Compartir
Publicidad
Publicidad

Mexicanos ganan competencia de Drones Autónomos en el IROS 2017 celebrado en Canadá

Mexicanos ganan competencia de Drones Autónomos en el IROS 2017 celebrado en Canadá
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En Vancouver, Canadá se llevó a cabo una competencia de Drones Autónomos, en la cual el equipo Quetzal C++ del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE) venció a otros equipos de prestigiosas universidades del mundo, conquistando el primer lugar.

El concurso fue parte de la magna conferencia de robótica internacional denominada IEEE/RSJ International Conference on Intelligent Robots and Systems (IROS). El equipo mexicano comandado por el Dr. José Martínez Carranza ha destacado en diversas competencias a nivel internacional.

Constancia Iros 2017

Entre las competencias en las que ha participado están International Micro Aire Vehicle Conference and Competition (IMAV) 2016 que se llevó a cabo en Beijing y donde obtuvieron un segundo lugar y en la de este año IMAV 2017 que tuvo lugar en Tolouse, Francia, ahí obtuvieron un cuarto lugar.

A diferencia de las carreras de drones tradicionales, en esta, el dron no está manejado por un ser humano, y además tiene la limitante de que tampoco se puede comunicar remotamente con una base en tierra, todo el procesamiento para poder diseñar la ruta, ha de hacerse en el mismo dispositivo volador.

El ganador de esta competencia sería aquel que pasara por el mayor número de puertas de las 13 que componían el circuito, así fue como el equipo del INAOE se colocó en el primer lugar, al cruzar 9 puertas, dejando abajo a sus más grandes oponentes el equipo de la Universidad de Zurich, Suiza, y el de la Universidad Tecnológica de Delft en Holanda.

Con respecto a este triunfo, el Dr. Martínez Carranza reveló su "secreto":

[...] utilizamos un sistema de localización que se basa en el procesamiento de las imágenes que captura la cámara que está a bordo del dron. Los drones comerciales trabajan con GPS, pero en ambientes de interiores no hay GPS, y los drones necesitan un mecanismo para saber dónde están. Nosotros hemos desarrollado algoritmos para que el dron no sólo sepa dónde está, sino que lo sepa con una precisión de medio metro por cada 30 metros, que es de hecho lo que nos permitió ganar. Todos los equipos intentaron estrategias similares pero la nuestra fue la más efectiva.

Los drones autónomos tienen diversas aplicaciones, por ejemplo para el mapeo de terrenos con mosaicos de imágenes, o la filmación aérea, escenarios en donde el vehículo será capaz de tomar la mejor decisión para llevar a cabo la tarea encomendada.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos