Compartir
Publicidad

Uber y Cabify ¿son ilegales en México?

Uber y Cabify ¿son ilegales en México?
26 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En España Uber ha sido sacada de las calles desde diciembre pasado y está a la espera de que el proceso judicial concluya para saber si saldrá definitivamente del país ibérico o si regresará. Su pleito ya lo llevó a la Comisión Europea y ha acusado a España de proteger al monopolio del taxi tradicional. El consumidor no ha dado muestras de defenderle en la calle.

Acá en México los taxistas del Distrito Federal han reforzado su presión al gobierno de la capital para que actúe a la brevedad. El pasado miércoles llevaron a cabo una gran manifestación contra la Procuraduría del DF cerrando calles. Es la primera de su tipo. En Monterrey la autoridad ha sido más agresiva. El futuro no luce claro para estas empresas… pero tampoco para los taxistas.

Una ley de movilidad necesaria pero impugnada e incompleta

El pasado mes de julio fue publicada en la Gaceta del DF la entonces nueva Ley de Movilidad para la ciudad. Personalidades importantes del rubro de transporte le dieron la bienvenida. Uno de ellos fue Fernando Páez, director de Transporte de la prestigiosa consultora CTS Embarq México, quien escribió que la ley brinda seis beneficios:

  • Derecho a la movilidad
  • Jerarquía de movilidad con el peatón y el ciclista como ejes
  • Fortalecimiento institucional que se materializará en la creación de una Secretaría de Movilidad
  • La creación de un Órgano Regulador del Transporte Público
  • La creación de un Sistema Integrado de Transporte Público
  • Gestión integral de la seguridad vial
  • La nueva ley también generó la emisión de nuevos reglamentos y la reforma de otros como el de tránsito, mismo que incluye multas más severas a partir de este mayo pero que también protege más al peatón y al ciclista, al tiempo que les asigna responsabilidades. Algo que era necesario pues también los hay pésimos.

    La ley no ha estado alejada de polémica. A casi un año de su promulgación críticos señalan que muy poco se ha avanzado en hacer realidad lo que promueve. Además, el pasado 23 de marzo un juzgado federal en materia administrativa declaró inconstitucionales algunos de sus artículos (212, 213 y 214) pues a su juicio vulneran el derecho a la libertad de expresión y de manifestación.

    Por si esto fuera poco, y seguramente inspirados por lo que acontecía en otros países, el pasado mes de octubre el gremio taxista del DF realizó su primera manifestación contra Uber y Cabify y de paso puso una demanda judicial. Su petición era y sigue siendo simple; prohibirlas. En noviembre entrevistamos a Ana Paula Blanco, directora en Uber de comunicación para América Latina, quien nos expresó la posición de la empresa; tomar en cuenta a la innovación y tecnología.

    En Monterrey, donde también presta Uber servicio así como en Guadalajara, las autoridades locales han ido más lejos pues en noviembre detuvieron a choferes y les aplicaron multas. Incluso taxistas regios han tenido actitudes violentas contra conductores de Uber.

    Regresando al DF, los taxistas inconformes han venido señalando que la ley de movilidad y otros lineamientos similares deben actualizarse para prohibir tácitamente a las empresas en cuestión. La autoridad local manifestó que para diciembre se tendría una respuesta a sus demandas. Pero es abril y no ha sido así.

    ¿De qué lado está la actual ley de movilidad?

    La gran pregunta de todo este asunto es la siguiente: ¿Uber, Cabify, etc. (y sus choferes) prestan un servicio de transporte individual que es ilegal? Al momento nadie lo sabe pues las autoridades en DF no se han manifestado al respecto, como sí lo han hecho algunas de Monterrey aunque Uber sigue funcionando allá, es decir, no han sido prohibidos por un juez. Al menos no todavía.

    Los taxistas defeños se apegan al artículo 258 de la ley de movilidad para señalar que Uber y Cía. (Cabify, BlaBlaCar, etc.) violan la ley. Dicho artículo dice lo siguiente:

    Artículo 258.- Comete el delito de transportación ilegal de pasajeros o de carga, el que sin contar con la concesión o permiso expedidos por la Secretaría para tales efectos, preste el servicio público, privado o mercantil de transporte de pasajeros o de carga en el Distrito Federal. A quien cometa el delito de transporte ilegal de pasajeros o de carga, se impondrá de tres meses a dos años de pena privativa de libertad y una multa de cuatrocientos ochenta a quinientos veces la Unidad de Cuenta de la Ciudad de México vigente.

    Sin ser un abogado y según dice el artículo anterior parecer ser que Uber y Cía. violan la ley. Insisto en el “parecer ser”. El artículo dice claramente “…el que sin contar con la concesión o permiso expedido…preste el servicio público, privado o mercantil de transporte de pasajeros…”.

    Desglosando lo anterior, y hasta donde se sabe, los chóferes de Uber y Cía. no tienen la concesión o permiso respectivo, aunque sí pagan impuestos al SAT (supongo que bajo el régimen de servicios profesionales). Concluyendo provisional y empíricamente que Uber y Cía. violan la ley ¿por qué las autoridades respectivas no se han manifestado al respecto aun sabiendo las implicaciones para los taxistas y de que más vale no tener un buen pleito con estos últimos? ¿Por qué las autoridades capitalinas no han declarado algo como “ahí está la ley de movilidad y toca a un juez decidir”, de modo que pasen la bolita al poder judicial?.

    El hermetismo y silencio de las autoridades defeñas no abona a resolver el conflicto. La salida que le dio la procuraduría capitalina a la manifestación de taxistas del pasado miércoles de formar un comité inter-institucional para analizar el tema le dará más largas al asunto, poniendo más a prueba la paciencia de los taxistas.

    En este entorno surgen muchas preguntas adicionales ¿se han convertido Uber y Cía. (junto con sus choferes, respaldados por sabrá quién) en un gremio poderoso casi a la par que los taxistas y por ello la autoridad le da largas al asunto? ¿El cabildeo de Uber y Cía. es más efectivo que la protesta pública de los taxistas? ¿Hasta dónde están dispuestas las autoridades en alargar un conflicto que en algún momento deberá de resolverse?

    Mexico Df Imagen: Nachos Pintos

    La desventaja de Uber y Cía. vs Taxistas; lo que pueden hacer

    Uber trae tras de sí una montaña de creatividad, una valor impresionante en bolsa (40 mil millones de dólares), miles de clientes satisfechos y cientos (quizás también miles) de chóferes (¿bien respaldados por personalidades políticas y económicas?) que han encontrado una buena forma de hacer dinero. Cabify (y pronto BlaBlaCar) anda por las mismas. El problema para Uber y las demás es netamente político y aquí tienen la batalla perdida. Pero recordemos que está guerra tiene varios frentes.

    Como lo he dicho desde hace casi un año en este mismo espacio, el gremio de los taxistas es muy poderoso políticamente hablando. No sólo generan votos sino ayudan a acarrear votos durante las elecciones y esto para los políticos es invaluable.

    De aquí que Uber y Cía. deben ser más agresivos en la defensa de su negocio. Y no me refiero a que contraten a porros y reten en una calle a los taxistas para ver quién es más fuerte. Tampoco invito a que llamen a sus clientes a salir a las calles, a bloquearlas y gritar mil cosas frente a oficinas gubernamentales. Además dudo mucho que sus clientes quieran hacer ello. No lo hacen ni por el país, menos por un servicio que pueden sustituir por otro, aunque ciertamente de menor calidad.

    A lo que me refiero es que den un paso más allá de meramente hacer un llamado público para aceptar su modelo de negocio. En el caso puntual de Uber solicitando una regulación que reconozca la innovación tecnológica, tal como lo hicieron el miércoles pasado y cito aquí un párrafo de un comunicado distribuido por ellos a medios:

    "Uber está a favor de una regulación que reconozca la innovación tecnológica en beneficio de la población y las ciudades en que operamos…En Uber, creemos que los defeños merecen el derecho de decidir cómo quieren moverse en su ciudad. Además, queremos enfatizar que Uber es una compañía de tecnología que creó una plataforma que conecta choferes privados con usuarios en busca de un viaje seguro y eficiente, en más de 300 ciudades y 56 países… Uber ofrece oportunidades de emprendimiento, de forma segura y flexible, para obtener un ingreso digno. Todos los socios-conductores están dados de alta ante el SAT y por tanto pagan impuestos y emiten facturas. Además, los coches que ofrecen el servicio son modelo 2008 en adelante y cuentan con seguro de cobertura amplia”.

    De aquí que lo mínimo que debe hacer, adicional a lo anterior, es lo siguiente:

    1. Redactar una iniciativa de reforma a la Ley de Movilidad que contenga un texto que pueda ser generoso y justo con las dos partes del conflicto, de modo que les ponga en igualdad de condiciones pues dar servicio de transporte individual no sólo se trata de pagar al SAT sino cumplir otros requisitos que ya cumplen los taxistas.
    2. Presentar su iniciativa de reforma ante las autoridades correspondientes, ante los ciudadanos y tratar de negociarla con los taxistas.
    3. Invitar a los taxistas a sumarse a Uber creando el servicio UberTaxi o bien diseñando un servicio que se diseñe con la parte negociadora del gremio de taxistas (los duros jamás cederán). Los taxistas están urgidos de mejorar su imagen y servicio. Uber les puede ayudar.
    4. Crear un fondo mixto para la capacitación de choferes tanto de Uber como de taxistas tradicionales. En este fondo pueden participar otras empresas similares a Uber así como las autoridades.
    5. Hacer todavía más transparente su modelo de negocio. Sabemos quiénes son los dueños de las licencias de taxis, pero no sabemos quiénes son los dueños de los autos de Uber, mismos que también prestan y explotan un servicio público.

    Se trata en suma, de ganarse no sólo los corazones de los clientes (con los comunicados) sino también el racionamiento de los taxistas (que no es sencillo) para que el diálogo se pueda dar. Si bien los taxistas es un gremio conservador y muy duro, también acepta la negociación pero hay que estar dispuesto a ceder.

    Es posible que Uber y Cía. ya hayan puesto en marcha todos o parte de los puntos antes citados. Si es así que bueno. Y si no aún está a tiempo de desarrollar y ejecutar estos u otros puntos. El tiempo se agota y la paciencia de los taxistas también. En este sentido, la autoridad igualmente debe acelerar su proceso de resolución judicial sobre el caso.

    Sería una verdadera pena que al final del conflicto actual Uber y Cía. tengan que cerrar sus puertas tal como lo hizo en España, pues su servicio es muy bueno. Aunque lo cierto es que la idea central de su servicio llegó para quedarse y sobrevivirá en otras empresas-apps como Yaxi o EasyTaxi.

    Primera imagen: Scott L

    Temas
    Publicidad
    Comentarios cerrados
    Publicidad
    Publicidad
    Inicio