Compartir
Publicidad
Mighty No. 9, análisis
Videojuegos

Mighty No. 9, análisis

Publicidad
Publicidad

Posiblemente pocos juegos en los últimos años han tenido tantas expectativas como Mighty No. 9, el cual nació gracias a Keiji Inafune, conocido por muchos como el padre de Mega Man y que después de dejar Capcom decidió hacer un título que se le podría considerar como escuela espiritual a la del querido personaje.

La historia ya la saben muchos, al publicar el proyecto en Kickstarter para recibir financiamiento, batió todos los records que encontró, hasta tal punto que terminaron “inventando” nuevas metas debido a la cantidad de dinero que seguía ingresando la gente que podría tener el Mega Man moderno que muchos esperaban.

Lamentablemente el juego recibió muchos retrasos y en la actualidad las versiones de portátiles aún no se encuentran disponibles, sin olvidar la de Xbox 360 que se retrasó en su día de lanzamiento, al encontrar un error que dificultaba al juego.

Así es que después de tanto tiempo solo nos queda saber si Beck puede suplir el espacio que dejo Capcom con Mega Man, aquí nuestro análisis de la versión de PS4.

Mighty 9 02

Un Mega Man en toda su extensión de la palabra

Iniciemos con lo más básico, nos encontramos en un juego de plataformas con acción en 2D, exactamente lo que siempre nos mostró Mega Man y será inevitable que no lo comparemos constantemente, ya que era parte del gancho nostálgico.

La historia nos mandará al futuro en el que la tecnología logró crear Robots con conciencia propia que pueden convivir con los humanos de una manera natural, con la responsabilidad de ayudar y servirlos en todo momento para facilitarnos la vida, lamentablemente sucede algo que provoca que varios de este tipo de Robots actúen al contrario, convirtiéndolos en un peligro para la humanidad, en Robots para que puedan recobrar la conciencia.

El argumento es muy pobre, la cual se vuelve predecible en todo momento y no encontraremos ningún momento emocionante, esto nos lleva a un punto muy malo y es el de los personajes que rodean el juego, en su mayoría están mal aprovechados, no cuentan con personalidad, sentimos que nos encontramos con un juego de hace 20 años en el que no existen expresiones ni nada, esto provocará que muchos olviden la historia y se enfoquen en su totalidad en jugar, ya que los cinemas son muy pobres y resultan hasta aburridos.

No esperábamos una trama que nos llegara a conmover, pero tampoco un trabajo tan básico, en el que se nota que solamente hicieron las cosas por cumplir.

Vamos a lo importante el juego y para ello necesitamos unos controles que se encuentren a la altura y aquí nos encontramos con el primer punto positivo del título que tomará mucho peso, ya que no pensaron en innovar en prácticamente nada, nuestro personaje tiene un botón para disparar, otro para saltar y uno para impulsarte que nos servirá para absorber la energía de los enemigos que se encuentren abatidos después de nuestro ataque.

No tendremos un disparo más potente como muchos lo esperaban y el impulso nos servirá también para avanzar más rápido y de manera sorpresiva no tendrá limitantes, lo podremos usar las veces que queramos mientras estemos en el aire o en el suelo, algo que le da mucha velocidad al juego y que también si lo hubieran limitado, tendríamos un poco de más reto.

Mighty 9 03

Pero la idea de tenerlo ilimitado tiene un motivo importante, el juego se hizo para que pasemos lo más rápido posible, ataquemos a nuestros enemigos y absorbamos su energía y así con la mayor cantidad de rivales en el menor tiempo, esto incrementará el contador de combos y nos dará mejoras con límite de tiempo para nuestro ataque o defensa, además de que al final de cada nivel se calificará nuestro desempeño con una calificación

Con esta base nos vamos a la parte de los diseños de niveles, en la que inicialmente es decepcionante, notamos escenarios vacíos y con muy poco reto en cuestión de enemigos, pero es cierto que con el paso de los minutos veremos unos más detallados sin ser notables, aprovechan bien algunos elementos como el hielo para no poder ser tan rápidos, algunos vehículos en movimiento para no detenernos.

Pero lo verdaderamente agradable del juego lo encontramos en su dificultad, ya que muchos pensarían que estaríamos ante un juego con pinta clásica, pero con la sencillez de la actualidad y no es así, respetan al usuario en el que cada salto nos puede costar la vida y los enemigos son tan sencillos o complicados de vencer, dependiendo nuestra capacidad de reacción.

Para compensar lo complejo que podría resultar, tenemos una barra de energía que se cargará varias veces por nivel, con pequeñas ayudas que encontraremos al reventar cajas o con pequeños robots que estarán para apoyarnos, sin olvidar que para los más novatos, podrán aumentar la cantidad de vidas que pueden tener por nivel, esto solo será en el modo normal y para los siguientes se encontrará limitada, aunque no es obligatoria y podemos jugarlo de manera clásica.

Mighty 9 04

Como esperábamos, tendríamos un jefe final en cada nivel y también respetan la esencia, en un inicio podría parecer muy complejo, pero es cuestión de aprender su estilo de ataque, eso no significará que no sufriremos, tendremos muy buenos combates y al final, nos darán su poder especial, que nos ayudará mucho con otros jefes en los que será su talón de Aquiles.

Lamentablemente para la selección de niveles nos encontramos con un problema muy grande y es que se encuentran acomodados de la manera en la que tendremos el arma ideal, el primer jefe nos dará el ataque que debilitará al segundo y así sucesivamente y es una pena que no nos dejarán un poco la exploración, ya que la forma en la que se visualizan los niveles es como una carpeta, ni eso deja la interpretación abierta.

Terminar el juego en una primera ronda nos puede llevar de 4 a 5 horas para el usuario promedio, algo bueno es que cuenta con mucha rejugabilidad, para ello contamos con modos como el de desafío, cooperativo, carrera en línea, además de las dificultades desbloqueables, en ese aspecto cumple a la perfección con lo que esperábamos, inclusive, para poder jugar en línea el juego te exige que lo termines, eso lo hace más un reto que una limitante.

Unas carencias técnicas que no se pueden permitir

Era una realidad que el concepto del juego lucía muy bien, inclusive sus primeros videos, pero notábamos que con el paso de los meses y los trailers, el título cada vez se veía peor, hasta llegar al fatídico tráiler final en el que vemos las carencias del juego, algo que no se puede permitir, comprendemos que trabajaron con un juego para muchas plataformas y ese posiblemente sea el mayor problema, pero veíamos texturas y efectos tan pobres que nos podían recordar a la época del PlayStation 2, los personajes no tienen animaciones, ni en los cinemas, podían recurrir para ese caso a unas ilustraciones para que no vaya tan mal.

Mighty 9 05

Tocando un punto inicial, el diseño de personajes es muy pobre, posiblemente quitando a nuestro protagonista, nadie se salva, todos se encuentran llenos de clichés y sin la mínima emoción, pensamos que este sería de los elementos más fuertes del juego y lamentablemente quedamos totalmente decepcionados.

Para la banda sonora no hay mucho que rescatar, más allá de las melodías de los jefes finales, aunque algo que nos agrada mucho es que cuenta con una opción en la que podemos poner el sonido en versión de 8 bits, que le da un toque muy clásico, el doblaje del juego viene en inglés y japonés, recomendamos ampliamente el segundo, además de que cuenta con los textos en español para no tener problemas.

Las expectativas creadas eran muy altas, pero como juego cumple a secas

Comprendemos que mucha gente se sienta indignada por el resultado final de Mighty No. 9, pero quitando lo visualmente pobre que resulta, nos encontramos ante un juego digital que se aprovecha de la nostalgia de Mega Man para ofrecer un producto del mismo estilo.

La idea del juego es interesante, pero se nota que le faltó mucho desarrollo, ahora que cuenta con el apoyo de Deep Silver como la empresa que publicó el juego, no sería mala opción de crear una secuela, pero con el trabajo que se merece la gente y sin crear campañas de financiamiento que solamente crearon decepción en muchos.

Beck nunca estará en la altura de Mega Man, pero podría ser la oportunidad perfecta de crear una nueva historia y de arriesgar más en un futuro, siempre y cuando mientras la franquicia logre sobrevivir.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio