Publicidad

El Gran Acuífero Maya guarda muchos secretos, el último es un cráneo de diez mil años de antigüedad

El Gran Acuífero Maya guarda muchos secretos, el último es un cráneo de diez mil años de antigüedad
Sin comentarios

Hace tiempo te hablábamos sobre el proyecto arqueológico Gran Acuífero Maya y en estas fechas vuelve a ser noticia porque los arqueólogos que participan en la investigación han encontrado un cráneo de unos 10mil años de antigüedad, junto con él han encontrado restos de megafauna y un altar maya, todo esto en un excelente estado de conservación.

Muyil, Tulum y Chumpón (todas en el estado de Quintana Roo) fueron las cuevas donde se realizaron estos hallazgos, es parte del trabajo de prospección arqueológica en la investigación llamada "Localización de fuentes de agua ancestrales". Bajo las órdenes de Guillermo de Anda Alanís, estos primeros seis meses de exploración hubo geólogos, biólogos, arqueólogos y exploradores sub-acuáticos que no han dudado un instante en apostar su trabajo y experiencia para la realización de este proyecto.

Relevancia de lo encontrado

Altar

Debido a las condiciones de las cuevas, es posible encontrar en estos restos información acerca del cambio climático, de los primeros pobladores de la península y manifestaciones materiales de los ritos mayas. El cráneo estaba cubierto por una capa de mineral endurecido y muestra un notable estado de conservación.

Esta capa protectora nos habla de que se hallaba en un sitio que estuvo seco durante muchos años antes de que subiera el nivel del agua, y además nos dice que se encontró durante decenas de años debajo de una gotera.

Vasija

Los análisis arqueométricos permitirán confirmar la antigüedad de esta pieza ósea que perteneció a un hombre en el periodo pre-cerámico, esto lo ubica como un hallazgo único en el contexto de la arqueología de la zona.

Sin embargo hay una alerta biológica del sitio donde fue hallado el cráneo, ya que los análisis del agua que rodeaba el lugar indican posibles alteraciones de las condiciones de preservación de las piezas sumergidas, pues se encontraron altos niveles de nitratos, fosfatos, pH ácido y bacterias coliformes.

El altar maya encontrado data del periodo Posclásico Temprano (900 - 1200 dc), aún se encuentra revestido de estuco y está en mejor estado de conservación que cualquier otro encontrado en el área, además en sus relieves se encuentran figuras humanas, de animales y otras abstractas.

Gonfoterio

En estas cuevas se encontraron también muestras de ofrendas cerámicas y modificaciones arquitectónicas (muros y senderos de piedra). Los reconocimientos del área se hacen de forma circular, esto permite que las cavidades que se localizan en el área sigan aportando sorprendentes hallazgos al trayecto, entre ellos la mandíbula que aparentemente perteneció a un gonfoterio (antigua especie de elefante) perteneciente a la última Edad de Hielo.

Seguramente las cuevas del Gran Acuífero Maya tienen muchos secretos aún que los arqueólogos y espeleobuzos irán descubriendo al paso del tiempo. Por ahora nos queda esperar a recibir la primera versión virtual de todas estas cuevas a principios de 2017.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios