Compartir
Publicidad
¿Confetti y Q12 necesitan permisos de la SEGOB para hacer concursos en México? Esto dicen las empresas y esto dice la Ley
Aplicaciones

¿Confetti y Q12 necesitan permisos de la SEGOB para hacer concursos en México? Esto dicen las empresas y esto dice la Ley

Publicidad
Publicidad

En menos de un mes Confetti y Q12 han tomado por asalto a México, con un crecimiento exponencial en sus concursos de trivia diarios en los que entregan un monto preestablecido a los concursantes que respondan correctamente todas las preguntas. El modelo no es nuevo, pero sí lo es el medio.

Por ello es que hemos preguntado directamente a tanto a Facebok como a Q12 si tienen algún tipo de responsabilidad sobre permisos, considerando las enormes cantidades que diariamente se regalan en los concursos. La respuesta unánime, es que no están obligados a hacerlo, y el porqué es muy sencillo: no son juegos de azar.

Lo que dice la Ley

Qqq

En juegos y sorteos existe una Ley en México que incluye las normativas correspondientes, y que incluso tiene su propio Reglamento. Dentro de la Secretaría de Gobernación existe la Dirección General de Juegos y Sorteos que se encarga de todo lo relacionado a permisos. La Ley en la materia especifica que la SEGOB debe autorizar, controlar y vigilar cualquier juego cuando en ellos haya apuestas de cualquier clase.

Alejandro Mejía, representante de Q12 en México, nos contaba ya que la empresa fue asesorada en México, y que al no haber apuesta de por medio o dinero involucrado como requisito para que el usuario pueda concursar (considerando que la aplicación es gratuita), la conclusión es que por tanto no aplica el modelo redactado para el juego.

Sin embargo, aún si no hay apuestas, si hay un concurso en cuya dinámica el azar está involucrado, la SEGOB también debe estar al tanto. El azar está definido en el artículo tres del Reglamento de Juegos y Sorteos como: "casualidad a que se fía el resultado de un juego, el cual es completamente ajeno a la voluntad de un jugador".

Así, todos los juegos en los que se gana obteniendo una formación de números, las tómbolas, o las rifas, deben contar con un permiso. Al ser tanto Q12 como Confetti juegos que dependen del conocimiento sobre las preguntas que se hacen, no hay azar de por medio.

Un permiso adicional debe tramitarse para los programas comerciales de concursos con intervención de azar, que sean transmitidos o promocionados por medios de comunicación masiva, registro que debe hacerse en la Dirección General de Radio, Televisión y Cinematografía.

De hecho, el artículo 117 del Reglamento de Juegos y Sorteos, que trata sobre los sorteos transmitidos en medios, es el único de todo el ordenamiento en hacer referencia a "programas comerciales de preguntas y respuestas". En ningún otro apartado ni de la Ley ni del Reglamento se les menciona siquiera.

Siendo mucho menos vocal, la gente de Confetti de Facebook nos ha asegurado que el programa "cumple con todas la legislaciones locales aplicables".

Los juegos que necesitan permisos son 'carreras de caballos' 'ferias' y 'peleas de gallos' de acuerdo a la Ley.

Lo que dice Profeco

Concurso Gratis Facebook

Aún los concursos que no necesiten autorización de la SEGOB, deben ser comunicados a la Profeco con tres días de anticipación, según la NOM-028-SCFI-2007. Ahí se norman las "prácticas comerciales-Elementos de información en las promociones coleccionables y/o promociones por medio de sorteos y concursos".

Los concursos tanto de Confetti como de Q12 podrían clasificarse parcialmente como "promociones por medio de sorteos y concursos", clasificación que la norma define como "prácticas comerciales en las que mediante la adquisición de un bien o servicio, se ofrece el incentivo de participar en eventos para obtener un premio determinado". Esto es, para que Confetti tuviera que contar con un permiso ante Profeco, el evento diario con un premio de por medio debiera ser un instrumento para que los usuarios accedan a los servicios de Facebook. Una interpretación factible.

El supuesto se derrumba cuando, en la segunda parte de la misma definición, se deja en claro que el derecho a participar en el mencionado evento para ganar un premio, se hace a través de "un boleto, una estampa, una tapa un empaque o cualesquiera otro similar".

En suma, a pesar de las fuertes sumas de dinero que se dan todos los días, sobre todo en Confetti, no hay ninguna regulación en México para supervisar la operación de los concursos a través de apps, de manera que los premios que se otorgan se hacen totalmente bajo la responsabilidad de la empresa y sin auscultación por parte del sector público.

Esta es una investigación de Xataka México, para la reproducción parcial o total es necesaria la atribución a Xataka México mediante un enlace directo (sin “nofollow”) a la página individual del sitio donde se publicó dicho contenido originalmente.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio