El nuevo modulo ruso de la ISS encendió sus propulsores por error: un fallo de software desvió a la estación espacial por 47 minutos

El nuevo modulo ruso de la ISS encendió sus propulsores por error: un fallo de software desvió a la estación espacial por 47 minutos
Sin comentarios

Este viernes, un funcionario espacial ruso culpó a un problema de software del nuevo laboratorio científico ruso recién acoplado el 29 de julio, como el causante de la desviación en la orientación de la Estación Espacial Internacional el día de ayer.

Recordemos, tras solo una horas de haberse conectado con la ISS, el nuevo laboratorio científico ruso Nauka encendió sorpresivamente sus propulsores, empujando al complejo fuera de su posición normal que es necesaria para que pueda obtener energía de los paneles solares y mantener las comunicaciones con tierra, que durante los 47 minutos que perdieron el control se vieron interrumpidas en dos ocasiones.

Con 22 toneladas y una longitud de 13 metros, el Nauka se convirtió en el primer compartimento nuevo para el segmento ruso de la estación desde 2010, que llegó ocho días después de su lanzamiento desde las instalaciones rusas en Baikonur, Kazajstán.

Nauka
El módulo Nauka en sus aproximaciones finales para acoplarse a la Estación Espacial Internacional

El director de vuelo del segmento ruso, Vladimir Solovyov, dijo que debido a la falla fue que se implemento el comando directo de encender los motores del laboratorio, pero añadió que el giro fue "rápidamente contrarrestado por el sistema de propulsión de otro componente ruso de la estación y el ISS se encontraba ya en su orientación debida y operando normalmente".

Por otro lado, Dmitry Rogozin, director de la Agencia Espacial Federal Rusa (Roscosmos), dijo que podría haber estado involucrado el factor humano en la falla.

"Todo iba bien, pero hubo un factor humano. Hubo algo de euforia (después de un acoplamiento exitoso), todos se relajaron"

Además, la NASA comentó que a pesar de registrarse un giro de casi un octavo de círculo, no se registraron daños o peligros para la tripulación.

El problema afectó las pruebas de Boeing

Este incidente, hizo que se pospusiera el vuelo de prueba para la cápsula CST-100 Starliner, de Boeing, que estaba programada para este viernes desde Florida, donde se intentaría por segunda ocasión llegar a la estación llevando suministros y equipo de prueba antes de embarcar astronautas. La primera vez que se intentó fue en diciembre de 2019, pero no se cumplió con los objetivos, pues un exceso en el consumo de combustible en órbita, impidió que alcanzaran la ISS, regresando a la Tierra.

Este vuelo, estaba en riesgo de no realizarse debido a las cuestiones meteorológicas, y la próxima ventana de lanzamiento está contemplada para el martes 3 de agosto.

Temas
Inicio