Compartir
Publicidad

Fuchsia, el nuevo sistema operativo de Google para controlar todo: desde accesorios inteligentes hasta smartphones y portátiles

Fuchsia, el nuevo sistema operativo de Google para controlar todo: desde accesorios inteligentes hasta smartphones y portátiles
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El nombre de Fuchsia ha sonado en el ecosistema tecnológico desde hace un par de años, cuando aparecieron los primeros registros de que Google trabajaba en nuevo sistema operativo que sería el sucesor de Android. Pocos detalles han aparecido desde ese entonces, pero ahora nueva información sale a la luz y revela el que podría ser el plan más ambicioso de Google, hasta ahora.

Primero, vamos con un pequeño recuento de lo que es Fuchsia. Este sistema operativo tiene la particularidad de que no está basado en Linux, como Android y Chrome OS, sino que usa el kernel Magenta. Esto significa que puede correr en virtualmente cualquier dispositivo, desde accesorios inteligentes como altavoces y otros, hasta smartphones y portátiles.

Un sistema operativo para gobernarlos a todos

Esto significa que el nuevo sistema operativo estaría presente en dispositivos potentes como laptops y smartphones, pero también en otros más sencillos, entonces Google lograría el control de prácticamente todo tipo de electrónicos con un solo sistema operativo. Los servicios y plataformas de la Gran G ya están presentes en gran cantidad de dispositivos, pero con esta teórica implementación de Fuchsia, su presencia sería absoluta.

Con este contexto, ahora pasamos a los nuevos detalles. El siempre acertado Mark Gurman reporta en Bloomberg que Fuchsia es realmente un sistema operativo capaz de ejecutarse en todo tipo de dispositivos, desde los propios de Google como sus smartphones Pixel y altavoces inteligentes Home, hasta otros de terceros, como actualmente sucede con equipos de cómputos y tablets con Chrome OS y Android, respectivamente. Vamos, aparentemente confirma lo que ya se conocía a medias.

Fuchsia Os Armadillo Ui Aspecto de Fuchsia con su interfaz de usuario Armadillo, filtración de 2017

Lo que sí es nuevo es el detalle de que Fuchsia sería un sistema operativo cuyo principal método de interacción serían los comandos de voz. Respecto a su interfaz, de la cual se han visto algunos detalles previamente, sería capaz de adaptarse a diversos tamaños de pantalla, dependiendo del dispositivo en donde sea implementado.

Las fuentes de Gurman mencionan que la implementación de Fuchsia en dispositivos como altavoces inteligentes espera lograrse en los próximos tres años. A partir de este punto los ingenieros darían el gran salto, integrando el sistema operativo en dispositivos más avanzados como portátiles y smartphones. Al final, la meta es sustituir Android, el sistema operativo más utilizado en el mundo, por Fuchsia en los próximos cinco años.

Google ha declarado a algunos medios que no tiene planeado de lanzar Fuchsia en cinco años, y que este proyecto forma parte de sus muchos experimentos de código abierto, los cuales no tiene una hoja de ruta definida.
Además de una mucho mejor integración, con Fuchsia Google buscaría acabar de una vez por todas con la fragmentación que ahora sufre Android, actualizando todos los dispositivos con este nuevo OS a la vez, como Apple hace

Todo esta ambiciosa estrategia deriva de competir más directamente con Apple, compañía que es bien conocida por la gran y cómoda integración entre iOS, macOS y otros de sus sistemas operativos para sus diferentes dispositivos. Google no ha logrado que sus sistemas operativos y plataformas se acoplen tan armoniosamente como la compañía de Cupertino lo ha hecho, y su solución es crear un solo sistema operativo para todo.

¿Google podrá lograrlo?

Fuchsia plantea no una sino varias titánicas tareas para Google. A Android le tomó 10 años llegar a donde está ahora, en el 85% de los dispositivos móviles del mundo, y comenzar desde cero con un nuevo sistema operativo será un enorme reto y una gran apuesta para la compañía.

Sin embargo, si alguien puede lograr esto es Google. Es decir, todos usamos AL MENOS un servicio o plataforma de la compañía en nuestro día a día, y siguiendo esta premisa es que si la Gran G hace el cambio de manera inteligente, la adaptación y adopción de su nuevo sistema operativo sucederá sin que nos demos cuenta. O al menos esa es la idea.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio