Publicidad

Instax Mini Li Play: ya se vale equivocarse al capturar foto con una cámara instantánea
Fotografía y video

Instax Mini Li Play: ya se vale equivocarse al capturar foto con una cámara instantánea

Publicidad

Publicidad

Quién diría que la apuesta más interesante de la foto instantánea estaría en la combinación con dotes digitales. Instax Mini Li Play es la nueva cámara de Fujifilm para los más nostálgicos asiduos a imprimir sus fotos de forma inmediata que permanecen enamorados de lo vintage.

Aunque quizás algunos de ellos lo perciban como una traición a sus principios, la inclusión de una pantalla digital para previsualizar fotos, y la incorporación de bluetooth para ver fotos en móvil y mandarlas desde él para su impresión, le vienen bien a Fujifilm, y nos encarrilan al mejor aprovechamiento del limitado papel de impresión.

La Instax Mini Li Play es una fusión de varios mundos: es al mismo tiempo que una cámara instantánea, una impresora portátil, un editor básico de foto y hasta un micrófono que añade sonido a las fotos. Luego de haberla probado por espacio de una semana, estas son nuestras primeras impresiones de la Instax Mini Li Play.

La instantánea definitiva es una híbrida

La Instax Mini Li Play llega con la presunción de quien es el integrante más disruptivo de una familia. Por todos lados se le ve poco familiar. Para empezar es la más pequeña de las Instax, todas ellas conocidas por su buen volumen que obliga a tener que cargarles con una correa todo el tiempo. La Mini Li Play le saca provecho a su título de diminuto y se convierte en por fin una cámara de Fujifilm que puede traerse, casi sin mucho problema, en un bolsillo amplio.

No es que Fujifilm no pueda esmerarse un poco más en tener equipos más compactos. Los bordes del reverso que sobresalen a las dimensiones del cartucho para impresión aún son vastos. Cuando menos no es lo suficientemente voluminosa para obligar a usarle con dos manos, pues su peso se conserva en unos 255 gramos sin contar cartucho.

Vamos con las novedades. Pantalla de LCD 2.7 pulgadas que cuenta con aproximadamente 230,000 pixeles. Sí, por fin podemos equivocarnos al momento de tomar una foto con una cámara instantánea. Inmediatamente después de capturar aparece en pantalla el resultado, toma que se almacena por default en la memoria interna del dispositivo que tiene espacio para aproximadamente 45 tomas. Por si acaso, la memoria puede expandirse vía micro SD, aunque no nos han confirmado el límite de capacidad.

La película Instax que se usa para las impresiones esconde en sus márgenes blancos los químicos responsables del revelado. Los químicos están encapsulados en "burbujas" que explotan cuando pasan por los rodillos que hacen que la película sea expulsada. Un poco de luz, y esos químicos hacen que la foto sea "revelada"
Img 20190819 120352

Aunque indispensable es la pantalla para interactuar con la interfaz de la cámara surtida de una amplia variedad de menús, definitivamente no le vendría mal un poco más de brillo, pues he padecido de su poca luminancia sobre todo ante el rayo batiente de medio día.

La pantalla además sirve para interactuar con una interfaz que permitirá hacer edición básica sobre las tomas, consistente principalmente en la posibilidad de añadir hasta 13 marcos y seis filtros, todos ellos pueden activarse antes de hacer una toma, o bien, pueden añadirse posteriormente.

Los filtros de la cámara son 'Estilizado', 'Vivo', 'Lente de ojo de pez', 'Póster' 'blanco y negro ' y 'Sepia'

En los accesos rápidos disponibles también está el autodisparador que puede configurarse en dos y 10 segundos, así como la disponibilidad del flash.

Bajo la pantalla hay tres botones más, uno para "retroceso" para la navegación en la interfaz, otro para visualizar las fotos tomadas, y uno más dedicado a la tarea de impresión. Hay que decir que la interfaz aún se siente rudimentaria, donde el trabajo que resta por hacer en intuitividad es todavía bastante amplio.

Img 20190819 114535

¿Es la calidad de imagen de una cámara instantánea una punto determinante para comprar una cámara instantánea? No es que las cámaras vintage se den a conocer por su potente procesamiento de imagen o precisa reproducción de colores, así que si ese es su principal preocupación para conseguir una cámara instantánea, me temo que no conseguirá aquí lo que busca.

Seamos claros: el sensor incorporado en la Instax Mini Li Play es de 1/5 pulgadas y su apertura es de un nada despreciable F/2.0. Tenemos además auto foco, margen de ISO de 100 a 1600 y velocidades de obturación que van de los 1/4 a 1/8000. Todas las configuraciones son totalmente automáticas y no hay ninguna modalidad que permita al usuario iniciado jugar con ellas en la captura de foto.

No es que las cámaras instantáneas se distingan por la libertad de experimentación que conceden a sus usuarios, pero la Mini Li Play ha dejado pasar una auténtica veta de oportunidad para hacer valer su posicionamiento de ser la verdadera "disruptiva de la familia".

La Instax Mini Li Play se carga vía micro USB. Una sola carga basta para 100 impresiones de acuerdo a Fujifilm. Una carga completa toma de dos a tres horas.
Img 20190819 114546 A un costado hay tres botones configurables para añadir rápidamente filtros o marcos favoritos a cada toma.

Tan solo por los niveles máximos de ISO y velocidad de obturación más lenta, sabremos ya que la Instax Mini Li Play la pasa particularmente mal cuando se trata de fotos de noche, de manera que sí o sí habremos de recurrir al flash, con el consecuente "lavado" de imagen que aquello supone.

Además de la inexistencia de un modo para manejar niveles de ISO y de velocidad de obturación, a pesar de que sí tenemos en software forma de subexponer y sobreexponer foto después de capturar, no me explico cómo es que se determinó dejar de fuera un balance de contraste y uno de balance de blancos, en dos opciones que me parecen obligatorias incluso para la edición más elemental.

La solución pasa por una de las características más llamativas de la Mini Li Play, su capacidad de fungir como impresora portátil.

Img 20190818 110613 Si de fotos de día se trata, quizás sea buena idea subexponer una toma antes de imprimir. Aunque en pantalla luzca bien, en papel la tendencia es hacia las zonas quemadas.

Imprimiendo desde el smartphone

En la que es una de las virtudes más valiosas de la Mini Li Play, también es posible enviar fotos capturadas con el smartphone, vía bluetooth. Para ello habrá que descargar la app 'Instax Mini Li Play' y proceder a la vinculación entre la cámara y el móvil. El proceso es tan rápido como cualquier otro, sin mucha complicación y que no toma más de dos minutos.

Ggggggg

La app abre la ventana hacia un par de funciones extra como la configuración manual de los tres botones de acceso directo a marcos y filtros, y la posibilidad de ejecutar disparos remotos desde el smartphone. Desde la app de impresión directa las imágenes pueden acomodarse vertical u horizontalmente previo a su impresión, aunque la app automáticamente sugiere un recorte vertical que hace sentir la impresión más natural.

12 segundos tarda en promedio la impresión, para la que luego, habrá que esperar no más de dos minutos para que los colores terminen por impregnarse en la película.

La Mini Li Play no es compatible con los formatos cuadrados de Fujifilm.

Img 0009

El sonido en formato QR

La que es sin duda la más disruptiva de la familia, no se queda sin adiciones que se sienten sobrantes. La Instax Li Play se presume por incorporar un micrófono que permite que las fotos impresas se vinculen a un audio que puede reproducirse desde cualquier dispositivo, con ayuda del escaneo de un código QR.

Los audios se activan con el botón de micrófono ubicado al posterior. Hay dos maneras de grabación, una al momento de la captura, por la que se grabará audio cinco segundos antes y cinco segundos después de la toma de foto, o bien, la posterior, en donde es posible vincular un audio continuo de diez segundos a una captura antes hecha.

Img 20190819 114556

Una vez que la vinculación ha sido hecha, la foto puede imprimirse con un código QR, mismo que desde el menú de ajustes puede configurarse su localización y color, pudiendo estar en cualquiera de las cuatro esquinas, o bien al centro de la foto impresa. Por si acaso, la posición también puede ajustarse justo antes de la impresión.

Este código QR puede leerse cualquier smartphone, a pesar de que este no cuente con la app de Mini Li Play. Acto seguido, se despliega una pestaña de navegador con la captura y se reproduce de forma automática el sonido de hasta 10 segundos.

Img 20190823 121233

No suena al proceso más natural, y en efecto está lejos de serlo. Se siente más bien como una incorporación que servirá más como herramienta de venta y truco de novedad, pero que eventualmente pasará a ser una de esas opciones que tras las primeras ocasiones, no vuelve a utilizarse.

Además, hay un par de dificultades extra para obtener todo el provecho del sonido en audio. Para empezar, el proceso de subida se hace solo a través del smartphone vinculado, de manera que indispensable que haya un dispositivo vinculado vía bluetooth a la cámara, y que este tenga además conexión a internet.

Img 20190823 121559

En caso no contar con acceso a red, el sonido vinculado a una foto solo puede reproducirse en la Mini Li Play, o bien en el smartphone vinculado.

El cartucho con diez papeles para impresión cuesta 220 pesos en al tienda de Fujifilm

La Opinión de Xataka México

La Instax Mini Li Play tiene pinta de querer salir del nicho nostálgico. Tiene soluciones creativas para los constantes problemas vinculados con la foto retro, comenzando con cuan difícil es obtener el máximo provecho de una captura de 20 pesos. El problema está, evidentemente, en darle al usuario mayor disponibilidad de sus fotos, y la posibilidad de, si es necesario, equivocarse al capturar.

En Fujifilm debieron haber pensado que, si la solución es incorporar de medios digitales como una pantalla LCD, entonces la cámara bien entonces bien podría funcionar además como una impresora portátil, y ese, me parece, es el recurso más atinado para que por fin una cámara retro aproveche el potencial de recursos a su disponibilidad. ¿Por qué habríamos de querer obtener por separado cámara e impresora portátil, si un gadget puede reunir ambos?

Img 20190819 114523

Dicho eso, la Instax Mini Li Play pudo haber echado mano de herramientas de edición tan básicas, que me ha sorprendido no estén allí. Un poco más de creatividad en adaptar su software y un par de recursos más a la mano, y este sería el equipo más potente de fotografía instantánea en el mercado. Mientras eso no ocurra, su precio oficial de 4,500 pesos en México podría tener problemas para encajar, sobre todo entre el gran grueso que no termina por enganchar con la perdurabilidad del formato impreso.

El camino para convencerlos me parece el adecuado, al destino todavía no llegamos.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir