Compartir
Publicidad

Con menos de 19 ejemplares vivos, la situación de la vaquita marina en México está empeorando dramáticamente

Con menos de 19 ejemplares vivos, la situación de la vaquita marina en México está empeorando dramáticamente
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No es que el panorama de la vaquita marina haya sido favorable en algún punto de los últimos años, pero el de ahora es francamente desolador. Un nuevo estudio publicado en Royal Society Open Science asegura que la población de vaquitas ha disminuido en un 98.6% desde 2011, y que ahora podría haber menos de 19 ejemplares con vida.

Aunque desesperanzador, las cifras coinciden con uno de los pronósticos menos prometedores publicado recientemente por The Washington Post, en donde especialistas calculaba una población de 22 ejemplares.

Ninguna de las medidas ha funcionado, no de la forma en que la vaquita marina lo requiere para sobrevivir. Ni los patrullajes constantes de la Policía Federal, ni los recorridos de asociaciones ambientalistas como Sea Sepherd.

La única alternativa viable, de acuerdo al estudio, es prohibir tajantemente la pesca de Totoaba, en cuyas redes de pescadores que le persiguen, las vaquitas marinas pueden terminar envueltas. De hecho, la pesca de Totoaba ha sido clasificada de alto riesgo para la vaquita marina.

Pero los pescadores del golfo de Santa Clara, donde se pesca totoaba y están las vaquitas marinas no están dispuestos a dar su brazo a torcer.

1366 2000

Un trabajo "criminalizado"

Los pescadores están conscientes de la situación, pero han dicho antes a Animal Político que el Gobierno Federal les ha recortado apoyos para que la veda se mantenga. Sin apoyos, dicen que se ven en la necesidad de volver a trabajar.

A decir de los pescadores, su trabajo ha venido siendo "criminalizado" por el peligro que representa para la vaquita marina sus herramientas de trabajo.

De marzo de 2016 a marzo de 2019 10 vaquitas murieron en redes de enmalle

La forma en que el estudio ha escatimado el número de ejemplares con vida, parte del uso de sensores, colocados en el agua, para detectar señales acústicas de las vaquitas. El recuento se vuelve a hacer anualmente en cada verano desde 2011 y se combina con avistamientos de las vaquitas.

El estudio sostiene que la primera prohibición de las redes ocurrió en 2015, pero que las redes siguieron usándose en detrimento de la especie. No solo se encontraron 10 vaquitas marinas atrapadas en redes de 2016 a 2019, sino que el decline de ejemplares ha sido constante, con 48% en 2017 y otro 47% en 2018.

Las vaquitas marinas son los cetáceos más pequeños del mundo, y su presencia se reserva a una pequeña área a un costado entre Baja California y Sonora. Mientras que las hembras miden un metro con 40 centímetros aproximadamente, los machos llegan a medir un metro con 35 centímetros.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio