Tras los retrasos en la nave espacial de Boeing, SpaceX se queda con la que iba a ser su tripulación para llevarlos a la ISS

Tras los retrasos en la nave espacial de Boeing, SpaceX se queda con la que iba a ser su tripulación para llevarlos a la ISS
Sin comentarios

Dos de los astronautas de la NASA que habían sido asignados para tripular el próximo vuelo de la nave espacial de Boeing, la Starliner, fueron integrados para subirse en el próximo viaje que realizará SpaceX. Esto derivado de los continuos retrasos en la nave de Boeing, donde Nicole Mann y Josh Cassada serían los primeros pasajeros para los viajes de la compañía.

Después de haber sido asignados para volar en Starliner en el 2018, ahora serán parte de la tripulación para la quinta misión de SpaceX con rumbo a la Estación Espacial Internacional, programada para otoño de 2022. Se suponía que Mann volaría en el primer viaje de prueba de Starliner en un test para demostrar que la nave de Boeing era segura para transportar personas, mientras que Cassada estaría en la primera misión oficial de la nave.

Ambos son astronautas novatos, por lo que la NASA necesitaba que pudieran probar el espacio más temprano que tarde. Mientras no queda claro cuando puedan realizarse las misiones Starliner por los problemas con las válvulas de su nave espacial, se decidió que adquirieran experiencia a bordo de la Crew Dragon de SpaceX además de servir a bordo de la Estación Espacial Internacional.

Los vuelos fallidos de la nave espacial de Boeing

La Starliner es una de las naves diseñada para llevar pasajeros hacia y desde la ISS como parte del Programa de Tripulación Comercial de la NASA, para funcionar en un sistema similar al de SpaceX, que lanzó su primera tripulación de astronautas en mayo de 2020. Como parte de los requisitos la NASA solicitaba que cada compañía hiciera dos vuelos, uno sin y otro con tripulación a bordo.

Starliner Imagen Conceptual
Imagen conceptual de la Starliner llegando a la Estación espacial Internacional

De estos vuelos, Boeing solo ha completado el primero y no fue como estaba planeado, pues sufrieron varias fallas en el software que impidieron el vehículo alcanzara la órbita para reunirse con la Estación Espacial. Tras recuperar la nave espacial la NASA inició una investigación para esclarecer la prueba y propuso 80 acciones correctivas a la compañía antes de continuar, tras lo que se acordó hacer otra prueba sin personas a bordo.

Hasta ahora se mantiene en vilo cuándo será la próxima fecha para el lanzamiento, que se esperaba realizar a finales de julio, que incluso fue colocada sobre un cohete Atlas V en una plataforma para su despegue, pero faltando unas horas para el evento, Boeing descubrió problemas en algunas de las válvulas de propulsión, por lo que tuvieron que desmontar el cohete y transportar la cápsula de regreso a la fábrica para hacer un diagnóstico. Hasta ahora no hay una actualización de cuándo se solucionará la situación.

boein starliner
La cápsula Starliner montada en la plataforma de lanzamiento el 3 de agosto de 2021, despegue que finalmente fue cancelado

Mientras SpaceX continúa despegando, Boeing aún se mantiene en Tierra

Ante este movimiento, Boeing mencionó en un comunicado que entendían la necesidad de la agencia para que sus miembros obtuvieran experiencia de vuelo en un vehículo operativo mientras continuaba el desarrollo de la Starliner, además de que apoyaban las decisiones de la NASA y se comprometían a dar seguridad a los astronautas que volarían en su nave espacial.

Por otro lado, SpaceX ya ha realizado dos misiones de pasajeros a la Estación Espacial, llevando a la ISS a un total de 10 astronautas, además la próxima misión de la compañía será el 30 de octubre y traerá a su segundo grupo de pasajeros desde la estación a mediados de noviembre.

Temas
Inicio