Renta básica universal a cambio de escanear nuestro iris: la última idea de Sam Altman, el creador de ChatGPT

Sam Altman Iris
2 comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail

El nombre de Sam Altman es uno de los más populares actualmente, principalmente por ser el CEO de OpenAI, la empresa detrás de ChatGPT, aunque más allá de Inteligencia Artificial, también está enfocado en otro tipo de trabajos y proyectos.

Uno de estos es Worldcoin, una empresa enfocada en temas criptográficos que tiene la intención de distribuir tokens por la única razón de ser una persona, en una especie de "renta básica universal" en todo el mundo, aunque con un precio: escanear el iris de las personas.

La intención principal de esta compañía es poder convertirse en una red de finanzas, la más grande del mundo, donde cada persona recibe tokens de un sistema descentralizado por solo confirmar que se trata de una persona única.

Esto se prueba utilizando un identificador único biométrico, en este caso con el iris, por lo que para participar en el ecosistema, es necesario que el usuario lo esté escaneando en uno de los puntos de la compañía en el mundo.

Orbe A Prueba

Actualmente Worldcoin ha recibido una ronda de financiación por 115 millones de dólares, donde a pesar de estar en beta y aún no encontrarse disponible en Estados Unidos, ya cuenta, además de con dinero, con casi dos millones de usuarios, mismos que han registrado su iris con la promesa de a cambio tener tokens que pueden, en el futuro, servir como apoyo económico.

El problema de escanear elementos personales

No todo es bueno para la compañía, que ha sido criticada por ser un riesgo a la privacidad, ya que escanear la retina de las personas es un proceso invasivo, aunque desde WordlID aseguran que los escaneos son destruidos tras ser procesados. Sin embargo, el argumento no ha sido suficiente y personas como Edward Snowden, se han mostrado escépticos.

Sam Altman Orbe
Sam Altman con un Orbe

Esta percepción también ha sido usada por momentos por algunos de sus defensores. Uno de estos casos es el del inversor Spencer Bogart, quien pensaba que Worldcoin era "una pesadilla orwelliana distópica", aunque tras pasar cientos de horas evaluando lo que se había construido, había cambiado de opinión.

La idea de este proyecto va estrechamente ligada con OpenAI, pues más del 50% de la población mundial no tiene una identidad humana verificable, algo que se vuelve de vital importancia en una era de la IA donde lo real y lo que no es se vuelve bastante difuso, por lo que este tipo de identificaciones pueden ser válidas para trámites, envíos de dinero y hasta votaciones.

El Orbe, la clave de todo

Para poder realizar el escaneo, todo inicia con "el Orbe", un dispositivo fabricado por Tools for Humanity, la empresa tras Worldcoin. Sus componentes y diseño son públicos, entre los que hay batería, sistema de enfriamiento, gimbal para la cámara principal, un chipset Nvidia Jetson Xavier NX, así como antenas y distintos espejos.

Conponentes Orbe

Para la compañía, lo principal es la política de privacidad, donde se promete que las imágenes del Orbe se eliminan rápidamente a menos que la persona registrada solicite lo contrario explícitamente.

Lo que con el escaneo se obtiene, es por defecto un mensaje con el dato personal, es decir, una representación numérica de las características más importante de la imagen, el código del iris, lo que permite validar a la persona.

Además, World ID promete que el sistema está diseñado con pruebas de conocimiento cero (ZKP), con lo que se puede compartir información sin revelar datos personales extra, con Semaphore, basado en Ethereum.

Orbe Con Aplicacion

Para el usuario esto se traduce en el uso de una wallet llamada World App, que permite acceder a la identidad y gestionar los tokens que se dan, 20 de los 10,000 millones disponibles.

A la par, los usuarios también pueden gestionar Bitcoin, Ethereum y algunas stablecoins desde la app, que está disponible tanto para iOS como para Android.

Por lo pronto los orbes están llevándose a distintos países, donde el ususario solo tiene que colocarse en el stand y ponerse delante del aparato. Estos se han ido moviviendo de locación, y se espera que a lo largo de julio esté en México, pero también en Berlín, Dubái, Londres, Nueva York, Miami, San Francisco y Tokio.

Comentarios cerrados
Inicio