más antes de la fecha de impacto proyectada, se podía garantizar que casi todos los fragmentos que sobrevivieran a la explosión se perderían al llegar a la Tierra.

Cualquier fragmento que llegara al planeta probablemente sería lo suficientemente pequeño como para quemarse en la atmosfera
Megan Bruck Syal, investigadora de defensa planetaria en el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore

Sin embargo, si se calcula mal la energía necesaria para destruir un asteroide, puede provocar muchos fragmentos lo suficientemente grandes como para impactar con una violencia considerable.

El temor a los choques de asteroides

En sus planteamientos también mencionan que a pesar de ser un temor en la población, en parte provocado por la tendencia cinematográfica de los años 90s, los científicos no se preocupan de los gigantes esterilizadores de planetas. Además, casi todos lo asteroides mayores a un kilómetro de diámetro están plenamente identificados y según Bruck Syal.

Aphophis
Aphophis, un asteroide que podría llegar a golpear nuestro planeta en 2068

En cambio, los científicos centraron su atención en asteroides relativamente "pequeños", del tamaño de estadios de futbol, que son abundantes y que tienen la capacidad de evadir los observatorios de caza. Este tipo, son especialmente preocupantes puesto que podrían aparecer en los radares de la nada, señaló Syal.

Aunque puede que un asteroide "tan pequeño" no parezca un riesgo mayor comparándolo con el de casi 10 kilómetros que se estrelló contra la Tierra hace 66 millones de años, siguen representando un riesgo potencial. La referencia previa está en Siberia en 1908, donde un meteoro de aproximadamente 250 metros llegó a afectar más de 2,000 kilómetros cuadrados de bosque.

Hasta ahora se trabaja activamente en evitar y documentar los riesgos de impactos

Hasta ahora, los proyectos de la NASA al respecto están centrados en impactar de forma preventiva un asteroide con una nave espacial, lo que permitiría generar un impulso suficiente para apartarlos del camino a la Tierra. Esta estrategia se probará el próximo año con la misión de redireccionamiento DART.

Además, la Agencia también trabaja en otros proyectos como el NEO Surveyor, un futuro telescopio espacial que permitiría detectar dos tercios de estas amenazas y reducir el nivel de riesgo de algún impacto sorpresivo.

Temas
Inicio