Compartir
Publicidad
MacBook Pro 15 con Touch Bar, análisis
Análisis

MacBook Pro 15 con Touch Bar, análisis

Publicidad
Publicidad

Habían pasado varios años sin que Apple renovara su línea de portátiles MacBook Pro, aquellos enfocados para el uso y el público profesional, no solo por su tamaño, sino también por sus especificaciones técnicas.

Pero el 2016 fue elegido para recibir la renovación de estos equipos. Apple presentó una completa línea de portátiles MacBook Pro, los cuales trataban de mantener la esencia de la generación anterior pero añadiendo nuevas características y algunas capacidades que se estrenaron con el MacBook.

He trabajado por poco más de dos semanas con un MacBook Pro 15 con TouchBar, esta ha sido mi experiencia.

Apple sigue haciendo los productos más delgados y solo con puertos USB Type-C

Uno de los cambios que si bien tienen sus sorpresas, pero que al final me parecieron bastante predecibles, fue el de su diseño. Apple disminuyó el grosor y las dimensiones generales del equipo, demostrando una vez más su interés por miniaturizar sus productos.

La atención al detalle es, como viene siendo habitual de la compañía, sorprendente. El portátil tiene un diseño sólido, con líneas bien definidas y dimensiones adecuadas, no solo en el grosor, sino también, por ejemplo, en el tamaño de sus marcos, ahora son "diminutos".

Macbook Pro Review

Si bien no es el equipo más delgado y ligero del mercado, me gustó que su peso sea de tan solo de 1.83 kilogramos pese a incorporar un panel de unas enormes 15.4 pulgadas. Hice dos viajes cargando el equipo en una mochila, y no encontré ningún problema para transportarlo.

El mínimo grosor condiciona al equipo en uno de sus apartados: el de los puertos.

De su grosor pocas quejas puedo poner, sus 15.5 milímetros son más que aceptables. Eso sí, dicho grosor está condicionando al portátil en uno de los apartados: el de los puertos. Para conectar algún periférico, el cargador, la cámara y hasta mi iPhone solo tuve disponibles conectores USB Type-C.

El número de conectores en este modelo no es problema, incluye cuatro, el problema es que hay que hacer un gasto adicional para conectar cualquier otra cosa que no sea su cargador.

Macbook Pro Review

Algo tan sencillo como editar las fotos de este análisis me fue difícil por incluir solo este tipo de puertos, no había opción para conectar una tarjeta SD así que tuve que hacer uso de un adaptador (que por cierto no compré, Apple nos lo proporcionó para la reseña) para así conectar la cámara vía USB.

Y lo mismo sucedió en otras ocasiones: cuando quise probar el rendimiento del equipo en multipantalla o cuando quise conectar el iPhone para realizar una copia de seguridad. Sí, para conectar un teléfono de la misma compañía hay que comprar un adaptador. Ojalá y el rumor de que el próximo cable que incluirán en el iPhone será USB Type-C sea cierto, Apple lo tiene que hacer, sí o sí.

Macbook Pro Review

Claro que no todo son quejas con el apartado de puertos. El USB Type-C tiene un enorme potencial, ya que no solo funciona para la carga y transferencia de archivos, sino como salida de video o interfaz Thunderbolt permitiendo hasta 40 Gbps de velocidad de transferencia.

Quizá soy de los pocos que agradecen que Apple se olvide del conector MagSafe. Sí, era seguro, pero me dio demasiados problemas obligándome a comprar cargadores adicionales.

Otro punto a favor, y que lo agradecí desde el MacBook, es la eliminación del conector MagSafe. Años atrás tuve un par de equipos MacBook Pro con este tipo de puertos, y si bien la idea de mantener a salvo de caídas los portátiles me funcionó algunas veces, los pernos que hacían contacto con el equipo me dieron un montón de problemas, obligándome a comprar cargadores adicionales. Con este modelo parece que no sucederá.

Macbook Pro Review

Ahora la carga se realiza por medio de un conector USB Type-C. Lo mejor de esto es que se puede usar cualquiera de los cuatro puertos que incluye el portátil. Ya sean los del lado derecho o los del izquierdo, en cualquiera la batería almacenará energía.

El único puerto adicional que tenemos es un conector Jack de 3.5 milímetros para audífonos. Desconocemos las razones por las que Apple mantuvo este puerto, pero sabiendo que estos equipos son usados por muchos de los que se dedican a la producción musical, la decisión tiene sentido. Lo curioso es que quien edita música, en la mayoría de veces hace uso de interfaces de audio USB.

En caso de que la compañía haya pensado en productores de música, también pudo haber pensado en los fotógrafos y editores de video, montándole un lector de tarjetas SD. Aunque con este diseño, era algo casi imposible.

Una pantalla, teclado y trackpad impecables

Uno de los puntos donde más destaca esta nueva generación de MacBook Pro es su pantalla. Si bien la resolución se mantiene en unos 2560 x 1600 pixeles, existen mejoras notables tanto en la reproducción de color como en los niveles de brillo.

Macbook Pro Review

La mejora en la reproducción de color está patrocinada por el soporte para de la gama de colores P3, que sobre el panel muestra una gama un 25% más amplia que el RGB. Lo mejor es que aunque se amplíe la gama de colores y el contraste sea mayor, no noté una sobresaturación de tonalidades.

Apple también presume de un aumento en el brillo máximo, beneficiando la visibilidad de la pantalla en exteriores. Aunque para mi gusto, pese a que hay un mayor brillo, el cristal sigue teniendo un montón de reflejos.

Dos apartados que también terminaron gustándome de este equipo son su teclado y trackpad. El primero adopta el mecanismo de mariposa que vimos en el MacBook de 2015 y el segundo crece, aún más, de tamaño convirtiéndose en uno de los más enormes que he visto en un portátil.

Macbook Pro Review

El que el teclado ahora adopte el famoso mecanismo de mariposa, ha permitido que el grosor del cuerpo sea mínimo. Claro que esto conlleva a que las teclas tengan un mínimo recorrido y sea mucho más notable —al oído— su pulsación. Seguro que habrá quienes busquen teclas más tradicionales, para ellos no hay nada, porque todos los MacBook Pro actuales hace uso de este nuevo mecanismo.

Por otro lado, una vez más confirmo que los portátiles de Apple tienen los mejores trackpads del mercado. No solo lo digo por su tamaño, sino por su precisión, tacto y el soporte para gestos.

Los portátiles de Apple tienen los mejores trackpads del mercado.

El trackpad integra la tecnología Force Touch, con la que se detectan diferentes niveles de presión y que en vez del clásico clic de un botón mecánico nos regresa una retroalimentación háptica por medio de un pequeño sistema de vibración. Como lo dije, todos los MacBook superan en este apartado a su competencia, y en este modelo vuelve a suceder.

Macbook Pro Review

Rendimiento sin compromisos para tareas más allá de las básicas

Antes de hablar del rendimiento, aquí una tabla en la que explicamos cada configuración del nuevo MacBook Touch Bar, tanto de 13 como de 15 pulgadas (en negritas el modelo que analicé):

MacBook 13 pulgadas con Touch Bar

MacBook 13 pulgadas con Touch Bar

MacBook 15 pulgadas con Touch Bar

MacBook 15 pulgadas con Touch Bar

Procesador

Intel Core i5 dual core de 2.9 GHz (TurboBoost a 3.3 GHz)

Intel Core i5 dual core de 2.9 GHz (TurboBoost a 3.3 GHz)

Intel Core i7 quad core de 2.6 GHz (TurboBoost a 3.5 GHz)

Intel Core i7 quad core de 2.7 GHz (TurboBoost a 3.6 GHz)

Memoria RAM

8 GB de memoria de 2133 MHz

8 GB de memoria de 2133 MHz

16 GB de memoria de 2133 MHz

16 GB de memoria de 2133 MHz

Almacenamiento

SSD basado en PCIe de 256 GB

SSD basado en PCIe de 512 GB

SSD basado en PCIe de 256 GB

SSD basado en PCIe de 512 GB

GPU

Intel Iris Graphics 550

Intel Iris Graphics 550

Radeon Pro 450 con 2 GB de memoria

Radeon Pro 455 con 2 GB de memoria

Un procesador Intel Core i7 de sexta generación, 16GB de memoria RAM y almacenamiento de 256GB. Ese es el principal hardware de este modelo, lo malo es que ni la memoria RAM ni el almacenamiento se pueden actualizar, ya estos componentes están soldados a la placa base.

Piknjnejjicdxj1a
Esta es la placa base de este MacBook Pro 15 con Touch Bar. En este pequeño espacio está el procesador, el GPU, la RAM y el almacenamiento. Lo malo es que ninguno de estos apartados se puede ampliar. Imagen vía iFixit.

En torno a la gráfica, este es uno de los únicos modelos de MacBook Pro que integran una GPU con memoria de video dedicada. En concreto encontramos una Radeon Pro 450 con 2GB de memoria. Como lo indica la tabla que puse arriba, si se opta por el modelo de 13 pulgadas habrá que conformarse con una GPU Intel Iris 550.

Por dos semanas completas estuve utilizando este equipo como estación de trabajo, mi conclusión en torno al rendimiento es que: es un MacBook Pro, así que sirve de forma extraordinaria para tareas mucho más allá de las básicas.

Las aplicaciones que usualmente utilizo son: Chrome (un montón de pestañas abiertas, unas 25 en promedio), Spotify, Pixelmator, Slack, TweetBot y Typora. Sé que la exigencia de este software no es para lo que en teoría está preparado el portátil, pero aún así, reconozco que su rendimiento fue excelente.

Macbook Pro Review

Pixelmator, un interesante editor de imágenes, me funcionó de forma excelente. No solo por la calidad de pantalla, sino por el rendimiento al editar algunas de las imágenes que ilustran mis post, que por supuesto, fueron archivos RAW.

El rendimiento es extraordinario para tareas más allá de las básicas.

No edito video, así que para realizar otras pruebas del rendimiento del equipo, hice uso de un software de CAD. Fusion de Autodesk no es el software de dibujo asistido por computadora más potente del mercado, pero me permitió comprobar algunas de las capacidades del equipo.

Con un diseño sencillo, el software se ejecutó sin ningún problema. Cuando realicé un ensamble de una tres piezas el rendimiento bajó un poco, pero nada preocupante. No obstante, cuando hice el render de una de las piezas, el sistema de enfriamiento se activó a su mayor capacidad y el rendimiento disminuyó de forma ligera. Sé que esta GPU no es la mejor para software CAD, pero la prueba puede servir de referencia.

Macbook Pro Review

Para terminar las pruebas de su hardware ejecuté un par de benchmarks. El primero fue Geekbench, con el que se puede comprobar el rendimiento del CPU, ahí obtuvo una puntuación de:

Solo como referencia, el modelo de trece pulgadas que analizaron nuestros compañeros de España obtuvo una puntuación de 3539/7578.

Otro de los benchmarks que ejeucté fue GFXBench con el que se puede observar de manera general el rendimiento de la GPU. Su puntuación fue de:

También ejecuté Cinebench R15, ahí la GPU tuvo una puntuación de 71.40 en OpenGL.

Y por último, tenemos el famoso benchmark del almacenamiento. Para este ejecuté Blackmagic que arrojó unos resultados de lectura y escritura del SSD de:

En torno al rendimiento de la batería las cifras son bastante decentes, aunque no tan sorprendentes. Con el uso promedio que le doy, con las apps que mencioné anteriormente, pude usar el portátil por unas seis horas aproximadamente, la cifra llegó a disminuir con el brillo de la pantalla al máximo y escuchando música directamente en los altavoces, pero en general, el promedio fue de 6-7 horas.

Pude usar el portátil por unas seis horas aproximadamente.

Para la carga Apple incluye un enorme adaptador de 87 Watts, lo bueno de éste es que no tiene el cable de carga pegado, sino que hace uso de un USB Type-C en el cual podemos conectar el cable de la longitud que queramos. La carga completa de la batería se realiza en menos de dos horas.

TouchBar, útil para las aplicaciones que le sacan partido

Pero la joya del equipo es esa pequeña pantalla que está colocada unos milímetros arriba del teclado. Es un panel OLED con 2170 x 60 pixeles de resolución, táctil y con un ángulo de visión de hasta 45 grados.

Macbook Pro Review

La pregunta básica sobre este componente es ¿qué hace?, y lo responderé de forma sencilla: es una pantalla que puede mostrar opciones y controles de acuerdo a la aplicación que estemos usando, adaptándose así a nuestro flujo de trabajo.

Una pantalla que puede mostrar opciones y controles de acuerdo a la aplicación que estemos usando.

Sin estar en una aplicación específica, la barra toma el lugar de las teclas de función y los accesos directos. La pantalla se divide en tres secciones: en la derecha tenemos cinco espacios para poner los accesos directos que más utilizamos, en el centro aparecen las opciones y/o controles de la aplicación que tengamos abierta (si ésta es compatible) y a la izquierda tenemos la clásica tecla "Esc".

He usado Pixelmator, Pages y Typora (un editor de textos que recomiendo ampliamente) para ver qué tan bien se adaptaba la barra a mi flujo de trabajo. En las dos últimas apps fueron muy pocas veces que las que la utilice, quizá solo en caso que querer poner negritas, cursivas o algún enlace, nada más.

Macbook Pro Review

El cambio fue enorme cuando pasé a Pixelmator, en dicho editor de imágenes la Touch Bar cambia las opciones que muestra de acuerdo a la herramienta que estemos utilizando. De mis funciones preferidas fueron: la posibilidad seleccionar el diámetro de los pinceles y comparar una foto retocamos con la original.

Me queda claro que en aplicaciones de creación de contenido, por ejemplo GarageBand y Final Cut (ambas ya tienen soporte), la Touch Bar tiene un enorme potencial y se puede incluir de manera eficiente en el flujo de trabajo. Con otras apps, como en los editores de texto, su uso se complica bastante, ya que muchas de las opciones que muestra están en un tipo de menús, siendo mucho más fácil mover el puntero a la opción en la barra de herramientas para realizar cierta acción.

En aplicaciones de creación de contenido, la Touch Bar tiene un enorme potencial.
Macbook Pro Review

Fuera de las aplicaciones que tienen soporte oficial, los accesos directos me resultaron bastante intuitivos. Por ejemplo, el control volumen: presionamos en la Touch Bar y sin levantar el dedo lo deslizamos a la izquierda o derecha para bajar o subir el volumen. El mismo caso con el control de brillo.

Como era de esperarse, la mayoría de aplicaciones preinstaladas en MacOS tienen soporte para esta pequeña pantalla. La que más sorprende, es la aplicación "Fotos", que muestra en la Touch Bar una previsualización de todas nuestras fotos.

Siendo totalmente honesto, me gustó que en ciertas aplicaciones de mensajería o el cliente de Twitter, Tweetbot, aparecieran los emojis directamente en la TouchBar, esto acerca la experiencia que se tiene con los teclados de smartphones a un portátil.

Macbook Pro Review

Touch ID, por fin un MacBook con sensor de huellas

Los sensores de huellas están regresando poco a poco a los portátiles. Apple no se podía quedar atrás y le montó a este MacBook Pro su sensor Touch ID que tan famoso se hizo en el iPad y el iPhone.

El funcionamiento del sensor es el que esperamos de un equipo de gama alta, detecta nuestra huella en cualquier posición y la autenticación es veloz. ¿Lo considero un plus en el portátil? por supuesto que sí, como dije, estuve trabajando con este equipo por dos semanas, así que cada vez que se suspendía era mucho más rápido acceder al SO con la huella que con una contraseña.

Macbook Pro Review

Por cierto, el sensor también funciona como botón, si el MacBook Pro está apagado, podemos encenderlo al presionarlo. Eso sí, como en la mayoría de equipos, cuando encienda por primera vez tenemos que ingresar nuestra contraseña.

La opinión de Xataka México

Las sensaciones que me dejó este MacBook Pro con Touch Bar fueron bastante buenas. Su diseño es, como viene siendo habitual de Apple, impecable, con líneas bien definidas y manteniendo esa robustez de un equipo Pro.

La pantalla es uno de mis apartados favoritos, espectacular en todos los aspectos. No solo ideal para consumir contenido, sino para crearlo. Bastante útil para diseñadores y editores de videos/imágenes.

De potencia no me puedo quejar, quizá Apple no haya optado por el hardware más actual, sin embargo, cumple sin compromisos con su trabajo. Es un equipo que no me dejó tirado en el día a día, ni en torno al rendimiento ni en torno a la autonomía. Aunque extraño que, por ejemplo, no se pueda actualizar ni la RAM ni el almacenamiento.

Macbook Pro Review

Los puertos son inevitablemente su mayor pecado. Pecado que la compañía trata de resolver con adaptadores, los cuales nos obligarán a cargar con más cables y a realizar un gasto adicional. De su teclado y trackpad no pongo quejas, al primero ya estaba acostumbrado y el segundo lo amé.

La utilidad de la Touch Bar depende mucho de si nos decidimos incluirla, o no, en el flujo de trabajo. Yo solo le saqué partido en las aplicaciones creativas, más allá solo fue un lugar donde pude controlar el brillo y el volumen de forma intuitiva.

Si buscas un portátil potente, con MacOS y estás dispuesto a desembolsar más de 55,000 pesos, este MacBook Pro 15 con Touch Bar es una gran opción. Lo peor para los usuarios (o lo mejor para Apple, como quiera verse), es que en el mercado no tenemos otra opción si buscamos un equipo portátil con buen rendimiento y MacOS.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos