Publicidad

Morena quiere prohibir la venta de refrescos a niños en restaurantes de CDMX, aunque haya presencia y permiso de adultos

Morena quiere prohibir la venta de refrescos a niños en restaurantes de CDMX, aunque haya presencia y permiso de adultos
44 comentarios

Para Morena no bastará con prohibir la compra de comida chatarra por parte de menores, se debe incluso prohibir en establecimientos mercantiles que adultos puedan comprarlos por ellos. La iniciativa presentada por Paula Soto y Valentina Batres en Ciudad de México, contempla hasta 10,800 pesos de multa para restaurantes que vendan refrescos o comida chatarra para el consumo de un menor, no importando que un adulto esté presente y dé su consentimiento.

Las leyes locales aprobadas en ya varios estados prevén prohibir la compra de comida chatarra por parte de menores de edad, pero se deja abierta la ventana de que un adulto compre un producto de alto contenido calórico para un menor. En todas ellas la idea es que si un menor consume comida chatarra, sea bajo la supervisión de un adulto.

Belgian Fries 1203082 1920

A la letra, el artículo propuesto a la Ley de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de la Ciudad de México dice:

"Para prevenir y combatir el sobrepeso y la obesidad, en la Ciudad de México: I. Queda prohibida la venta, donación, suministro, regalo o distribución de bebidas azucaradas procesadas a menores de edad, aún en compañía de sus madres, padres o tutores en restaurantes, establecimientos de hospedaje, clubes privados y los establecimientos mercantiles de impacto zonal en donde se vendan o distribuyan estos productos y que permitan el acceso a menores de edad".

El objetivo de la propuesta es que las empresas y negocios rediseñen sus recetas y menús para que siempre haya en ellos menús infantiles.

Más campañas y hasta "imágenes de advertencia"

El mismo documento determina que establecimientos mercantiles en donde se vendan abarrotes o en donde se elaboren alimentos, deberán colocar "imágenes de advertencia", elaborados por la Secretaría de Salud local, en donde se muestren los efectos nocivos del consumo de productos de alto contenido calórico.

Según la propuesta, si un restaurante incumple la prohibición de vender refrescos o comida chatarra a menores, aunque estén en compañía de un adulto, se harían acreedores a multas de 25 a 125 UMAs, lo que equivale a de 2,172 a 10,860 pesos. Mientras tanto los establecimientos que no muestren las imágenes de advertencia se harían acreedores a multas de entre 351 a 2500 UMAs, lo que equivale a de 30,494 pesos hasta 217,000 pesos.

La misma propuesta dice que escuelas deben fomentar "el desarrollo de huertos urbanos, a efecto de crear plataformas de aprendizaje que inviten a descubrir y a probar alimentos saludables". La propuesta se turna a comisiones en donde se le pueden hacer modificaciones. Si es aprobada, se vuelve a subir al pleno de la cámara para su votación.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios