Compartir
Publicidad
Detrás de EMUI 10: cómo la física y la proporción áurea ayudaron a crear la capa  de Huawei más importante en años
Celulares y Smartphones

Detrás de EMUI 10: cómo la física y la proporción áurea ayudaron a crear la capa de Huawei más importante en años

Publicidad
Publicidad

De vuelta a Dongguan, China, donde Huawei ha aprovechado la Conferencia para Desarrolladores para presentar su nuevo sistema operativo, Harmony OS, es facil pasar por alto el anuncio nada menor para la compañía sobre el estreno de EMUI 10. Su primera beta llega oficialmente el 8 de septiembre, aunque la experiencia más auténtica será percibida cuando se incorpore de forma de nativa en la próxima alineación de la serie Mate, a confirmar, para octubre de este año.

Mientras todo eso ocurre, hemos tenido oportunidad de probar algunas de las características prometidas, cuando menos en un ambiente controlado, enmedio de la serie de conferencias que se dan cita en Dongguan.

Una limpieza necesaria

Img 20190810 115424

Habrá que decir de entrada que la versión a la que hemos tenido acceso de EMUI 10 no es la final, de manera que la experiencia obtenida puede no reflejar la que se tendrá en su totalidad la que llegará a finales de año: algunas herramientas aún no están a la mano, aunque la gran mayoría ya se ejecutan con normalidad.

EMUI 10 es, además de un lavado de cara, la promesa de que Huawei ha escuchado y atendido las frecuentes quejas de que los menús pueden ser más intuitivos, menos desordenados, y ofrecer una mejor estabilidad. Para hacerlo el cambio más promisorio es el que tiene que ver con el rediseño de la interfaz, que involucra más espacios en blanco, y un diseño tipo “revista”.

Img 20190810 101316

El diseño tipo revista se inspira, como su nombre lo indica, en el acomodo de textos y elementos de una magazine. Huawei asegura que el motivo por el que leemos todavía revistas es por la nada menor experiencia que el formato ha heredado por décadas y que le ha permitido construir herramientas eficaces para mejorar la legibilidad del texto, desde márgenes pronunciados, columnas de texto verticales, y en general con la supresión cuidadosa de los elementos que no contribuyan a facilitar a lectura.

Cuadrículas de revistas han sido estudiadas para luego tomar el formato como base para el rediseño de la interfaz de las aplicaciones. Mucho cuidado se ha tenido además con el espacio en blanco, en la primera promesa cumplida: mientras que en EMUI 9.1 los elementos se arremolinan entre ellos, bastante más espacios pueden encontrarse con facilidad en la interfaz de EMUI 10.

Ffffffffff Los espacios son notables en la app de contactos.
El aspecto Morandi parece funcionar: colores desaturados para los grandes bloques de texto y elementos que aligeran la información. El aspecto morandi también está en las ilustraciones
Img 20190810 101609

Desde luego, el lenguaje de diseño luce limitado por ahora, pues está pensado exclusivamente para el software nativo, aunque Huawei asegura que facilitará a desarrolladores las directrices para diseñar aplicaciones que también basen su estética tanto en formato ‘revista’ como en los grandes espacios en blanco.

Img 20190810 101605

Más allá de la estética general, el menú experimentará los cambios más significativos, con el diseño de iconos más grandes, tonos más llamativos, y opciones ordenadas en siete cajones en total. A la idea, promisoria también de primer instante, le hace falta la eliminación de los incómodos cajones de sugerencias que, en vez de proveer de recomendaciones útiles e intuitivas, roban espacio en pantalla y alargan el camino para llegar a los menús que están al fondo de la sección de ajustes, como sistema.

Hhhhhhh

Y luego están los iconos. No más enfrentar la extraña incomodidad de que todos los iconos en pantalla tengan diferente forma. El usuario podrá elegirles en forma totalmente redonda, o cuando menos con bordes oblicuos, aunque de momento no hemos encontrado la opción tras un rato de interactuar con EMUI 10. Como parte de la reestructura estética los iconos también están siendo rediseñados, incorporando en todos magnitudes de la proporción áurea, lo que les hace más cómodos a al vista, asegura Huawei.

Img 20190810 101711
Img 20190810 101737

Las animación de cuando se selecciona un ícono también ha cambiado ligeramente. Ahora, cuando se presiona el botón de una app, este responderá como si se le oprimiera hacia dentro de la pantalla, haciéndose ligeramente más chico y más oscuro. Si dejamos oprimido el ícono, entonces la transición será más evidente. En un uso normal, la transición añadida no es tan fácil de distinguir.

Los gestos y la interacción con ellos también ha recibido una su propia remodelación en donde hasta la física ha tenido que ver. Una transición que se avale como lógica debe obedecer, de acuerdo a Huawei, a la física. Así, los cambios hechos obedecen a la consecución del movimiento de un gesto y sus efectos, según la velocidad con que el usuario efectúe la acción correspondiente.

Así, la animación no es la misma cuando un usuario sale de ella con lentitud deslizndo el dedo hacia arriba, que sí lo hace con prisa. Por ahora, hemos comprobado que las transiciones son ligeramente distintas a EMUI 9.1, y aunque la fluidez no es un problema, las transiciones sí duran algunas fracciones de segundos más que en la versión pasada.

Img 20190810 103003

Las décimas de segundos extra de las transiciones no supondrán un problema para el usuario promedio, pero aquellos más fanáticos de la velocidad, impacientes por salir como bólidos de una app y acérrimos enemigos de las transiciones y cualquier decorado, tendrán problema en adoptarlas.

Pero a decir de Huawei, el tiempo de respuesta ha sido uno que han estudiado con precisión matemática. Según sus estudios, la interfaz debe responder a una acción del usuario con un tiempo de demora entre 300 y 400 milisegundos. Si la interfaz demora menos de 300 milisegundos el usuario tenderá a sentir el cambio como abrupto, mientras que más de 400 milisegundos daría una sensación de lentitud. Desde luego, al inicio de tiempo de respuesta de la interfaz, hay que sumar el tiempo que dura la animación en cuestión para que la acción se complete. Así, si desde una app se quiere deslizar hacia arriba para ir rápidamente al escritorio, entonces primero hay un espacio de 300 a 400 milisegundos y luego la animación correspondiente a abandonar la aplicación.

Las acciones se sienten más fluidas, pero principalmente a consecuencia de las animaciones. El ajuste en tiempo de respuesta ha sido imperceptible en primeras impresiones

Las claves del modo oscuro

Dededede Menú de configuraciones en EMUI 10

El modo oscuro es mucho más que solo invertir los colores de la interfaz, ha dicho Huawei. Hemos recibido toda una plática de diseño con los diseñadores involucrados en la recreación de una interfaz que, obviamente más oscura, tiene como precedente un estudio de índices de legibildad.

El truco, dicen desde Huawei, es que los índices de legibilidad más absolutos, no son, como se podría pensar, los más cómodos. De hecho, si se coloca solamente un texto con tono claro, sobre el fondo más oscuro, la vista rápidamente se cansará a su exposición. De ahí que se ha determinado que los índices de legibilidad deseados son aquellos que se ubican entre 15.7:1 y 17:1, donde un menor índice dificulta la lectura, pero uno mayor compromete comodidad.

Screenshot 20190810 114106 Com Huawei Android Launcher Barra de notificaciones, con modo oscuro.

Más allá de la charla teórica, los modos nocturnos parecen ser infalibles hasta ahora, y el del EMUI 10 no es la excepción. Quizás su atractivo más reluciente es el que tiene que ver con aplicar el modo oscuro incluso a aplicaciones de terceros, una funcionalidad que dicha sea de paso, aún no está en la versión que hemos probado.

Mientras aquello ocurre, lo que sí ya hace EMUI 10 es recurrir a distintos tonos de gris oscuro para diferenciar cajones de aplicaciones, menús y espacios libres. En efecto, el trabajo para diferenciar todas las secciones, incluso con el modo oscuro aplicado, es notable.

Sin modo noche el azul y el blanco son predominantes. El azul destaca pequeños elementos y algunos textos seleccionados.
Screenshot 20190810 114822 Com Huawei Aod El reloj Always on Display con fondo de color que cambia conforme la posición del sol, es una de las características nuevas más estéticas de EMUI 10

El sinsabor de la actualización en estética de cámara

La interfaz de la cámara por ahora ofrece prácticamente la misma experiencia de usuario. Los cambios notorios son los estéticos, donde un punto rojo ha llegado para ser el indicador del modo de cámara en el que se esté. La tipografía también ha cambiado a una mucho más estilizada.

Fuera de ahí, los ansiosos por experimentar una app de cámara más minimalista, sin opciones por doquier, se enfrentarán de cara con la desilusión de que habrá que esperar cuando menos una generación más para evitar el desasosiego y sobresaturación de opciones de la interfaz de EMUI 9.1 en cámara.

El único cambio notable en primeras impresiones fuera de los estéticos, es uno que no deja bien parado a EMUI 10: el zoom in y zoom out en pantalla cuando se sujeta en modo landscape han desaparecido, lo que obvia usar el botón dedicado al zoom, y con ello obliga a interactuar con el smartphone con ambas manos cuando se toma foto o video y se necesita hacer uso de los acercamientos.

En un tema a tratar después hablaremos con detalle sobre el impacto en desempeño en el apartado fotográfico de EMUI 10.

Img 20190810 101400

EMUI 10 llegará en forma de Beta a la serie P30 a partir del próximo 8 de septiembre. También se ha confirmado que estará en P Smart 2019, Smart+ 2019, Smart Z, P20, P20 Pro, Mate 20, Mate 20 Pro, Mate 20 X, y hasta Mate 10 y Mate 10 Pro. Desde luego, se incluirá de forma nativa en los próximos Mate.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio