Publicidad

Y con su diseño llegó la polémica: por qué las nuevas Xbox Series X no parecen consolas, sino PCs
Videojuegos

Y con su diseño llegó la polémica: por qué las nuevas Xbox Series X no parecen consolas, sino PCs

Publicidad

Publicidad

Adiós, Project Scarlett, hola Xbox Series X. La nueva familia de consolas de próxima generación de Microsoft ya tiene nombre oficial, pero además ya sabemos el aspecto que tendrá la nueva consola de Microsoft, que ha sorprendido a propios y extraños con un formato muy peculiar.

De hecho, las Xbox Series X no parecen consolas: ese diseño de prisma rectangular u ortoedro es el mismo que usan habitualmente los PCs de sobremesas, y parece que en Microsoft no han querido esconder esa realidad: las Xbox Series X son consolas, pero también son (casi) PCs.

Microsoft sorprende con el nuevo diseño de las Xbox Series X

Siguen quedando muchas incógnitas que resolver sobre esta nueva generación de consolas, pero el propio anuncio de Microsoft parece apuntar a que no estamos hablando de una consola en particular, sino de al menos dos -se habla de una armada hasta los dientes y otra algo menos potente- que serán las primeras en formar parte de esta nueva generación llamada Xbox Series X.

Xbox2

Lo más sorprendente del anuncio ha sido el propio diseño de estas consolas, que abandona cualquier intento de hacer malabarismos con las dimensiones y se va a una apuesta segura: la de los PCs y miniPCs que durante años han sido compañeros inseparables de millones de gamers en todo el mundo.

Este nuevo formato es desde luego sorprendente teniendo en cuenta ese formato que habían adoptado todas las Xbox hasta ahora: de repente las Xbox Series X ya no parecen consolas.

La Xbox One ya era un PC aunque no lo pareciese

Microsoft no parece querer esconder más el hecho de que sus consolas son básicamente PCs. Lo eran ya con las Xbox One, que por hardware y software estaban muy cerca del PC con Windows convencional. Durante cierto tiempo Microsoft defendió la idea de una consola convergente que pudiera ejecutar ciertas aplicaciones habituales en un PC.

Disenio2

Esa idea ha perdurado en las Xbox One y sus sucesoras, la Xbox One S y la Xbox One X, porque lo que tenemos en su interior son componentes de un PC convencional y porque su software no es más que una versión muy especial de Windows 10.

Una que no solo permite ejecutar juegos, sino que también da acceso a aplicaciones entre las que están clientes de Twitter y Facebook, a clientes de servicios de streaming como Netflix, YouTube, Spotify o Disney+ y que por supuesto cuenta con una versión específica del navegador Microsoft Edge para que cualquiera pueda navegar por internet desde la consola si lo desea.

Esa fina línea que diferencia al PC con Windows de las Xbox One se ha diluido aún más con la iniciativa Play Anywhere que debutó en 2016 y que logró que pudiéramos jugar al mismo juego para la Xbox y para PCs con Windows 10. No todos los títulos disfrutan de esa posibilidad, pero Microsoft lleva impulsando esa opción desde entonces como una pata más de su estrategia de juego cruzado.

De hecho hay un último elemento que ha contribuido a diluir esa diferencia entre consola y PC: Microsoft anunció a finales de 2018 el soporte de ratón y teclado para la Xbox One, algo que permite jugar a diversos títulos con estos periféricos en lugar de hacerlo con el mando.

El único detalle con el que Microsoft parecía esconder esa realidad era el del diseño de las consolas, que adoptaban un formato algo distanciado del PC de toda la vida. Eso cambia en las nuevas Xbox Series X.

Diseño industrial, diseño polémico

Con las Xbox Series X Microsoft nos olvidamos de querer esconder esa realidad. El diseño mostrado por Microsoft podría pasar por cualquier miniPC gamer, y esa caja en forma de ortoedro plantea un formato quizás poco ambicioso, pero desde luego funcional.

Rejilla

Microsoft no ha explicado qué le ha llevado a elegir ese formato para sus nuevas consolas, pero una razón poderosa podría estar en la refrigeración: los componentes de las Xbox Series X necesitará una solución de ventilación adecuada para evitar problemas de sobrecalentamiento, y aquí andarse con estrecheces no es buena idea.

Este es de hecho un apartado fundamental en cualquier equipo con esa ambición de convertirse en garantía de potencia, y lo hemos visto reflejado en los nuevos Mac Pro de Apple, que abandonaron el comprometido pero vistoso diseño de papelera para irse a un diseño mucho más convencional de caja en la que Apple luego ha introducido sus propias ideas para la refrigeración.

Con estas consolas parece que Microsoft ha querido seguir ese mismo principio, y de hecho llama la atención esa rejilla superior que parece que no es otra cosa que una salida para la correcta ventilación del equipo.

El máximo responsable de esta división, Phil Spencer, confirmaba en el anuncio oficial que la consolas se podrán colocar tanto en vertical como en horizontal, aunque su formato actual no permite jugar tanto como lo hacían los modelos anteriores que invitaban más a colocarlas en horizontal por su grosor

Microsoft destacaba además en este texto cómo este "diseño industrial" permite no solo "lograr cuatro veces la potencia de proceso de la Xbox One X", sino que también logra hacerlo "de la forma más eficiente y silenciosa posible", algo que una vez más confirma que aprovechar la experiencia y madurez de un formato con solera como el del PC convencional parece haber evitado problemas en este ámbito.

Podría haber otra razón poderosa para acudir a ese diseño minimalista: el coste, que probablemente es menor en un formato como este que en otro más complejo que pudiese comprometer ventilación y ruido generado por la consola. Teniendo en cuenta que la PS4 logró salir con un precio de partida 100 dólares más barato que la Xbox One (por la obligación de comprarla con Kinect), puede que la decisión de Microsoft en este sentido tenga sentido estratégicamente también.

Ese diseño, por supuesto, ya ha generado los primeros debates, y en diversas redes sociales como Twitter han aparecido críticas y bromas sobre ese nuevo formato que parece no convencer a esos usuarios. El nombre, Xbox Series X, tampoco parece haber convencido a muchos, pero desde luego el formato parece coherente con lo que Microsoft quiere ofrecer en términos de potencia y coherencia.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios