Publicidad

HP se suma al escándalo pero ¿es el único y el último?

HP se suma al escándalo pero ¿es el único y el último?
6 comentarios

Publicidad

Publicidad

Apenas vamos digiriendo el fraude cometido por Oceanografía contra Banamex (más de 400 millones de dólares), cuando surge otro escándalo de corrupción pero ahora en la industria de las Tecnologías de Información (TI). El acusado es HP-México. ¿Qué empresa ha sido el denominador común en estos dos casos? Pemex.

Conforme madura el mercado mexicano la industria de las TI se hace cada vez más compleja y competitiva. Ya no predominan las empresas históricas. Muchos nuevos jugadores han llegado a México y otras tantas son locales. Comercialmente hablando todos quieren un pedazo del pastel. La tentación por “jugar chueco” para obtener ese contrato es demasiada.

En este contexto no olvidemos el caso de Wal-Mart en 2012, quien pagó sobornos a empleados municipales y estatales en varias ciudades del país para acelerar el trámite de permisos y construcciones de tiendas. Por este caso ningún empleado o funcionario gubernamental mexicano resultó castigado. Sólo Wal-Mart y en EE.UU.

Del caso Oceanografía no se puede concluir algo pues sigue en investigación por parte de las autoridades mexicanas y estadounidenses. El caso HP-México ha sido casi resuelto por su matriz en EE.UU. pues esta compañía acordó pagar 108 millones de dólares en multas a autoridades estadounidenses. En México Pemex recién emitió un comunicado indicando que ya investiga el caso.

HP es una de las compañías tecnológicas más respetadas del mundo y una de las pioneras del sector. Pero en los últimos cuatro años ha estado lidiando con problemas de liderazgo al cambiar cuatro veces de CEO. Y donde no hay liderazgo se generan las condiciones para que cualquier cosa pase. La actual CEO, Meg Whitman, parece que comienza a recomponer las cosas en medio de un consumidor que se aleja de las PCs para migrar a los móviles, mercado donde HP es irrelevante. Le ayuda que tenga otras unidades de negocio (impresoras, software, etc.).

Meg Whitman

Comercialmente hablando la industria tecnológica en México se ha hecho más difícil y competitiva luego del TLC. En ella ya no sólo participan las tradicionales (HP, IBM, Dell, Microsoft) sino que han arribado empresas coreanas, indias y chinas. Además cientos de empresas mexicanas levantan la mano con servicios muy competitivos.

De aquí que obtener contratos en el sector gubernamental y privado requiere de agresividad en precios, atención constante al cliente y, en algunos casos, de prácticas no aceptadas como la ejecutada por HP-México.

Resumen del caso

Antes de continuar vale la pena reseñar brevemente el cómo se generó el caso Pemex-HP/México. A continuación resumo el proceso:

a. A mediados de 2008 Pemex requiere servicios de TI por 6 millones de dólares. b. HP-México contrata a una empresa consultora (Intellego) para que le ayude a ganar el contrato. c. Por esas fechas labora en Pemex como Director de Operaciones de la petrolera Raúl Livas Elizondo, quien previamente trabajó en Intellego. d. Dado su cargo Livas no podía autorizar que el contrato se le diera a HP-México vía Intellego, por lo que lo autorizó uno de sus subdirectores. e. En septiembre de 2008 Felipe Labbé, quien trabajaba en HP-México y estaba a cargo de obtener el contrato de Pemex, deja a esta compañía para ocupar un cargo directivo en Intellego. f. En diciembre de 2008 Pemex le asigna el contrato a HP-México Intellego no puede cobrar su parte a la empresa tecnológica por no ser un proveedor registrado. g. Para febrero de 2009 se busca y consigue a un tercero para que sea intermediario (quien si está registrado como proveedor) a cambio de una comisión. h. En marzo 2009 Intellego paga al intermediario por sus servicios.

Según reporta el periódico Milenio, con este contrato HP-México obtuvo 2.5 millones en ganancias. Intellego obtuvo un pago de 1.4 millones y la intermediaria 250 mil dólares.

En Polonia nos llevan la delantera

Por su parte Reuters indica que HP cometió delitos y esquemas similares al menos en Rusia y en Polonia. En éste último país los hechos acontecieron entre 2006 y 2010 y en días pasados anunció que docenas de funcionarios de la Policía Nacional Polaca (agencia que contrato incorrectamente a HP) fueron acusados formalmente por actos de corrupción. De ser condenados culpables podrían pasar en la cárcel entre dos y 12 años.

Pemex
Foto: Matthew Rutledge

Siendo que el caso polaco y el mexicano acontecieron por las mismas fechas, claramente se puede identificar que mientras el país europeo ya acusó a los involucrados y esperan sentencia del juez, en México apenas se inició la investigación. Pemex indicó en su comunicado que “el caso sucedió en la pasada administración”, pero cabe recordar que en Polonia también hubo cambio de gobierno en 2010. En Polonia la institucionalidad en la investigación parece ser mucho mayor que en México.

¿Y qué hay de los niveles de corrupción en uno y otro país? Según el Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional edición 2013, Polonia se ubicó en el lugar 38 del ranking mientras que México en el 106. El porqué de esta diferencia en el ranking tiene que ver, entre muchos otros factores, con la institucionalidad para ejecutar programas, planes, programas y procesos –en otras palabras brindar certidumbre a sus ciudadanos- así como, en la aplicación de la ley. En otras palabras; haya o no cambio de gobierno las cosas deben llevarse a cabo según lo plasma la ley, reglamento, etc.

A manera de conclusión

Es imposible que las oficinas centrales de estas enormes compañías como HP o Pemex puedan saber y observar todo cuanto acontezca en su interior. De aquí que se diseñan políticas y procedimientos para que sean aplicados por entes fiscalizadores internos, quienes buscan precisamente combatir e inhibir malas prácticas. Si estos entes no hacen su trabajo entonces cambios drásticos deben ocurrir.

No se necesita ser investigador especializado o juez para ubicar donde estuvieron las fallas tanto de Pemex como de HP-México. El conflicto de interés y los cambios de trabajo de los involucrados debieron haber disparado las alarmas en ambas empresas. Se intuye que nadie hizo nada al respecto y hoy HP paga sus consecuencias. Está por verse si por parte de Pemex acontece algo igual.

Wal-Mart, Oceanografía, HP… ¿cuáles y cuantas empresas en México están tomando ahora mismo decisiones cuestionables con la finalidad de ganar contratos? Seguramente muchas y quizás tú conoces alguna, pero eso no lo sabremos hasta cuando alguien lo denuncie (en teoría los entes fiscalizadores pues representan a los afectados) o alguien lo haga del conocimiento público, tal como lo hizo el gobierno estadounidense.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir