Publicidad

Lo que siempre quisiste saber sobre los billetes en México y no te atrevías a preguntar
Otros

Lo que siempre quisiste saber sobre los billetes en México y no te atrevías a preguntar

Publicidad

Publicidad

Producir un billete le cuesta al Banco de México la friolera cantidad de un peso en promedio; así que si usted carga con cuatro billetes de quinientos pesos, por su valor de fabricación, no le alcanza ni para un refresco.

Pero los billetes y las monedas como sabemos, no valen solo por su manufactura. En realidad son dinero fiduciario, es decir, que en realidad representan un determinado valor. Un billete de 100 pesos representa 100 pesos, pero su valor intrínseco, es decir, el del papel con el que está hecho, es mucho menor.

En México el dinero fiduciario es el que debe usarse por ley, y el Banco de México se encarga de fabricarlo. En su fábrica trabajan más de 1,100 personas quienes contribuyen a la creación de más de 1,300 millones de billetes anualmente, los cuales en su mayoría, son para reemplazar piezas viejas que aún circulan.

A excepción de los billetes de 20 y 50 pesos, todos están hechos con algodón. Sin embargo, los azules con Benito Juárez y los rosas con José María Morelos y Pavón están fabricados con polímero, el compuesto químico que los hace lucir como de plástico.

Billete 20 Pesos 2007
Billete 50 Pesos 2013

La razón por la que son hechos de manera distinta, es extender su vida útil, pues de acuerdo a Banxico, los hechos con polímero son 2.2 veces más durables que los de algodón; mientras que el papel de algodón resiste alrededor de 2,500 dobleces, el polímero resiste poco más de 10 mil, sin embargo, no todos son hechos a base de polímero dado que su producción sería más costosa.

El proceso de creación de un billete consiste básicamente en cuatro etapas:

Primero, se hace la impresión a 10 mil dpi tipo offset, posteriormente se realizan calcografías, colocando enormes placas sobre el papel para producir los relieves de los billetes. Después se les otorga el folio y la serie, de manera que cada billete se vuelve único. Finalmente se les realiza un control de calidad para cerciorar que cada pieza cuente con todas las medidas de seguridad necesarias.

Tras su fabricación se distribuyen en aviones y camiones blindados a 6 cajas regionales que se ubican en Mexicali, Hermosillo, Monterrey, Guadalajara, Veracruz y Mérida, con ayuda de personal de seguridad del Banco de México, y el apoyo de las fuerzas armadas

La acuñación de las monedas es encargada por el Banco de México a la Casa de Moneda.

¿Cuándo un billete deja de tener valor?

Pero los billetes y monedas no son para siempre. ¿Puede diferenciar un billete que ha perdido valor, de uno que no?

Veamos un ejemplo sencillo. ¿Este billete aún vale?

50

Sorprendentemente, sí; los billetes que están marcados conservan su valor siempre y cuando no contengan mensajes políticos, religiosos o comerciales. Si tienen sellos, dibujos, números, símbolos y cualquier otro que no corresponda a dichas categorías no deprecian el valor del billete.

Pero no, por favor, no escriba en ellos.

Ahí va una aún más sencilla, ¿este billete pegado aún debe ser usado?

20

Si contestó que sí, entonces seguramente en algún momento pegó un billete con diurex. Pero tiene toda la razón: siempre y cuando los billetes sean pegados con cinta transparente siguen siendo válidos. Sucede que si la cinta no es transparente entonces puede ocultarse bajo ella, algún mensaje político, religioso o comercial.

Una más:

100

En este ejemplo, si bien el billete parece antiguo y está muy maltratado, conserva al menos la mitad de su cuerpo por lo que aún tiene valor. Sin embargo, debido a que sus condiciones no son las óptimas, los bancos reciben este tipo de billetes de manera gratuita, y se lo canjean al usuario por uno nuevo.

Cuando los billetes tienen manchas de grasa, aceite, pintura u otras sustancias, conservan su valor (contrario a lo que hace no mucho decían en redes) siempre y cuando no hayan sido manchados para ocultar algún mensaje de tipo religioso, político o comercial.

Un billete auténtico solo deja de tener valor cuando tiene alguna de las siguientes cuatro características:

  • Si el billete tiene menos del 50 por ciento de su cuerpo,
  • Si está pegado con cinta que no sea transparente,
  • Si el billete está compuesto por partes de distintos billetes. De ser así cuenta como un billete alterado; o
  • Si tiene algún mensaje político, comercial o religioso.

Es importante mencionar que si a un billete le falta el equivalente al tamaño de una moneda de diez pesos se le considera como no apto para circular, pero sí conserva su valor. En este caso debe llevarse el billete a un banco, en donde se le cambiará por uno nuevo.

Sí aún hay dudas, siga el siguiente camino de flechas.

Figura32 Crédito: Banco de México

Para el caso de las monedas es más sencillo. Si una moneda tiene deformaciones o perforaciones conserva su valor; solo en caso de que haya disminuido la cantidad de oro, plata, platino o paladio debido a recortes o soluciones en ácido, lo pierde.

¿Y si recibo un billete falso?

Al recibir cualquier billete lo recomendable es cerciorarse de qué es verdadero, ya sea con un marcador especial, luz ultravioleta, o la más sencilla de todas, verificando los relieves sensibles al tacto. En caso de que ya lo haya recibido, debe llevarlo a un banco, que a su vez lo enviará al Banco de México para su análisis. De circularlo, se le puede hacer responsable y enfrentar cargos penales.

En 2013 se registraron 97 piezas falsas por cada millón de billetes en circulación.

¿Quién elige a los personajes históricos de los billetes?

La Junta de Gobierno del Banco de México. Luego de la selección, el equipo de diseño del banco crea las ilustraciones, para lo que se realizan investigaciones sobre imágenes, obras de arte, monumentos, y sitios geográficos.

Los colores en los billetes no son fortuitos: han sido seleccionados para que las piezas sean fácilmente identificables por personas con discapacidades visuales, como el daltonismo.

Precisamente para evitar que los billetes sean confundidos, es que todos tienen una medida distinta. Cada billete es más ancho que su siguiente en orden descendente por 7 milímetros de diferencia. Esto es, mientras que el billete de 20 pesos mide 120 milímetros, el de 50 pesos mide 127, el de 100 pesos mide 134, y así sucesivamente.

¿Y luego de usarse?

Mexican Pesos 916208 1920

Ya sea que estén hechos con polímero o con algodón, todos los billetes eventualmente son retirados de circulación, tras lo que el Banco de México los destruye. El asunto es un poco más complicado para las monedas, pues no suelen sustituirse por deterioro, de hecho, prácticamente nunca regresan al banco central.

En los casos en que si son devueltas, son vendidas al valor de los metales que las componen, pero si existe ya un decreto que indica que una moneda deja de valer lo que dice su denominación entonces debe ser destruida.

Imágenes y más información | Banco de México

En Xataka México | Banxico empieza a usar Bitcoin, pero falta para masificarse su uso en México

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir