Publicidad

Matebook D14, primeras impresiones: con Windows aún en las laptops de Huawei, lo demás es ganancia
Ordenadores

Matebook D14, primeras impresiones: con Windows aún en las laptops de Huawei, lo demás es ganancia

Publicidad

Publicidad

Es grato saber que incluso ante el panorama que no luce tan alentador, Huawei no ha bajado las manos con las presentaciones de laptops. Aunque en móviles es otra historia, Huawei se resiste a dejar que el veto de Estados Unidos le impida de tener lanzamientos periódicos que renueven sus productos. Esto es de vital importancia cuando se trata de sus productos con mejores relación especificaciones-precio como la Matebook D14.

La otra buena noticia es que, pese a la incertidumbre, la nueva Matebook D14 que estará aterrizando en México en breve, sí llegará con Windows.

Hemos podido probar la nueva integrante del catálogo de la empresa china en México y estas son nuestras primeras impresiones.

El balance como mantra

Img 20200212 144404

Desde la generación anterior la Matebook D 14 no sobresalió por ser la más potente de la casa. La nueva iteración repite filosofía con atractivas especificaciones para los asiduos de las portátiles pero que no consolidados en el gaming o la edición de gráficos de avanzada.

La Matebook D14 a la que hemos tenido alcance equipa un AMD Ryzen 5 3500U de cuatro núcleos y ocho hilos. Los fanáticos del render rápido y del juego casual estarán encantados además de que incluya su propia tarjeta gráfica Radeon Vega 8 Graphics. Es casi inevitable que acompañe un monitor de 1080x1920 que aunque nada deslumbrante, sí es competente por su potente brillo y buenos ángulos de visión, aunque en pantallas oscuras es fácilmente distinguible los leds que se esconden bajo el marco inferior.

Img 20200212 144626

Precisamente en cuanto a contornos, Huawei ha hecho un espectacular avance entre generaciones para que la más pequeña de la familia herede la estética de los portátiles más avanzados, en donde, lo vimos desde la Matebook X, los marcos finos le hacen más que un favor al tamaño del equipo cuya pantalla tiene una diagonal, como su nombre lo indica, de 14 pulgadas.

La bisagra permite que la pantalla se doble 180 grados desde su inicio. Así, su punto máximo es cuando se alínea en paralelo con el teclado. El panel no es táctil

Parte del truco está en la que ya es la marca de la casa: esconder la cámara web entre la tecla F6 yF7. Más allá del asunto relacionado con privacidad y acceso a la cámara, el verdadero propósito más que bien logrado está en la disminución de marcos en pantalla.

Img 20200212 144001

Aluminio por doquier

1.4 kilogramos pesa la portátil, una cifra más que se apunta al mantra del balance. El nombre de la marca, totalmente centrado en la tapa posterior, brilla a la menor provocación. El teclado, con retroiluminación propia, tiene dos niveles, pero incluso el más potente podría ser demasiado débil para notarle a excepción de cuando se trate de entornos muy oscuros.

Img 20200212 144132

Por lo demás, el teclado es todo lo ya visto en otras portátiles; tremendamente similar a los productos de Apple, su comodidad es una gran victoria que permite escribir rápidamente sin casi miedo a los typos. El tema no es menor: estamos más que acostumbrados a ignorar los teclados de las portátiles, pero la comodidad de escritura de esta Matebook D14 me parece no menos que una genialidad, aunque no sea un logro propio de este modelo.

En la misma tapa complemente al costado derecho del teclado el botón de encendido/apagado que, de buenas dimensiones, es casi imposible no localizarlo con rapidez para el desbloqueo de la portátil. Esta Matebook también tiene sensor de huellas incorporado en el botón, y con algunos días de uso ha funcionado casi con excelencia.

Img 20200212 144054
Img 20200212 144850

Casi sobra decir que quienes buscan con avidez puertos por doquier, no los encontrarán en esta portátil, ni tampoco en el catálogo de laptops de Huawei. Del lado izquierdo está el puerto Type-C para cargador, una entrada USB-A y un puerto HDMI. Del otro extremo solo hay un USB-A y un puerto para jack 3.5 mm.

La configuración de puertos es exactamente igual que la pasada Matebook D 14 que llegó a México en 2019
Img 20200212 144724

Nuevamente en batería se apuesta por un balance competente para el gran grueso de usuarios, insuficiente para los asiduos. Para tareas de edición básica la laptop ha podido resistir hasta cuatro horas y quince minutos sin necesidad de tener que buscar con desesperación un contacto; si se trata únicamente de tareas de navegación web la autonomía puede extenderse hasta las cinco horas y media, siempre con brillo en medio y balance medio entre performance y batería en configuración.

Mi promedio de autonomía ha estado en promedio en cinco horas.

En tiempo de carga la estimación es más precisa. Normalmente la carga completa toma hora y media aproximadamente, aunque hay que apuntar que en caso de tenerla apagada por completo en los primeros quince minutos de carga alcanzará un 25% de batería completa.

Competente, pero no extraordinario. En definitiva no es una laptop con la cual uno puede aventurarse a salir con cargador y esperar llegar intacto al final de una jornada laboral.

El sonido es suficiente para escuchar audios cortos, pero no lo más recomendable para escuchar música. Las bocinas están en la tapa inferior y cuán "encerrado" se escuche un audio variará en cuestión de sobre en que material esté apoyada la laptop. Al menos en potencia es autosuficiente, sin ser escandalosa en su volumen máximo

Apta para edición básica de audio y video

Img 20200212 144915

Al tratarse de una laptop que tiene su propia tarjeta gráfica habrá que demandarle tareas específicas. Pero modestas como son sus capacidades, serán suficientes para tareas de ensamble y efectos que no demanden demasiado poder de procesamiento. Si se trata de renders, más vale que que no sean en secuencias largas o tratando de aplicar muchos efectos a la vez.

Al menos para ese tipo de funcionamiento, Adobe Premiere ha sido más que funcional. Adobe Audition tiene todavía menos problemas e incluso tareas elementales de After Effects parece resolverse con fluidez. Ayuda desde luego que a cargo esté un SSD de 256GB que se acompaña de 8GB de RAM, una configuración que dicho sea de paso se ha visto antes en la versión predecesora.

Ese de hecho es quizás uno de los defectos más fáciles de detectar. La actualización de la Matebook D14 es una sutil mejora en estética con disminución de marcos, cámara web integrada en teclado, y potencia ligeramente superior a causa de una actualización de procesador; su punto más alto radica precisamente en que es tan conservadora que Windows se mantiene, y en los tiempos que atraviesa Huawei eso es bastante decir.

Img 20200212 144812

Pero si Huawei no estuviera donde está, descontextualizando la certidumbre que da el encender una laptop Huawei y ver el ícono de Windows, la actualización, en primera toma de contacto, es algo descafeinada.

Por supuesto que el análisis tomará nueva perspectiva una vez que Huawei libere el precio oficial para la laptop que, hasta el momento de escribir este texto no ha sido compartido, así como tampoco la lista oficial de especificaciones. El precio de la anterior Matebook D 14 con Ryzen 5 fue de 15,000 pesos.

Cuando menos tenemos la confirmación de que Huawei sigue apostando con la que es probablemente su laptop más atractiva en términos de relación especificaciones-precio, aún cuando las actualizaciones potentes tendrán que esperar cuando menos otra generación más.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios