Compartir
Publicidad
Huawei Mate 10 Lite, análisis: un smartphone "sin marcos" que pudo haber tenido solo dos cámaras
Análisis

Huawei Mate 10 Lite, análisis: un smartphone "sin marcos" que pudo haber tenido solo dos cámaras

Publicidad
Publicidad

Huawei tiene dos líneas importantes dentro de su división móvil, la P y la Mate, y ambas comparten la cualidad de tener variantes con las que tratan de atacar diferentes segmentos del mercado.

Una de estas variantes, el Huawei Mate 10 Lite llega a México. Desde hace unos días se vende en AT&T, y el próximo 8 de febrero se venderá con Telcel y Movistar. Su precio oficial, en la modalidad de prepago, es de 7,199 pesos.

Nosotros hemos tenido oportunidad de probarlo para que, en su lanzamiento, tengamos una conclusión clara de cómo es que compite en el mercado mexicano con su frontal "sin marcos" y sus cuatro cámaras, sí CUATRO.

Aquí el análisis completo del Huawei Mate 10 Lite.

Especificaciones técnicas

El Huawei Mate 10 Lite fue anunciado durante el mes de noviembre, cuenta con un hardware ya conocido, similar al del Huawei P10 Selfie que ya analizamos, pero con elementos que han caracterizado a la línea Mate: como esa enorme pantalla y una batería de gran capacidad.

Aquí la completa lista de especificaciones:

HUAWEI MATE 10 LITE

PANTALLA

5,9 pulgadas FullHD+ de 2160 x 1080 pixeles

PROCESADOR

Kirin 659 de ocho núcleos a 2,36GHz y GPU Mali T830 MP2

RAM

4 GB

ALMACENAMIENTO

64 GB ampliables por microSD hasta 256 GB

DIMENSIONES

156.2 × 75.2 × 7.5 mm

PESO

164 gr

CÁMARA TRASERA

16 MP y 2 MP con flash Dual LED

CÁMARA DELANTERA

13 MP y 2 MP

SISTEMA OPERATIVO

Android 7.0 Nougat con la capa de personalziación EMUI 5.1

BATERÍA

3,340 mAh

OTROS

LTE, WiFi, Bluetooth 4.2, USB 2.0, Lector de huellas

PRECIO

7,199 pesos

El diseño "sin marcos" llega a la gama media de Huawei

Con el Mate 10 la compañía apostó por el cristal, pero con esta, su versión Lite, están volviendo a los orígenes de esta serie. Un cuerpo fabricado totalmente de metal, con una cristal curvo (que comúnmente se conoce como 2.5D) y un pantalla más alta de lo normal.

Mate 10 Lite 2

Su construcción es sumamente sólida, con muy buenos acabados y, en general, bastante minimalista. La parte trasera tiene las cámaras en una sección que apenas y sobresale del cuerpo, el sensor está hundido, muy fácil de identificar, y las antenas (al menos en la versión negra que estoy probando) se esconden muy bien.

El teléfono llegará a México en los únicos tres colores que está disponible: Graphite Black, Prestige Gold, Aurora Blue; o en nombres más sencillos: negro, oro y azul.

Mate 10 Lite 5

Su diseño es cómodo, no tiene ningún corte afilado ni que lastime la mano. De hecho el marco cuenta con una curvatura que le saca provecho a su cristal 2.5D para mantener continuidad con el frontal. En el lado derecho tenemos los únicos tres botones físicos: encendido y volumen; en el superior un micrófono; en el izquierdo su ranura para la nanoSIM y la microSD; y en el inferior sus puertos y altavoz.

Sobre sus puertos creo que debemos hablar aparte. Tenemos el ahora algo olvidado jack de 3.5 milímetros, pero a un lado, justo en el centro, tenemos un microUSB, un ahora obsoleto puerto que está destinado a morir. Aún cuando sea un teléfono de 2017, tenía que haber llevado USB Type-C.

El frontal destaca, por su enorme panel de 5.9 pulgadas y sus pequeños marcos. Para sacarle provecho a estas dos características Huawei optó por una relación de aspecto 18:9, haciendo el teléfono más alto que ancho.

Mate 10 Lite 4

Aún con la disminución de los marcos, y esta relación de aspecto, es imposible manejarlo con una sola mano. Como hemos dicho, es cómodo para llevar, pero no podemos alcanzar la parte superior, al menos no de manera sencilla.

Un panel no solo 18:9, sino con buen rendimiento

Este Mate 10 Lite cuenta con un panel de tipo LCD IPS, como ya hemos dicho, su tamaño ronda las 5.9 pulgadas y su resolución en los 2160 x 1080 pixeles. Su densidad es de 409 pixeles por pulgada.

En general tenemos una gran pantalla en torno a rendimiento, una buena representación de colores y negros lo suficientemente buenos para la gama donde compite. Lo mejor es que si la reproducción de color no nos gusta, podemos ajustarla en la configuración, más cálida o más fría, según queramos.

Mate 10 Lite 6

Los análisis de referencia indican que el brillo máximo es de poco menos que 500 nits, una cifra aceptable en la práctica: podemos usarlo bajo la luz del sol y visualizar la pantalla sin problemas. En torno al brillo mínimo, nos pareció bueno para usar el teléfono en plena obscuridad.

En torno a la respuesta táctil no encontramos ningún problema, detecta sin inconvenientes, y sin retraso, cada toque o gesto. Además, el que cuente con cristal 2.5D hace que los elementos tengan el efecto de "salirse de la pantalla".

Rendimiento equilibrado para el día a día

Este es otro teléfono de Huawei que cuenta con hardware propietario de la compañía. En concreto encontramos un procesador Kirin 659, con 4GB de memoria RAM y almacenamiento de 64GB.

El procesador ya lo conocímos con el P10 Selfie, cuenta con ocho núcleos Cortex-A53, cuatro de ellos se mueven a una velocidad de 2.36 GHz y los otros cuatro a 1.7 GHz. Su proceso de fabricación es de 14nm. Su GPU una Mali-T830.

Mate 10 Lite 7

Encontramos un rendimiento adecuado para el día a día, no es el teléfono más potente dentro de su categoría, pero cumple perfecto para tareas básicas y un poco más, sí, incluso juegos —sobre estos últimos, los básicos son los que funcionan mejor, los de alta carga gráfica podrían mostrar alguna ralentizaciones.

Aunque los benchmarks nos representan al 100% la experiencia de uso real, dejamos los resultados que obtuvo el móvil ejecutando AnTuTu para que lo puedan comparar con otros móviles dentro de su gama:

La batería que alimenta todo el hardware es una con 3,340 mAh, la cual está por encima de lo que ofrecen otros smartphones, pero que en el día a día no ofrece cifras sorprendentes.

La autonomía es suficiente para un día de uso sin problemas, pero necesitamos conectarlo todas las noches puesto que, si lo dejamos así, la mañana del segundo día aparecerá casi muerto. Es un apartado donde no hay sorpresas.

Eso sí, ni al usarlo ni al estarlo cargando notamos un calentamiento excesivo, un plus ya que en teléfonos con cuerpos de metálicos casi siempre se nota la subida de temperatura cuando le exigimos potencia.

Mate 10 Lite 8

El rendimiento del sensor de huellas es sorprendente, algo ya clásico en un teléfono de Huawei. La identificación de nuestro dedo es rápida y súmamente precisa, no importando la posición en la que lo coloquemos —casi— siempre nos autenticará.

El sonido tiene varios aspectos que revisar, primero su altavoz: está colocado en la parte inferior, solo hay uno, y aunque su potencia es buena, cuando elevamos el volumen al máximo notamos algo de distorsión.

El segundo aspecto dentro de este apartado es su sonido por medio del jack de 3.5 milímetros. Es bueno, pero tampoco es algo que lo haga diferenciarse del resto. Destacamos la integración de Huawei Histen, con el que podemos agregar efectos, elegir configuraciones predeterminadas para cada tipo de audífonos y ecualizar el audio a nuestro gusto.

Cuatro cámaras, pero solo destacan dos

Huawei ha querido que, como otros de sus teléfonos, este Mate 10 Lite pueda ser identificado por su apartado fotográfico ¿cómo lo trata de hacer? con cuatro cámaras. Sí, dos en la parte trasera (algo cada vez más común) y dos en la delantera (algo, prácticamente "nuevo").

Mate 10 Lite 9

Aunque lo de las "cuatro cámaras" la compañía lo esté usando para vender el teléfono, cabe destacar que las cuatro no toman fotografías, una tanto del frontal como una de la parte trasera, solo se dedican a capturar información de profundidad para desenfocar el fondo.

Pero revisemos primero la cámara principal. Esta cuenta con 16 megapixeles de resolución, una apertura f/2.2 y un sistema de enfoque por medio de detección de fase. En la parte superior, tiene un flash LED.

La calidad general de este sensor está dentro del promedio, las fotos tiene colores realistas y un buen nivel de detalle gracias a esa resolución. Aunque su rango dinámico está un poco debajo de lo esperado, algo que no mejora ni usando el modo HDR.

Img 20180115 115640
Img 20180115 124935
Img 20180115 125039
Img 20180115 125247
Img 20180115 125426

En situaciones de baja luminosidad es cuando la cámara muestra más debilidades, mucho ruido y problemas con el enfoque, aunque tampoco es que todos los teléfonos con los que compite tengan resultados sorprendentes de noche, así que no es algo que lo ponga en desventaja.

Como hemos dicho, la integración del segundo sensor, es para permitirnos tener un modo retrato y apertura variable. Es decir, podemos tomar fotos y elegir qué tanto se desenfoca el fondo, además de seleccionar qué parte queremos que se desenfoque.

Img 20180115 153605

Los resultados con apertura amplia son interesantes, aunque lejos de lo que ofrecen teléfonos de gama alta, ya que aquí el segundo sensor (encargado de capturar información de profundidad) solo tiene 2 megapixeles de resolución.

Por otro lado, el modo retrato igual nos desenfoca el fondo, pero además agregará los famosos modos de belleza para eliminar algunas imperfecciones. De ambos, yo prefiero el de apertura amplia, ya que nos deja tener más el control de la foto antes y después de aberla capturado.

Img 20180115 125001

La cámara frontal tiene un sensor principal de 13 megapixeles y una apertura de f/2.0. Los resultados, aún cuando esperemos que sean sorprendentes, no son para presumir. Esto no significa que sean malos, pero no lo hacen destacar.

Aquí la clave es que también tenemos un segundo sensor para ayudar a tomar retratos con fondo desenfocado, igual es un sensor de 2 megapixeles que solo captura información de profundidad.

Img 20180115 224834

Sí, los selfies salen con un fondo desenfocados, pero la calidad de estos es bastante baja, ya que tiene problemas con la identificación del contorno del sujeto fotografiado. Aunque si capturamos las fotos con suficiente luz, los resultados mejoran de forma significativa. Si es de noche, tenemos un flash frontal que ayuda mejorar la fotografía.

La aplicación de cámara es bastante similar a la que encontramos en otros teléfonos de la firma, aunque como aquí Leica no colabora, la interfaz tiene algunas diferencias con la del Mate 10 o algunos P10.

Tenemos un montón de modos diferentes, pero destacamos el 'Foto profesional' que nos permitirá ajustar parámetros de forma manual y además disparar en formato RAW. Un importante añadido para quien desee tener el mayor control de las escenas.

Screenshot 20180115 225450

La grabación de video puede realizarse en una resolución máxima de 1920 x 1080 pixeles con un formato 16:9. Desgraciadamente no hay grabación de video en 4K.

Insistimos, EMUI no nos convence

Huawei insiste con la capa de personalización EMUI, algo que no nos extraña pues es una gran marca de identidad en sus equipos. Tiene un aspecto lejísimos de Android puro, pero es ligera y tiene un gran rendimiento.

Dicha capa está sobre Android 7.0 Nougat, por lo que disfruta de muchas de las características de dicha versión del sistema operativo, como la multiventana o el sistema de notificaciones (también tenemos un LED para ellas), aunque tiene algunas funciones extra.

Mate 10 Lite 10

Una de las que tiene mayor aprovechamiento es la de "App gemela" que permite duplicar algunas aplicaciones para tener dos cuentas diferentes, por ejemplo, dos WhatsApp con diferentes números de teléfono. Esto no se puede hacer de forma nativa en Android, así que es un plus.

Desgraciadamente EMUI, como otras capas de personalización, tiene el pecado de incorporar un montón de apps preinstaladas, algunas que incluso duplican a las de la suite de Google. Es algo que tenemos que aceptar, sí o sí, si optamos por este Mate 10 Lite.

Mate 10 Lite 11

Cabe recordar que tenemos una relación de aspecto 18:9, por lo que tendremos algunos problemas al visualizar videos, un par de franjas negras aparecerán en los laterales del contenido que no esté en ese aspect ratio.

La opinión de Xataka México

El Huawei Mate 10 Lite es un buen teléfono. Tienen un diseño sólido y diferencial respecto a la competencia con esos mínimos marcos y la relación de aspecto 18:9, un rendimiento adecuado para el día a día y una cámara que, bajo condiciones de buena luz, ofrece resultados aceptables.

Desgraciadamente tienen algunos inevitables puntos débiles, esas dos cámaras adicionales (en el frontal y en la parte trasera) se notan más como un gimmick, pues no aportan algo diferencial. Hubiéramos querido encontrar una sola cámara con resultados más interesantes, que tener dos adicionales que sumen tan poco.

Mate 10 Lite 12

Además EMUI sigue arrastrando los pecados de sus versiones anteriores, muchas apps adicionales que pasarán desapercibidas y una interfaz lejana de que le gusta a la mayoría de usuarios: Android stock. Por cierto, la falta de puerto USB Type-C es otra de sus debilidades.

El Mate 10 Lite viene a competir en una difícil categoría, una donde solo destacan aquellos con la mejor relación especificaciones-precio, y sabiendo que hay otras opciones con rendimiento, pantalla y cámaras similares a precios más ajustados, este teléfono tiene un inicio complicado.

8.6

Diseño9.0
Pantalla8.75
Rendimiento8.5
Cámara8.5
Software8.5
Autonomía8.5

A favor

  • Gran diseño, un frontal "sin marcos" y pantalla 18:9
  • Rendimiento sólido, sin dificultad para llevar el día a día.
  • Cámara con buenos resultados.

En contra

  • Esas cámaras adicionales, aportan muy poco.
  • No cuenta con una batería de larga duración clásica de los Mate.
  • EMIU tiene buenos añadidos, pero sigue sin convencer al mercado.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio