Retrasan de nuevo el lanzamiento del telescopio James Webb: el sucesor del Hubble tuvo un “incidente” mientras lo montaban en su cohete

Retrasan de nuevo el lanzamiento del telescopio James Webb: el sucesor del Hubble tuvo un “incidente” mientras lo montaban en su cohete
Sin comentarios

El telescopio espacial James Webb sufrió un nuevo contratiempo. Su lanzamiento ha sido atrasado una vez más luego que los científicos de la NASA descubrieran una "vibración inesperada" que podría haberlo dañado.

Según dio a conocer la Agencia, una "liberación repentina y no planificada de un enganche de sujeción" uno de los elementos que aseguraban el telescopio al vehículo de lanzamiento, provocó una vibración a lo largo del instrumento. Este evento podría haber desajustado los instrumentos, por lo que la NASA decidió realizar pruebas adicionales para asegurar su integridad.

Este no es el primer retraso que sufre el telescopio, que originalmente estaba planeado para lanzarse al espacio en el 2007, pues ha sufrido más de una docena de problemas originados por cuestiones de presupuesto, viabilidad, complicaciones en la integración de los componentes, o el más reciente por las afectaciones del COVID-19.

Aún con el retraso, el James Webb debería lanzarse este año

Tras el incidente la junta de revisión de anomalías dirigida por la NASA fue convocada para hacer investigaciones y se le instruyó a realizar pruebas adicionales para determinar con certeza que no se daño ningún componente.

Esto atrasa solamente unos pocos días el lanzamiento del James Webb, que ya estaba programado para despegar desde Kouru en la Guayana Francesa el 18 de diciembre sobre un cohete Arianespace Ariane 5, evento que ahora se realizará no antes del 22 de diciembre, lo que da tiempo suficiente para hacer las verificaciones necesarias y proporcionar una actualización de la situación, que debería darse antes del 27 de noviembre.

Este instrumento que busca sustituir al Hubble, ha tenido un costo de desarrollo de mil millones de dólares y construirlo ha sido extremadamente difícil, pues cuenta con muchos elementos que deben funcionar bien para que opere de forma correcta.

Por ejemplo, una vez que alcance su órbita a aproximadamente 1.5 millones de kilómetros de la Tierra, su espejo de 6.5 metros de largo deberá estar despegado, un proceso bastante complejo y que suma a los más de 300 puntos únicos de falla a lo largo del instrumento.

Por lo pronto, el jefe científico de la NASA, Thomas Zurbuchen, considera que la agencia debe garantizar que el telescopio se encuentre en buen estado antes de su lanzamiento, con la intención de poder utilizarlo sin problemas para "explorar nuestro pasado cósmico de formas inimaginables, para lo que vale la pena esperar".

Temas
Inicio