Publicidad

La vida sin plásticos en Ciudad de México podría seguir siendo contaminante y este es el porqué

La vida sin plásticos en Ciudad de México podría seguir siendo contaminante y este es el porqué
6 comentarios

Publicidad

Publicidad

La Ciudad de México quiere ponerse a la vanguardia en la lucha contra los plásticos, vetando a todos los de un solo uso cuya materia prima no provenga de recursos naturales renovables para el 2021. Aquello dejaría fuera de circulación a todos los globos, popotes y bolsas, y en el mejor de los casos obligaría a las empresas a generar sus productos a partir de bioplásticos, es decir, utilizando materiales como fécula de maíz para generar sus productos.

Pero los bioplásticos ni los compostables se desintegran por sí solos. Si no se tiene la infraestructura necesaria el efecto puede ser el contraproducente, de acuerdo a la Asociación Nacional de la Industría del Plástico (ANIPAC).

En sus palabras, incluso puede ser "riesgoso".

Faltan estudios científicos

Según la asociación, la decisión tomada por el congreso local ha sido unilateral y no se han tomado en cuenta análisis de ciclo de vida que identifican a los plásticos como menos dañinos para el ambiente que otros materiales, considerando el brazo tecnológico que se tiene en México para su reciclado.

El asunto principal es que para otro tipo de materiales, incluyendo los plásticos compostables, en México no existe el mismo poder de procesamiento y reciclado que ya existe para el plástico.

El tema es retomado por Petstar, la empresa que tiene la planta recicladora más grande del mundo y que está ubicada en Estado de México. De acuerdo a su director, Javier Cámara, México es referente internacional si de reciclaje se trata, pues se reutiliza 60% del total que se usa, muy lejos de la tasa de reuso del 30% que tiene Estados Unidos.

50,000 toneladas de resinas recicladas se generan cada año desde Petstart, material que se reutiliza para crear, entre otros, tubos PVC, empaques y más botellas. Para hacerlo se tiene el apoyo de 24,000 pepenadores, que ayudan en depósitos a separar residuos por color y material.

Los pepenadores son piedra angular de un nuevo sistema de economía circular del plástico que busca haya dividendos de él a lo largo de toda su vida, así como que esta se extienda para que el plástico no termine por ser exclusivamente de un solo uso. La ANIPAC también se quejó de que la normativa no incluye ningún compromiso hecho por gobierno local.

La industria del plástico genera más de un millón de empleos en México.

Según Petstar, la única forma en que podría funcionar sería a través de seguir promoviendo una economía circular, donde haya responsabilidades por asignar tanto a empresas, como a ciudadanos como a gobierno. Ahora es la Secretaría del Medio ambiente la dependencia encargada de emitir los lineamientos detallados para la creación de campañas de concientización así como la regulación específica para empresas y gobierno.

Entre la economía y la biodiversidad

Mientras el debate sobre todo el marco secundario que habrá de acompañar a la nueva norma aún en ciernes, la organización medioambiental WWF México ha asegurado que el 90% de las especies de aves marinas tienen en su estómago algún tipo de plástico, lo que pone en riesgo inminente su vida.

De hecho, se asegura que aproximadamente un millón de aves marinas mueren anualmente directamente a causa del plástico.

D6trl4uuwaa6cfz Elaboración por WWF México

La WWF México ha hecho el pronunciamiento con motivo del Día de las Aves Migratorias el 11 de mayo.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir