Compartir
Publicidad

Desentierran copias del juego de E.T. para Atari en desierto de Nuevo México

Desentierran copias del juego de E.T. para Atari en desierto de Nuevo México
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuenta la leyenda que en el año de 1983 (durante la gran caída del mercado de los videojuegos), Atari tenía puñados de consolas y videojuegos que le sobraban, y no podían venderlos por el desinterés en las consolas caseras que se vivía en ese tiempo. Debido a los pocos recursos que le quedaban a la compañía, decidieron deshacerse de mucha de esta mercancía sobrante.

Se dice que 14 camiones salieron de una fábrica en El Paso, Texas, hacia campo abierto, llevando consigo dicha mercancía. Entre lo que se rumoraba que llevaban los camiones, se encontraban varias copias del juego de E.T. de 1982, juego que le costó millones a Atari para adquirir los derechos, pero que es considerado como uno de los peores de la historia.

Algunos reportes surgieron durante aquel año hablando sobre el asunto, pero no había algo sólido que respaldara el rumor, además de que los mismos empleados de Atari negaron tal suceso. Los años pasaron y el rumor se convirtió en leyenda, y la leyenda en mito, hasta que el día de hoy, la verdad salió a la luz (literalmente).

Después de más de 30 años, el rumor ha resultado ser cierto. Gracias a un documental que está siendo producido por Xbox Entertainment Studios sobre el cambiante panorama en la industria de los videojuegos, varios trabajadores de construcción estuvieron excavando en un desierto de Nuevo México para tratar de comprobar la existencia del "tesoro" escondido.

La excavación resultó en un gran éxito, debido a que los cartuchos del infame juego de E.T. fueron encontrados, incluyendo varios aún en su caja original.

Y así es como, después de 31 años, uno de los grandes mitos del mundo de los videojuegos se desvela, poniendo fin a la leyenda de los juegos perdidos de Atari.

Vía | IGN | Polygon | The Verge | Kotaku

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio