Compartir
Publicidad
Nadie había retratado esta cara de Ciudad de México como el mexicano Antonio Busqueta
Otros

Nadie había retratado esta cara de Ciudad de México como el mexicano Antonio Busqueta

Publicidad
Publicidad

Antonio Busqueta es un joven ingeniero de la Ciudad de México, su pasión es la fotografía, misma que lo ha llevado a conocer diferentes partes del mundo, y también le ha permitido ponerse grandes retos como el proyecto de Cazador de Relámpagos, donde desde 2014 ha buscado fotografiar puntos relevantes de la ciudad acompañados de los destellos de la naturaleza en horas de tormenta.

Para Antonio, este reto le ha permitido conocer más acerca de los relámpagos y las tormentas. No todas las tormentas son iguales, en las más intensas los relámpagos se dejan ver a lo largo de toda la tormenta, en cambio en las más débiles los relámpagos se dan justo antes de la tormenta, por eso es necesario saber estar en el lugar adecuado, aunque ello implique arriesgar el equipo y también la salud (por aquello de los resfriados).

Una de las cosas más difíciles de ser un Cazador de Relámpagos es que no hay certeza de dónde será el siguiente destello, en base a la observación, Antonio ha llegado a la conclusión de que tiene que visualizar la nube más negra, sentir un aire helado, y entonces es seguro que se dará una descarga eléctrica digna de ser fotografiada, pero para su proyecto, necesita enmarcarla cerca de un sitio reconocible de la ciudad, así que eso complica bastante más las cosas.

Perseverancia, mucha perseverancia

Basílica de Guadalupe

Cuando tuve la oportunidad de platicar con Antonio le preguntaba si él consideraba que era suerte o era simplemente el fruto de mucho trabajo lograr estas tomas tan espectaculares, a lo que me respondió:

Creo que ha sido mucho trabajo, perseverancia, porque he tenido la fortuna de que sí han caído donde he estado, y es extraño porque a CU solo fui una vez, hubo una tormenta y fue la primera foto con la que logré lo que estaba buscando. La Basílica de Guadalupe fue la única foto que logré este año, ya terminó la temporada de lluvias, fue como a la baja. Empecé más fuerte, había como más lugares, empecé en 2014 el año pasado solo logré dos, este una, pero creo que cada vez tienen más calidad las fotos.

Justamente de la foto que tomó en la Basílica de Guadalupe comentó que se quedó encerrado, pues llegó al sitio unos 15 minutos antes de que cerraran, justo entonces comenzó la tormenta y pudo lograr la toma que deseaba. Es como algo "irreal" pues mientras todos desaparecen para guarecerse de la lluvia, él se queda solo a la espera, y después tuvo que esperar a que alguien saliera para liberarse de su "encierro".

Fotógrafo de lo inesperado

Cuba

La vida da muchas vueltas y Antonio ha tenido la oportunidad de viajar y continuar documentando la vida en sus distintos matices, pues no solo se dedica a capturar instantáneas de relámpagos, también tienen cabida en su lente aspectos culturales, vida cotidiana, manifestaciones sociales... No le gusta montar escenarios ni crear poses, la espontaneidad en sus tomas es lo principal.

En cuanto a su trabajo como fotógrafo, le encanta el hecho de que no puedan clasificar su trabajo con los relámpagos, porque no las pueden exhibir como fotografías de naturaleza ya que hay arquitectura, y tampoco pueden exhibirlas como arquitectura ya que hay relámpagos a cuadro.

Una de las cosas que más disfruta en sus cacerías de relámpagos es sentir la tormenta de cerca, empaparse, sorprenderse con el estruendo de los truenos, dejarse llevar por el viento, todo es muy intenso y él se vuelve uno con la naturaleza cuando logra capturar esos momentos.

Medalla De Bronce Festival De Foto De Moscu

Hace poco, en su trabajo como ingeniero, tuvo la oportunidad de visitar Barbados, y capturó unas imágenes que simplemente no esperaba toparse:

Me desperté temprano y cuando abrí la cortina vi a muchas personas en el mar con caballos, entonces dejé mis cosas de ingeniero, agarré mi cámara y me fui al mar, logré buenas fotos, conocí las personas, las caballerizas, me contaron lo que hacían y para mí fue un regalo. Porque fue una forma de fotografiar lo inesperado, por eso no me desprendo de mi cámara, aunque mis compañeros se rían de mi.

Esta imagen del caballo en el mar en Barbados obtuvo la Medalla de Bronce en el Festival de Foto de Moscú, para los viajes normalmente carga con un tripie pequeño y su cámara, sin embargo, para hacer esta foto, tuvo que dejar el tripie, meterse al mar y con el agua a la altura del pecho empezar a hacer las tomas, el resultado fueron unas fotos espectaculares y un botón dañado en su cámara, reconoce que a veces tiene miedo de que sucedan este tipo de cosas, sin embargo, el miedo no lo detiene al momento de lograr una toma.

¿Qué sigue para Antonio Busqueta?

Monumento a la Revolución

Lo siguiente es que en enero de 2018 inaugurará una exposición con sus fotografías en el INDAUTOR de la calle Puebla en la Ciudad de México, y en cuanto a sus retos fotográficos, a Antonio le gustaría continuar con el proyecto de Cazador de Relámpagos pero llevarlo a otras latitudes.

Algunos de los sitios donde quisiera fotografiar relámpagos son la India, Japón, París, Moscú, sin embargo, el clima es caprichoso y no en todos estos lugares se presentan tormentas eléctricas con frecuencia, de hecho, con la idea de fotografiar la Torre Eiffel, se comunicó con el servicio meteorológico francés indagando la frecuencia de las tormentas, y para su sorpresa, solo se producen unas trece por año, lo cual definitivamente lo llevaría a estar bastante tiempo en la Ciudad Luz para lograr la ansiada toma.

Afortunadamente para él, su profesión de ingeniero puede llevarlo a otros parajes, vivir de la ingeniería y eventualmente lograr su meta de fotografiar otros sitios de interés con los ansiados relámpagos.

Tlatelolco

Para ello tiene un secreto, si en la foto se aprecian personas, se revela la magnitud de la naturaleza, lo pequeños que somos a comparación de manifestaciones como los relámpagos.

En la foto de Tlatelolco, una de las torres de la iglesia se cayó con el sismo del 19 de septiembre, así que es una constatación de que somos la civilización que ahora está, pero no somos invencibles ante la naturaleza, y eso es impresionante.

Por último su técnica para lograr seguir fotografiando lo inesperado, lo cotidiano, es amalgamarse con el ambiente como ser humano, en el contacto con las personas, para que al momento de sacar la cámara no sea percibida como un intruso, sino que sea solo un instrumento para congelar el instante en el que sucede la vida.

Aquí algunas otras espectaculares fotos de este Cazador de Relámpagos:

Ciudad Universitaria
Angel
Torre
Torre 2

Todas las fotos que ilustran este artículo pertenecen a Antonio Busqueta.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio