Compartir
Publicidad
ZTE Blade V8, análisis: a veces la doble cámara no es necesaria
Análisis

ZTE Blade V8, análisis: a veces la doble cámara no es necesaria

Publicidad
Publicidad

Hace algunas semanas ZTE trajo a México su última apuesta para el mercado de la gama media. El teléfono lleva por nombre Blade V8 y su característica estrella está en la parte trasera: sí, tiene dos cámaras.

Tal como pasó hace algunos años con el sensor de huellas, hoy la doble cámara quiere llegar a teléfonos de todas las gamas. Claro que esto con diferentes apuestas (sensores monocromo + rgb o sensor gran angular + telefoto), aunque todas buscando ese preciado efecto bokeh.

El ZTE Blade V8 ha pasado por nuestra mesa de pruebas, sin más aquí el análisis a fondo del que, a día de hoy, supone ser la apuesta más importante del fabricante para México.

Especificaciones técnicas

Antes de detallar cada uno de los apartados, aquí una tabla en la que resumimos con lujo de detalle cada una de las especificaciones de este Blade V8:

ZTE Blade V8

DIMENSIONES FÍSICAS

148.4 x 71.5 x 7.7 milímetros

PESO

141 gramos

PANTALLA

5.2 pulgadas

RESOLUCIÓN

1920 x 1080 pixeles

PROCESADOR

Qualcomm Snapdragon 435, octa-core a 1.4 GHz

RAM

2GB

ALMACENAMIENTO

16GB

BATERÍA

2730 mAh

CÁMARAS

13 megapixeles + 2 megapixeles. Frontal de 13 megapixeles.

SISTEMA OPERATIVO

Android 7.0 Nougat

CONECTIVIDAD

WiFi 802.11 a/b/g/n, 4G LTE, Bluetooth 4.1, GPS

PRECIO

4,669 pesos

Blade V8, análisis

Como pueden ver, estamos ante un modelo específicamente de gama media, con un SoC algo antiguo, memoria RAM y almacenamiento sin sorpresas, y la penúltima versión de Android. Sobre el papel, un gama media como muchos otros del mercado.

Diseño

La era en la que el metal estaba destinado para la gama alta ha terminado. A estas alturas podemos encontrar cuerpo metálicos en teléfonos de cualquier gama y rango de precios. El Blade V8 también apuesta por ese material.

Su construcción es bastante sólida, bien detallada y con algo de personalidad. La parte trasera es la que más goza de esto, ahí la mayor parte es metal, solo incluye dos secciones (arriba y abajo) de plástico donde, suponemos, están las antenas de conectividad.

Blade V8, análisis

De hecho la parte trasera es bastante limpia, solo tenemos el logo de la compañía y su sistema fotográfico que está dentro de una especie de óvalo cubierto en su totalidad por cristal. Ahí están sus dos sensores y su flash LED.

La parte superior tiene un pequeño orificio donde está su micrófono y un puerto jack de 3.5 milímetros para que conectemos audífonos. En la parte inferior tenemos sus altavoces y su conector microUSB; sí, es 2017 y algunas empresas siguen sin apostarle al USB Type-C, algo que, como hemos dicho en otras ocasiones, es imperdonable para un teléfono que roza los 5,000 pesos.

En el lateral izquierdo está su bandeja para la nanoSIM y microSD. En el lado opuesto están sus únicos tres botones físicos, sobre estos tengo una queja: su recorrido es bastante corto, probablemente la compañía quería “integrarlos” mejor en el cuerpo, pero el que estén demasiado hundidos hace difícil encontrarlos.

Blade V8, análisis

El frontal destaca por dos razones: su enorme panel y sus botones de navegación fuera de la pantalla. Tenemos en el centro un sensor de huellas, que también es botón físico, a los lados dos puntos (que en realidad son secciones capacitivas con LED’s incrustados) que hacen la función de “atrás” y “multitarea”.

En esta misma sección, pero en la parte superior, está su cámara frontal y sus sensores. Además en el lado izquierdo hay un pequeño LED que funciona como sistema de notificaciones.

Sus dimensiones están dentro de lo que se espera, no destaca ni su alto/ancho ni su grosor. Su panel es de 5.2 pulgadas, pero tiene unos enormes marcos en el frontal, así que es algo complicado manejarlo con una mano.

Blade V8, análisis

Pantalla

El panel que ZTE le montó a este teléfono es de 5.2 pulgadas, de tipo IPS LCD y con una resolución de 1920 x 1080 pixeles. La compañía se ha ido por lo seguro, una pantalla con tecnología madura, que no comprometa demasiado el precio y con rendimiento adecuado.

La pantalla es buena en todos los aspectos. La resolución le permite una densidad de 424 pixeles por pulgada, muy buena cifra para lectura y visualización de contenido multimedia. Mientras que su tecnología le permite tener muy buenos ángulos de visión.

Blade V8, análisis

En torno a la reproducción de color y temperatura tampoco hay problemas. Como sea, desde los ajustes tenemos la posibilidad de poner colores más, o menos, saturados y una temperatura más, o menos fría —o cálida, como quiera verse.

El sensor de luz ambiental funciona sin ningún problema. Si estamos en plena luz del sol aumentará el brillo, y si nos vamos a un interior, lo baja hasta el mínimo. Las cifras de brillo no son tan buenas como hubiera querido, pues en exteriores es difícil su visualización.

Su respuesta táctil tampoco muestra problemas, está a la altura de un teléfono de gama media de 2017.

Rendimiento

No hay ninguna sorpresa en el hardware del equipo, el SoC utilizado es un Snapdragon 435 con ocho núcleos a 1.4 GHz, una GPU Adreon 505, 2GB de memoria RAM y almacenamiento de 16GB.

Como conjunto, el hardware ofrece buen rendimiento para tareas del día a día. Usando apps básicas, no notamos ningún tipo de retraso, además estás se abren y cierran sin dificultad.

Blade V8, análisis

Donde muestra debilidad es al ejecutar juegos, no tanto en los básicos, pero sí los que tienen una exigencia gráfica superior. Algo lógico, al saber el modelo del SoC, su GPU y la memoria RAM, que para estas alturas podría quedarse corta en cara al futuro.

Para tener una referencia, aquí una gráfica en la que comparamos su rendimiento con otros teléfonos de su categoría:

Si los 16GB de almacenamiento se nos quedan cortos, tenemos opción de montarle una tarjeta microSD y ahí almacenar un montón de contenido. Lo malo es que de serie, esos 16GB se convierten en 10GB, el SO y todas las apps preinstaladas ocupan alrededor de 6GB.

La batería no tiene ninguna sorpresa. Tenemos una con 2730 mAh, que son más que suficientes para salir librado en el día a día. Usando el teléfono como dispositivo principal llegue al final del día sin problema, pero no tenía opción, debía de cargarlo toda la noche si no al otro día el teléfono iba a amanecer casi muerto.

Según las especificaciones del chipset, el teléfono debe ser compatible con carga rápida, desgraciadamente las unidades que se venden en México no incluyen un cargador compatible con dicha tecnología. Una lástima.

Blade

El sensor de huellas tiene un rendimiento promedio. No es el más rápido, pero está acorde con lo que ofrece su competencia. Lo bueno es que, aunque tenga botón de inicio físico, no hay que presionarlo para desbloquear el teléfono con nuestro dedo.

El apartado de sonido no destaca. Aunque tenemos una simetría de orificios en la parte inferior, solo contamos con un solo altavoz, que no destaca ni en potencia ni en calidad. El mismo caso con la salida jack al conectar audífonos.

Software

El nombre de la interfaz de ZTE es Mifavor, y en este caso, está montada sobre Android 7.0 Nougat. La versión del SO no es la más reciente, pero se agradece que al menos se apueste por una relativamente “actual”.

Lamento decir que, quien busca un teléfono con la menor personalización de Android posible, tendrá una gran decepción en este Blade V8. Mifavor es una capa con muchísimos aspectos, aplicaciones y funciones propietarias y adicionales a Android stock.

Blade V8, análisis

Claro que eso no es malo cuando vienen y suman al teléfono, pero cuando lo único que hacen es robar espacio, hay que preocuparse. Lo peor es que muchas de estas no son necesariamente de ZTE, sino de Telcel, al menos en la versión que estamos probando.

Como parte del sistema de personalización, tenemos temas que cambiarán tanto el aspecto de los iconos, el fondo de pantalla y los colores de algunas apps del sistema. De serie siempre tendremos todas las apps en los escritorios, es decir, no habrá cajón de aplicaciones.

Eso sí, disfrutaremos de todas las capacidades de Android 7.0 Nougat, como su sistema de notificaciones y la multitarea a pantalla dividida, la cual probamos a fondo y funciona sin ningún problema.

Software V8

De momento no hay noticias sobre si se actualizará a Android 8.0 Oreo. Pero sabiendo la gama donde compite, dudamos que ZTE invierta tiempo en montarle una versión posterior de su sistema operativo, menos cuando tiene que adaptar también su capa de personalización. Una desventaja de no optar por Android stock.

Cámara

Blade V8, análisis

Con dos sensores en la parte trasera, ZTE pretende vender este móvil como uno enteramente fotográfico. En concreto tenemos una cámara principal de trece megapixeles de resolución que compagina su trabajo con un sensor de dos megapixeles. Ambas se acompañan de un clásico flash LED.

Para nuestra sorpresa, disparando en el modo automático, el sensor principal hace un buen trabajo. Quizá no sea la mejor cámara del segmento, pero las fotos son rescatable en la mayoría de aspectos. Aquí algunas tomas que realicé:

Img 20170924 122308
Img 20170924 122447
Img 20170924 133501

Buen nivel de detalle y buena representación de color. Aunque en algunos casos, en zonas demasiado contrastadas, le resulta un poco difícil resolver la escena. Otra debilidad es que en interiores (con una iluminación más limitada) es difícil que las fotos salgan enfocadas, hay que sostener el móvil con firmeza o tener suerte.

Img 20170924 133553

Pero la característica estrella del apartado fotográfico es su segundo sensor. Sí, ese pequeño de dos megapixeles ayuda cuando buscamos tomar una foto en modo retrato, aquel donde el fondo del sujeto sale desenfocado.

El sistema funciona bien a medias. La foto se captura con gran rapidez, pero los resultados son demasiado artificiales. Y claro, para que tengamos al menos unos aceptables debe haber suficiente luz, sino la foto es muy mala. Además, hay un montón de errores al tratar de capturar el contorno del sujeto.

Img 20170924 122355

Por supuesto, al tomar la foto podemos elegir una apertura personalizada para hacer un menor o mayor desenfoque, pero aún con una apertura menor, el efecto sigue pareciendo artificial. Lo bueno es que, como en otros móviles Android con esta característica, podemos ajustar tanto el punto de enfoque como la apertura incluso después de haber capturado la foto.

El software de la cámara no tiene sorpresas, tiene un montón de modos, incluyendo uno manual, panorámica, belleza (que cada ves más modelos lo integran) y uno especial para fotografía de noche.

En torno a la grabación de video y a la cámara frontal no hay sorpresas. El primero permite una grabación a resolución máxima de 1080p; mientras que el sensor frontal tiene gran resolución (13 MPX) pero adolece de calidad, aunque cuando tomamos una selfie lo que buscamos es "capturar el momento" algo con lo que cumple.

La opinión de Xataka México

El Blade V8 es una buena apuesta de ZTE para el mercado mexicano. Tiene un diseño sólido, una pantalla respetable y un rendimiento justo dentro de su categoría. Desgraciadamente su característica estrella, la doble cámara, se queda abajo de lo esperado.

A mi parecer hubiera sido una mejor decisión dejar una sola cámara, la principal que tiene un rendimiento justo pero aceptable, y quizá así bajar un poco el precio final del dispositivo.

Blade V8, análisis

El software es otro de los puntos en contra del equipo, sí, tiene una versión “reciente” de Android, pero cuenta con un montón de bloatware tanto en forma de apps propias de ZTE como en apps del operador que lo vende en México: Telcel.

Como hemos dicho, el teléfono es una gran opción, lo malo que es una de las tantas en uno de los segmentos más competidos del mercado. En el mismo donde otros fabricantes chinos —con una apuesta más tradicional— ofrecen equipos con excelente relación calidad-precio.

8.0

Diseño8.5
Pantalla8.5
Rendimiento8.0
Cámara8.0
Software7.5
Autonomía8.0

A favor

  • Metálico y bien construido.
  • Cámara principal con buenos resultados.
  • Buena pantalla dentro del rango donde compite.

En contra

  • La doble cámara tiene un probre rendimiento.
  • Un montón de bloatware.
  • Ni en autonomía ni en rendimiento destaca.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio