Publicidad

Reciclar empaques de aluminio ¿con ayuda del microondas?

Reciclar empaques de aluminio ¿con ayuda del microondas?
1 comentario

Seguramente no sabes cómo se llaman estos sobres que encabezan el artículo, pero también te puedo asegurar que más de una vez has comido o bebido algo de ellos, su nombre científico es laminado plástico-aluminio o empaque PAL, es un tipo de empaque que se ha utilizado durante algún tiempo ya para la pasta de dientes y más recientemente se ha vuelto popular como empaques de comida, bebidas e incluso comida para mascotas.

Aunque amenaza con sustituir a las latas de aluminio o a las botellas de plástico, los empaques PAL carecen del logo que indica que son reciclables.

Sin embargo, eso podría cambiar con un proceso para recuperar los metales contenidos en los empaque PAL desarrollado hace unos 15 años por investigadores de la Universidad de Cambridge que han sido demostrados ahora en una planta a escala comercial.

A pesar de no ser actualmente reciclables, los empaques PAL son considerados más amigables con el ambiente que otras opciones de empaque tales como el vidrio y las latas, cuando se toma en cuenta un ciclo de vida completo. Esto es porque muy poca energía se utiliza en la producción del empaque y es extremadamente ligero, lo cual disminuye considerablemente los costos de transporte. Estos atributos, más el hecho de que protege su contenido de la luz y el aire, lo hace atractivo para los fabricantes.

Extrayendo el metal con microondas

De acuerdo con el Dr. Carlos Ludlow-Palafox, ingeniero químico en Cambridge:

No hay una razón especial para reemplazarlos y su uso en el mercado crece entre 10 y 15% anual. En el Reino Unido, unas 176mil toneladas de laminados son utilizados al año para empaque, lo que implica que 17mil toneladas de aluminio se van a los basureros. Imagina que pudiéramos reciclarlos de manera habitual

La semilla para esta idea se vislumbró en 1997 cuando Ludlow-Palafox empezó su doctorado bajo la supervisión del profesor Howard Chase. Ambos habían escuchado de un rollo de tocino que fue sobrecocinado en un microondas, dejando una masa de carbón al rojo vivo. El rollo había pasado por un proceso conocido como pirólisis inducida por microondas, la materia orgánica sucumbe a la descomposición termoquímica cuando se expone a altas temperaturas. Esto deja el metal contenido en el material virtualmente limpio y listo para ser recuperado.

Los dos investigadores fueron más allá, empezaron por poner una pila de partículas de carbón y algunos trozos de empaque PAL dentro de un microondas doméstico de 1.2kW, después reemplazaron el aire de adentro con nitrógeno y prendieron el horno al 100% de potencia hasta que la temperatura de adentro llegó a unos 600ºC, después de dos minutos, el material laminado se había separado en hojuelas de aluminio puro, gases de hidrocarburos y aceite.

Ahora, 15 años después, el proceso desarrollado por estos investigadores, será puesto a prueba en una planta comercial en Luton, Reino Unido.

La planta fue diseñada, construida y operada por Enval Limited, una compañía que nació de la Universidad de Cambridge, fundada por Ludlow-Palafox y Chase y que pretende demostrar las capacidades la economía de la tecnología a inversores potenciales y compañías encargadas de manejar desechos.

Está basada en la misma química básica utilizada por el microondas doméstico, pero el poder del horno en la planta comercial ha sido incrementado a 150kW y es suficientemente grande para ser puesto en una unidad industrial de 100 metros cuadrados. Le toma tres minutos convertir los empaques en aluminio para fundición y gases de hidrocarburo para combustibles, todo esto, sin emisiones tóxicas.

La planta que recibió apoyo financiero de Nestlé y Kraft Foodz/Mondelez International, está completamente comisionada y puede reciclar hasta 2,204 toneladas de empaques anualmente, generando suficiente energía para ser autosustentable.

Chase estima que una planta similar podría generar un retorno de inversión en tres años. Enval ya tiene un trato con fabricantes de empaques PAL para reciclar su chatarra industrial por menos de lo que cuesta mandarlo a un basurero tradicional.

La pirólisis ciertamente tiene mucho potencial, y tanto el Dr. Chase como el Dr. Ludlow-Palafox continúan investigando qué materiales son viables de reciclar de esta manera para seguir generando industrias verdes.

Vía | Gizmag

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio