Publicidad

Xbox Series S: cuando no necesitas 4K para llegar a una nueva generación, pero sí un SSD, ray-tracing y hasta 120 fps
Videojuegos

Xbox Series S: cuando no necesitas 4K para llegar a una nueva generación, pero sí un SSD, ray-tracing y hasta 120 fps

Xbox tenía preparada una “sorpresa” para la próxima generación, una hermana menor del Xbox Series X que apostaría por un precio demoledor, pero especificaciones diferentes. Al final todos lo sabemos, una “filtración” arruinó todo y se reveló el Xbox Series S, una consola que todos sabíamos que iba a salir, pero solo necesitábamos el anuncio oficial.

Xataka México estuvo presente en una presentación privada con Jason Ronald, Director of Program Management for Xbox, que nos contó con lujo de detalles por qué creen que Xbox Series S puede ser la consola ideal para iniciar la próxima generación de consolas.

Xboxseriesxands Hero Xbox Series X y Xbox Series S

No todo es 4K

Iniciamos con lo básico, los ingenieros de Xbox nos reiteran que Xbox Series S sí es dar el salto a una nueva generación de consolas, aunque en el papel pueda ser “inferior” a Xbox One X. A pesar de ser la Xbox más pequeña de la historia, en su interior se encuentran elementos muy potentes, que no creían que era posible colocar en una consola tan pequeña.

El Xbox Series S tiene la capacidad de reproducir juegos de manera nativa a 1440P, superando el Full HD, pero quedando lejos del 4K. Aunque, la consola tiene hardware preparado para escalar la imagen y convertirla en 4K, algo que ya habíamos visto en Xbox One S con buenos resultados.

Xbox control

Que no se logre el 4K nativo en los juegos no será un problema de compatibilidad con Xbox Series S que sí ejecutará los juegos de manera nativa. La clave para ser compatibles será la tasa de cuadros por segundo, ya que las dos versiones ofrecerán hasta los 120 cuadros por segundo, siempre y cuando los desarrolladores quieran aumentar la velocidad.

Un ejemplo claro será ‘Gears 5’, un juego retrocompatible de la Xbox One, pero que aprovechará de todos los beneficios de las nuevas especificaciones. La apuesta de Microsoft es muy clara, buscan que las personas que no tengan un equipo 4K, disfruten de los beneficios de la nueva generación.

Más allá del 4K, probablemente, la gran estrella de la nueva generación es el ray tracing, una tecnología encargada de mejorar las iluminaciones, sombras y reflejos en los videojuegos. Se trata de una novedad que por el momento solo han probado los jugadores de PC en tarjeta de gama alta.

Ese es probablemente el punto más fuerte de la consola, Xbox Series S también contará con ray tracing y el precio de la consola podría equipararse a las tarjetas gráficas más accesibles que cuentan con esa compatibilidad. Haces que una tecnología que solo podían disfrutar algunos, sea más accesible.

GamePass, la mejor exclusiva de Xbox

La retrocompatibilidad también tiene su apartado especial, ya se aclaró que Xbox Series S no podrá conseguir las mejoras que ofrecía Xbox One X, específicamente en el apartado 4K. Los juegos de Xbox, Xbox 360 y Xbox One, será ejecutados en Series S como si se estuviera usando un One S, no llega a 4K, pero sí aprovecha de una mejora en los cuadros por segundo y HDR automático.

Xbox Game Pass5 Xboxadictos E1595152637275

Para reducir costos se decidió eliminar la unidad de discos, Xbox probó que sí existía un mercado con el Xbox One S All Digital y acompañado de GamePass, su exclusiva más potente, no se extrañará tanto no tener una bandeja. Por lo menos se tendrá acceso a todos los exclusivos de Xbox Game Studios.

El almacenamiento podría ser un problema

Un problema con el que sí se podrá enfrentar la consola es con su almacenamiento. Series S incluye un SSD de 500 GB, mientras Series X tiene 1TB, decimos que será un problema porque este tipo de almacenamiento es personalizado y todavía no se ha revelado cuál será el costo de las expansiones de memoria, pero en definitiva no deben de ser económicas al tratarse de nueva tecnología.

ssd xbox series S

Se podrá instalar un disco duro externo compatible con el Xbox One, pero solamente tendrá dos funciones, reproducir los juegos retrocompatibles de generaciones anteriores o como almacenamiento externo de juegos de Series S. Si decidimos jugar algo que tengamos en el externo, deberemos trasladarlo al SSD.

La verdad, creemos que nos tendremos que acostumbrar a tener tres juegos de cajón y estar instalando o desinstalando lo demás. Será un caos, pero será la única solución momentánea.

¿Xbox One X es mejor que Series S?

El tema de One X y Series S genera muchas dudas y se aclara con las especificaciones. Xbox One X presume sus 6 teraflops, contra los 4 teraflops de Series S, por sentido común una se define más potente que la otra, pero la realidad es diferente.

Xbox One X Consola Generacionxbox

La clave se encuentra en las entrañas de la consola, contando con un CPU de 8 núcleos a 3.6 GHz y con una arquitectura AMD Zen 2 personalizada. Esos datos los hacen más potente que los 8 núcleos de 2.3 GHz que tiene One X, en pocas palabras, es la misma arquitectura de Series X.

En memoria RAM, el One X tiene 12 GB GDDR5, mientras Series S se queda en 10, el detalle es que se trata de memorias GDDR6, al final es un cambio generacional y esos tres años de diferencia sí se van a reflejar al momento de ejecutar juegos en un SSD.

No todo se trata simplemente de potencia, también entran factores como la velocidad con la que se puedan enlazar los componentes y en ese aspecto, Series S sí es nueva generación.

Xbox Velocity Architecture, el cerebro detrás de todo

El Xbox Velocity Architecture es algo que tendrán tanto Series S y Series X, que estará acompañado del SSD personalizado. Eso provoca que los tiempos de carga sean mucho más rápidos y que los cuadros por segundo sean mucho más altos y estables.

Xbox Velocity Architecture 100835586 Large

Para demostrar la potencia de esta tecnología nos mostraron a fondo el Sampler Feedback Streaming, un elemento que solo está disponible en la nueva generación. Los ingenieros mencionan que la transmisión de retroalimentación de muestreo permite que el Xbox Series S pueda cargar solamente las texturas necesarias para renderizar una escena.

El objetivo es que solo trabaja cuando se necesite, provocando que se carguen datos de texturas con una mayor calidad, todo eso provoca una mayor eficiencia de memoria, por ese motivo Series S podrá ejecutar títulos de Series X, han logrado mejorar el rendimiento, para no tener cuellos de botella donde la "hermana menor" simplemente no podría avanzar.

Una experiencia de sonido

Un elemento que muy poco se ha mencionado es el apartado de sonido y en eso Series S promete ofrecer una gran experiencia, contando con sonido virtual surround con Windows Sonic, además de aceptar Dolby Atmos y DTS: X.

Los ingenieros mencionaron que la consola cuenta con hardware dedicado solamente para el procesamiento de audio, con la finalidad de que podamos detectar con mayor claridad la distancia y hasta velocidad del sonido, elemento que en los juegos de disparos de primera persona será clave para seguir adelante.

Xbox ha logrado colaborar con diferentes empresas para que la experiencia 3D pueda ser transmitida por audífonos, con su aceleración de hardware de audio dedicada, señalando usa algoritmos avanzados para crear entornos envolventes y realistas para que el jugador sea el centro de la experiencia.

Xbox Series S en acción

Tuvimos la oportunidad de tener acceso a algunas demostraciones de la consola como el Quick Resume, que permite suspender juegos para ejecutar otros, pero todo de manera inmediata. En el ejemplo, la consola inicia la reproducción de ‘Star Wars Jedi: Fallen Order’, decide abrir el menú rápido e iniciar ‘Minecraft Dungeons’ y no pasan más de seis segundos, para que ejecute el juego con una partida iniciada.

Situación similar con juegos como ‘Skate 3’ (retrocompatible de Xbox 360) o ‘BLACK’ (retrocompatible Xbox), todo es inmediato e intuitivo, obviamente eso solo aplicará con títulos que no requieran conectarse a servidores, porque en el momento que se suspenda, tendrán que salir de la sesión.

Una demostración importante apareció con The Outer Worlds, se comparó al arranque del juego en un Xbox One S, desde iniciar el juego en el menú del Xbox, se demoró 1:39 para iniciar por fin la partida. Ese mismo archivo se ejecutó en un Series S y la diferencia fue brutal, solo necesitó de 41 segundos para iniciar el juego.

El último ejemplo lo vimos con ‘Gears 5’, donde en el menú del juego nos aparecerá la opción de seleccionar los cuadros por segundo para el modo multijugador y cambiarlo de 60 a los 120 cuadros, teniendo como resultado una acción mucho más fluida que solamente los jugadores de PC podían disfrutar.

Todo esto es lo que promete la empresa con Xbox Series S, veremos si el tiempo les da la razón y se confirme como consola que pueda permanecer toda la siguiente generación con la misma cantidad de juegos, con un rendimiento estable.

Xbox Series S llegará el 10 de noviembre con un precio de lanzamiento de 8,499 pesos.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios