Compartir
Publicidad

Leonardo Patterson, el “traficante” que tenía 691 piezas arqueológicas de México y de las cuales el INAH solo rescató dos

Leonardo Patterson, el “traficante” que tenía 691 piezas arqueológicas de México y de las cuales el INAH solo rescató dos
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La realidad supera la ficción y esa es la historia de Leonardo Augustus Patterson, nació en Cahuita Costa Rica en 1942. Encontró de las piezas falsificadas un negocio. En su ciudad se encargaba de contarles historias a los diferentes turistas que llegaban a su restaurante, con diferentes piezas indígenas que tenía a la venta, pero antes de eso les contaba las espectaculares historias para conseguirlas, digno de una película de Indiana Jones.

Pero su siguiente paso fue más grande, logró involucrarse en el mundo del arte viajando a Nueva York, inclusive en 1985 recibió el apoyo de Yoko Ono para montar una exposición antropológica sobre los bribris, uno de los grupos étnicos más numerosos de Costa Rica. Uno de sus elementos más característicos era que no solamente negociaba con piezas precolombinas, también lo hacía con obras de arte, aunque muchas de esas piezas eran falsas.

México también fue una de sus tantas víctimas

Obviamente en la historia teníamos que mencionar a nuestro país, en 1997 Patterson presentó en Compostela, España una exposición con presuntas piezas de origen prehispánico, con el nombre “La Cultura en el tiempo. América Prehispánica”. Pero fue en 2007 cuando el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) tuviera conocimiento del catálogo de esa exposición, donde determinaron que existía patrimonio arqueológico mexicano.

En ese momento el INAH solicitó a la Secretaría de Relaciones Exteriores las gestiones diplomáticas con España para obtener la restitución de los bienes arqueológicos. Fue hasta 2010 cuando autoridades nacionales viajaron a Munich, Alemania, lugar donde se encontraban todas las piezas arqueológicas y en esa inspección descubrieron que de los mil 29 objetos que encontraron, 691 eran parte del patrimonio arqueológico mexicano.

Una de esas piezas es una cabeza antropomorfa que reproduce a las cabezas colosales olmecas, pieza que Patterson vendió a un ciudadano alemán, señalando que se trataba de un monumento arqueológico de origen mexicano, motivo por el cual el Ministerio Público de Alemania inició una investigación penal en 2015, logrando incautar toda su colección por un tiempo.

Todo legal y bonito

Ahora El País reporta que el 25 de noviembre la colección de Patterson fue liberada y restituida al coleccionista, desde julio del año pasado todas las piezas fueron trasladadas a un almacén de Francia. Juan Antonio Molina, responsable del despacho de abogados encargado en la gestión del traslado mencionó que la colección se encuentra limpia: “Está todo ganado en los tribunales. Los países han perdido su oportunidad”.

El Universal contactó al INAH y la Secretaría de Relaciones Exteriores para saber su opinión. El INAH respondió por medio de dos tarjetas informativas, en la primera menciona que lograron recuperar dos piezas de las 691 que estaban en la colección, mientras la otra señala que podrían continuar con el litigio, pero sin especificar más detalles.

Peru

Molina menciona que al llegar las piezas a España se podría reactivar el proceso con algunos países, pero cree que la situación se mantendrá igual. En 2008 Perú logró rescatar 45 piezas, a diferencia de México la denuncia penal contra Patterson se realizó desde 2004.

Imágenes | La Nación, Memoria Robada

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio