Compartir
Publicidad
Publicidad
Cuando podamos comprar un robot sexual que nunca diga 'No'
Otros

Cuando podamos comprar un robot sexual que nunca diga 'No'

Publicidad
Publicidad

Hace años, las ideas futuristas incluían coches voladores y robots domésticos, pero en años más recientes dichas ideas han cambiado hacia un mundo en el que los robots convivirán con nosotros en nuestra vida cotidiana. Esto, gracias a la evolución y desarrollo de nuevas técnicas y algoritmos que permiten a los robots un aprendizaje más rápido y efectivo.

La tendencia en la industria es clara: robots personales diseñados y programados cuidadosamente para lograr intercambios sociales y emocionales lo más cercanos posibles a los de los humanos. Se habla de que los robots nos puedan sustituir no solo en ambientes productivos, sino también en las relaciones interpersonales, incluyendo el sexo.

Robot 2

Proyectos que buscan este último objetivo son muchos. Entre ellos el de Arlan Robotics Service que busca sacar al mercado un robot de apariencia realista, tanto en físico como en aroma y movimientos, capaz de recrear la interacción oral íntima.

También destaca el proyecto de Realbotix, cuyo equipo desarrolla RealDoll, una muñeca que incorpora inteligencia artificial y funciones sexuales realistas; pero además, esta compañía tiene entre sus planes la creación de genitales funcionales con membranas mucosas fabricadas con elastómero blando gelatinoso.

Sex Dolls

Hay quienes se atreven a predecir que tanto hombres como mujeres estarán intercambiando sus parejas sexuales con robots en los próximos 10 años y que para el 2050, será mayor el número de coitos humano-robot que entre humanos.

Esto significa que a pesar de que actualmente la industria de este tipo de robots está enfocado principalmente a la fabricación de muñecas sexuales para el público masculino, los robots sexuales llegarán a tener la misma popularidad entre mujeres para quienes también existen proyectos de desarrollo de muñecos sexuales como lo es Slutever

También hay investigadores que advierten que el sexo con robots podría ser adictivo, puesto que al ser programables, los robots podrían cubrir las necesidades individuales de cada personas. Pero tampoco olvidemos el otro lado de la moneda, pues podrían ser usados para reemplazar la interacción con humanos, ya sea por miedo a la intimidad o al deseo de aislarse.

Robot 1

Hay que mencionar además el tema de la prostitución, un mercado que podría cambiar radicalmente gracias al uso de robots. Después de todo, este oficio no es legal en muchos países y los robots sexuales se convertirían en la solución al problema. Es probable también, que debido a ellos se vea reducido el número de esclavos sexuales y trata de personas, situación de la que en México han sido víctimas más de 2800 personas, entre hombres, mujeres y niños en los últimos años .

La complejidad de las relaciones interpersonales

Robot Human

Con todo esto, nos preguntamos si nosotros, humanos, podremos en algún momento ser capaces de desear a un robot. El deseo humano, es extraordinariamente complejo, iniciando en el hecho de que puede tomarnos toda la vida descubrir lo que realmente nos satisface. Mucho de lo que decimos sobre lo que buscamos en una pareja suelen ser ideales creados durante décadas por la sociedad que nos rodea y no lo que realmente buscamos como personas. Con los años, nuestros deseos y gustos evolucionan, cambian, tanto como se transforman nuestras motivaciones.

Hay que hablar además de nuestras necesidades humanas, que también son complicadas, por lo que el satisfacerlas se convierte en un reto para la industria que continua en su carrera de emular sensaciones como respuesta a un estímulo. Alejados de las objeciones morales ¿Hasta donde la robótica y la inteligencia artificial son capaces de fabricar relaciones intimas humanas?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos