Compartir
Publicidad

HTC One S su análisis

HTC One S su análisis
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La serie One de HTC ha sido presentada a principios de este año, mostrándonos al telefono insignia de la marca, el HTC One X, pero otro terminal que igual llegará a nuestro pais en unos meses, el HTC One S, será el que pondrá en manos de los usuarios un equilibrio entre potencia y precio competitivo.

El HTC One S ha llegado a manos del equipo de Xataka con el objetivo de analizar cada detalle de este terminal, así que les mostramos las características más interesantes, para que ustedes decidan si es un teléfono del que hay que esperar con ansia su llegada a México.

HTC One S, hardware

htc-one-s-analisis-htc-logo.jpg

El HTC One S brinda un diseño muy bien pensado, que junto con su acabado hacen voltear a cualquier aficionado a los gadgets para saber más de el. El acabado principalmente metálico, viene en dos opciones diferentes, una de ellas con un tratamiento que consistente básicamente en someterlo al paso de una cantidad abrumadora de electrones que producen una especie de oxidación con la que se consigue una robustez digna de un cohete de la NASA y un acabado rugoso que da la sensación de que es cerámico.

La otra opción, solo de aluminio anodizado con una gradiente bastante atractivo y agradable al tacto también, ambas opciones están implementadas en un cuerpo de una sola pieza, el cual tiene un grosor de 7.8 mm y un peso en conjunto con los demás componentes de 119 gramos.

htc-one-s-analisis-carcasa-fuera.jpg

Por la razón de ser una sola pieza, la batería está integrada y sin la posibilidad de accesar a ella, solo se tiene una pequeña tapa en la parte superior que al quitarla solo podemos observar la ranura para la tarjetas microSIM, en esta misma parte el botón de encendido hace su aparición junto con el conector jack de 3.5 mm y un micrófono.

htc-one-s-analisis-puerto-microusb.jpg

En una de las laterales, un puerto microUSB, que hace el trabajo de puerto de carga, transferencia de archivos, y también conexiones MHL y HDMI con sus respectivos adaptadores. De la otra lateral, los botones de control de volumen son los que se llevan todo el crédito.

htc-one-s-analisis-controles-android.jpg

En la parte frontal, una pantalla de 4.3 pulgadas SuperAMOLED con recubrimiento Gorilla Glass es la que llama la atención, con su resolución de 540×960 pixeles deja un buen sabor de boca con colores muy vivos y buenos ángulos de visión. Abajo de esta pantalla los botones característicos de los Androides están presentes en su versión de táctiles capacitivos y con un diseño parecido al implementado en el sistema operativo.

htc-one-s-analisis-camara.jpg

En el apartado de cámaras, el HTC One S, presume una cámara principal de 8 megapixeles acompañada de un flash LED, que ofrece un resultados estupendos en condiciones de óptimas luz, donde la nitidez es muy buena, pero que en exceso de luz el contraste dinámico es más difícil de controlar, la grabación en video 1080p HD y las 20 fotos seguidas que realiza la cámara si mantenemos pulsado el botón son características que le proporcionan un plus al terminal. La cámara frontal de 1.3 megapixeles cumple su función para video llamadas con posibilidad de grabación en 720p.

htc-one-s-analisis-multtarea.jpg

Después de analizar el hardware exterior, vamos con el interior del terminal, en donde encontramos un procesador Snapdragon S4 de doble núcleo a 1.5 Ghz (MSM8260A), que ha sido bien acompañado de dos partes importantes: 1 GB de memoria RAM y una GPU Adreno 225. El almacenamiento es de 16 GB, que no se puede ampliar ya que la ranura para tarjetas microSD no esta incluida, solo es posible hacer uso del almacenamiento virtual de una cuenta Premium en Dropbox con 25 GB de capacidad.

Estas característica hacen pasar al equipo por una prueba de fuego con una muy buena fluidez, comportandose como todos esperan que se comporte un integrante de la familia One. La conectividad HSPA, Wi-Fi, DLNA y Bluetooth 4.0 ha demostrado buena calidad en llamadas, junto con una cobertura de señal Wi-Fi del mismo calibre que el de un teléfono de gama alta.

La autonomía esta proporcionada por una batería de 1.650 mAh que ha dado cerca de siete horas en reproducción continua de video, sin WiFi y con brillo a la mitad, el equipo ha durado casi una hora más que el gran HTC One X.

HTC One S, software

htc-one-s-analisis-software.jpg

Aquí es donde hace su aparición Android 4.0 Ice Cream Sandwich con la personalización Sense 4.0, la cual ya habíamos visto como se comportaba en el One X, y que en este One S, hace su función similar. De las cosas que se admiran son la facilidad de personalización de los paneles, los útiles widgets y la barra de acceso directo a modo de dock.

También otra característica añadida por parte de Sense 4.0, es la gestión multitarea por medio de paneles, en la que podemos movernos deslizando el dedo y cerrar las aplicaciones sacándolas de esta interfaz, y vaya que el corazón de doble núcleo le ayuda mucho ya que la fluidez en este sistema es bastante aceptable.

htc-one-s-analisis-navegador.jpg

El HTC One S, es un terminal con poco grosor, buen diseño con un acabado diferenciador, rendimiento excelente y un apartado fotográfico de lo mejor que podemos encontrar en el mercado, que llegará a la competencia de los gama media-alta, con su tamaño de 4.3 pulgadas da mucho que desear. Ahora solo tendremos que esperar su salida en nuestro país, así como su precio y compañías que lo ofrezcan, que si llega junto con una oferta tentadora, me parece que se llevará un buen crédito en este año.

En Xataka | HTC One S, análisis

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio