Publicidad

Investigadoras mexicanas buscan desarrollar bioplástico biocompatible

Investigadoras mexicanas buscan desarrollar bioplástico biocompatible
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

La generación de biopolímeros o bioplásticos que puedan utilizarse en diversas industrias no es un área nueva de investigación, sin embargo, la Dra. Sara Centeno Leija comenzó a experimentar la generación de polihidroxialcanoatos (Bioplásticos bacterianos) a partir de unas bacterias llamadas Pseudomonas obtenidas de aguas residuales, pero no solo ha obtenido bioplásticos de Pseudomonas, también lo ha hecho a partir de la bacteria Escherichia coli, a la cual se le ha hecho un proceso de ingeniería metabólica para que haga una sobreproducción de bioplástico, éste al ser biodegradable le compite a los derivados de petróleo, y podría desbancarlo.

En la Universidad de Colima, la Dra. Pilar Escalante Minakata, también está experimentando con la producción de bioplásticos, pero ellos lo hicieron con otras bacterias del género Ralstonia o Azotobacter, ya que su proceso para llegar al bioplástico es mucho más sencillo puesto que solo utiliza azúcares simples, y tres genes clave para sintetizar dicho polímero.

Pseudomona 2 Pseudomonadaceae

El plástico obtenido a partir de bacterias tiene la característica de no ser patógeno (es decir no puede causar enfermedades), a pesar de provenir de una bacteria, por eso es posible utilizarlo en la industria biomédica. En este momento los procesos de bioingeniería se están aplicando a una cepa de Pseudomonadaceae encontrada en la planta de tratamiento de aguas residuales del estado de Colima, a través de estos se pretende secuenciar el gen clave para la producción del polímero denominado phaC1.

Una vez que se obtenga la secuencia del gen, este se amplificará e insertará en la bacteria E. coli MG1655, con la cual ya han estado trabajando. Obtenido el polímero se empezarán a estudiar sus características de fusión, cristalinidad, resistencia y biocompatibilidad, si las características obtenidas son las adecuadas, entonces podrá utilizarse en la industria biomédica.

La cepa de Escherichia coli donada por la UNAM se alimenta de monosacáridos tales como fructosa y glucosa, pero al ser Colima un estado agrícola, sería mucho más barato utilizar para alimentarla otros elementos como el bagazo de la caña de azúcar o desperdicios agroindustriales, pero para eso habría que modificar la bacteria.

Ecoli Escherichia coli

La investigación que sentó los antecedentes para la producción de biopolímeros a partir de bacterias fue presentada bajo el nombre de Alternative sources of microorganisms capable of producing biodegradable polymers: Polyhydroxyalcanoates en Puerto Vallarta en octubre de 2012, en el marco del 5th International Congress Food Science and Food Biotechnology in Developing Countries, and Food Safety donde obtuviera el premio al Bioingenio por parte de Bioingenio Lifetech, el Departamento de Investigación en Alimentos y la Asociación Mexicana de Ciencias de los Alimentos A. C. (Ameca)

La idea de ambas investigadoras es lograr un bioplástico que sea capaz de utilizarse para la producción de prótesis biocompatibles, pero seguramente en el camino se encontrarán con otros biopolímeros susceptibles de ser utilizados en bolsas de plástico, envases, contenedores y materiales de embalaje, por citar algunos usos potenciales. De esta manera se utilizará la biomasa residual de las plantas tratadoras de aguas residuales y se le encontrará un buen uso a las bacterias que suelen habitar en ese medio.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios