Compartir
Publicidad

Dos lecciones que aprendí el día en que me robaron la identidad

Dos lecciones que aprendí el día en que me robaron la identidad
30 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El robo de identidad es catalogado por todos como el delito del siglo, se han registrado entre 150 y 200 suplantaciones al año y en los casos extremos han costado hasta 118 millones de pesos a los diferentes bancos del país.

En mi caso, no fue grave, pero sin duda hizo que me diera cuenta que cosas como la credencial de elector no son documentos que podemos ir dando por la vida a quien se nos ponga enfrente, y además, a no confiar del todo —o al menos tomar precauciones— en las ventas por Internet.

El día miércoles 9 de septiembre un número que no conocía llama a mi teléfono personal, contesto y Juan (como lo llamaremos) me comenta que si habla Emilio y que si estaba vendiendo un iPhone 6 Plus.

Lo primero que pensé fue que me quería extorsionar y solamente repetí lo que él me comentó, "que si vendo un iPhone y soy Emilio". Le pregunté con quién hablaba, me dio su nombre y de dónde era; seguido me dijo, "lo que pasa es que según tú, (Yo, Emilio) estás vendiendo un iPhone 6 Plus de Celaya, Guanajuato".

En ese momento sí me alarmé un poco pero no lo catalogué como algo grave, no obstante, lo que me dijo después fue la gota que derramó el vaso. Me comentó, "lo que pasa es que tengo tu credencial de elector", le comenté que me diera algunos datos y efectivamente, era mi credencial de elector o mejor dicho, una copia.

Recapitulando, una persona o grupo de personas de Celaya, estaba intentando vender un celular a alguien de Monterrey, Nuevo León; para dar confianza a la persona que después iba a depositar el dinero de la compra, el vendedor le envía por WhatsApp una credencial de elector que básicamente era la mía, la de Emilio.

Mis siguientes preguntas fueron para averiguar cómo el comprador (quien me llamó) consiguió mi número. Después de que me comentó la forma, probé la teoría y efectivamente lo consiguió como dijo.

Procedí a que me pasara el número telefónico del estafador para realizar investigación, y una posible denuncio. Me lo dio diciéndome que él lo llamó para comentarle de manera (no) amable que todo se trataba de un fraude.

Un interesante modus operandi

Lo interesante de esto es que el estafador o grupo de estafadores tienen una excelente táctica que les comentaré a continuación.

La persona que me contactó me pasó la siguiente imagen que muestra un ticket de la compañía DHL con un envío hacia Monterrey, en el nombre de cliente aparecía mi nombre completo (como en la credencial que mandó) y un número de guía que funcionaba perfectamente.

Imagen De Factura Dhl Estafa
Imagen De Factura Dhl Estafa 2

Como podemos ver en las imágenes, se muestra un número de rastreo real, un ticket con todos los datos (mismos datos que en la IFE que envían) y la fecha, e incluso la guía menciona que el envío contiene un "iPhone 6 Plus Dorado".

Inmediatamente cuando recibo la foto, llamé a DHL, que hay que mencionar que para encontrar el número de contacto tardé más de 10 minutos, al fin logro contactar con un humano (no la contestadora) y pasa lo siguiente:

La persona que me atiende me pide mi número de rastreo, se lo doy y me contesta "Señor Emilio, su envío aún está en Celaya pero el día de mañana llegará a su destino" es una de esas palabras que tienen en una gran lista de respuestas fabricadas.

Le comento la situación y después de repetirla otras dos veces, le menciono que quiero detener el envío, con el fin de que el estafador se de cuenta que algo se está haciendo, me dice "dame un momento", va y habla con su supervisor (creo y espero) y al regresar me comenta que es imposible en ese momento y lo entendí, no podían detener el envío porque justo se acababa de recolectar.

Después pregunte el cómo lograron que alguien que obviamente no era yo, lograra enviar un paquete con mi nombre sin verificar nada. Para mi suerte me comenta que podía agregar mi comentario como una sugerencia a la organización, en serio, el que se pida una identificación oficial es una sugerencia, ¿neta?.

Después de una discusión, porque me comenta que ellos no pueden hacer nada y que no me puede pasar a alguien que sí pueda hacer algo, me dice "para ser sincera contigo lo único que puedes hacer es ir a Celaya e investigar con la policía". Además me comentó que si quería detener el paquete, tenía que hablar justo cuando estuviera en Monterrey, en la bodega. Terminó la llamada.

Iphone 6 Y 6 Plus Dorados

Volvemos a recapitular. El estafador, que tiene mi credencial de elector o una copia, llegó a un trato con Juan en Monterrey para realizar una venta. Como no hay mucha confianza al estar en ciudades diferentes, y nadie quiere dar el primer paso (depositar o enviar el dispositivo), el estafador aprovecha y dice:

"Te envío mi credencial de elector y te hago el envío primero, pero pásame tú la tuya y tus datos para estar seguro de que tú no me estafarás, cuando te lo envíe me lo depositas".

El comprador, que está realmente interesado, acepta; pasa los datos, posiblemente la IFE y la dirección de envío. El estafador va a un DHL y hace un envío hacia la dirección, obteniendo así un número de guía real.

Entonces envía al comprador el ticket, donde se ve el nombre que tiene la credencial que envió en un principio, y la guía que tiene como descripción de contenido: iPhone 6 Plus Dorado.

El comprador revisa el número de guía y ve que funciona, ve la fecha y es la actual; el estafador sí envió algo, pero no investiga más.

Entonces me vuelve a contactar Juan y me pregunta si hablé a DHL, le digo que sí y me dice que comienza a dudar del fraude porque al marcarle al estafador, este mismo le dice que lo mandará a golpear porque él (Juan) lo está estafando.

Le digo a Juan que no se preocupe, que obviamente es un fraude desde que utilizó mi credencial de elector, y le comento que en DHL me dicen que la descripción de ese número de guía —el que se ve en el ticket de la foto— dice: audífonos.

Así es, el estafador hace dos envíos, uno de un "iPhone 6 Plus Dorado" y otro que dice "audífonos". Los audífonos se los envía al comprador y el iPhone —que está implícito en la guía— en realidad nunca lo envía.

En un principio pensé que se trataba de una guía falsa, o hecha por los estafadores, pero DHL me confirmó que las guías pueden ser copias y no siempre pegatinas. Así que se trata de una guía única que alguna vez les dio DHL por un envío, los estafadores sí enviaron un iPhone 6 Plus Dorado pero no a este comprador.

Poco después Juan me comenta, de nuevo algo dudoso, que posiblemente sí sea el iPhone el que enviaron, porque el estafador le mandó un video donde muestra cómo un trabajador de DHL empaqueta el supuesto iPhone. A continuación el video:

Captura Se puede ver el día como 6 en la aplicación de calendario del iPhone

En el video podemos ver claramente lo que mencioné, alguien de DHL en una sucursal de DHL está empaquetando un iPhone. Pero si nos ponemos a analizar vemos que la fecha que muestra el iPhone no coincide con la del envío, pero claro, es algo en lo que no te fijas a la primera o segunda ocasión, sino hasta que te estafaron.

Por otro lado nos percatamos de que el smartphone del video se trata de un iPhone 6 y no un 6 Plus como mencionó el estafador, claramente volvemos a lo mismo, si realmente quieres el dispositivo, eres nuevo en las compras por internet y te mandaron pruebas como estas, puedes caer fácilmente.

Ya con todas las pruebas, me decidí a hablar a Celaya con el fin de realizar una denuncia, por cualquier problema que pueda yo tener en el futuro, pero ¡Viva México! me dieron tantas vueltas que terminé harto.

Me dieron el teléfono del ministerio público de Celaya que es en donde me comentaron que tenía que poner la denuncia, pero intenté llamar más de 20 veces y no contestaron; pregunté si alguien más me podía ayudar y recibí la siguiente respuesta: "no, namas ahí". Pregunté entonces por otra opción y me dijeron que siguiera marcando.

Intenté poner una denuncia en el ministerio público de Monterrey y me comentaron que tenía que ir en persona, así que mejor realicé una denuncia en línea con el fin de tener algún antecedente si llegara a pasar algo, la realicé con éxito y estoy en espera de que se contacten conmigo las autoridades.

Denuncia Fraude

Una par de lecciones para aprender

Pasaron los días y traté de buscar mi credencial en Google y diversos sitios pero no tuve éxito. Pero recordé que hace aproximadamente 3 o 4 años, en una ocasión que intentaron estafarme, envíe mi credencial a un vendedor, y él también me mandó la suya.

Obviamente no recibí la identificación del estafador, sino de alguien más que, como yo, cayó y envío sus datos personales. Aún dicho esto, no me atrevo a decir que fue mi culpa, aunque se trata de algo muy complicado de defender y al mismo tiempo de atacar.

Esta es una de las teorías, la más obvia, pero existen muchas posibilidades por parte de cualquiera de los afectados. Lo cierto es que se trata de un interesante modus operandi de los estafadores de México, sin duda son personas inteligentes pues utilizan diferentes herramientas y sobre todo crean la confianza que a uno le falta cuando realiza compras o ventas desde diferentes Estados.

De esta larga historia les dejo dos lecciones:

  • En primera: no envíen cualquiera de sus datos, o documentos, personales al realizar este tipo de compras o ventas; es más, no las hagan, se ahorran mucho tiempo e incluso dinero si las evitan en mayor medida.

  • En segunda: siempre verifiquen todo, si ya decidieron realizar una compra que sea de una tienda que saben que existe o es autorizada, o al menos realícenla a una persona que sea de su confianza.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio