Compartir
Publicidad

¿Los smartphones gama alta -más bien Premium- en México son ya inalcanzables?

¿Los smartphones gama alta -más bien Premium- en México son ya inalcanzables?
50 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ruido, mucho ruido ha causado la relación de precios de los nuevos iPhone 6s y 6s Plus. No es para menos si la versión más económica del primero cuesta 14,066 pesos y la del segundo 16,299 pesos. Al respecto se han escrito muchos artículos en éste y otros sitios de tecnología y siendo comentados por los visitantes de manera masiva.

En este debate virtual se vierten toda clase de razones sobre dicho incremento de precios; desde la paridad del dólar y hasta un incremento alevoso por parte de las empresas telefónicas. Pero cualquiera sea la razón la prueba más contundente la obtendremos a mediados de enero, cuando las empresas publiquen los resultados de sus ventas navideñas. Ahí descubriremos a ganadores y perdedores.

Los consumidores tienen la última palabra

Interesantes han sido las reacciones de los analistas a los precios de los smartphones de “gama alta” pero que en realidad son ya de gama “premium”, ubicándose en dicha categoría precisamente por su precio más no estoy seguro que por sus características. Sobre este tema de precios Javier Matuk de Unocero se preguntó en uno de sus artículos recientes si el iPhones era caro y al mismo tiempo se respondió señalando que “digamos que sí, es de los más costosos dentro del mercado. ¿Vale la pena? No hay respuesta específica ni universal”.

Por su parte mi colega Carlos Nuel aquí de Xataka México escribió también sobre el tema señalando en su artículo que “la verdad es que este cambio de precios ha sido gradual con la finalidad de esperar la separación lógica de las clases sociales”.

Estas y todas las demás opiniones son muy respetadas pero no por ello están libres de ser opinadas, tal como lo haré. Coincido con la auto-respuesta de Matuk. En smartphones, como en cualquier otro producto o servicio, el deseo entre los compradores es diferenciado y no necesariamente está en relación directa con la capacidad de la cartera. Por lo regular todo lo que hayas o hemos comprado, por más caro que haya sido y con una baja relación de costo-valor-beneficio, habrá valido la pena y si al poco tiempo descubrimos que no es así tenderemos a auto-engañarnos para no sentirnos mal. Intentamos por todos los medios justificarnos de una cuestionable compra.

Me explico; tu cartera o capacidad económica nunca o casi nunca estará alineada con tu deseo pues éste por lo general siempre será mayor al primero. No pasa mucho tiempo cuando ya deseamos comprar un smartphone, bici, laptop, auto o ropa más cara de la que traemos puestos y que recién hemos comprado. Si tienes dinero suficiente lo comprarás pues lo merezco, subiendo por lo tanto al siguiente nivel de consumo aunque llegará el momento del límite.

Sobre la afirmación de Nuel sucede algo similar. El precio siempre va de la mano con las clases sociales, aunque hay consumidores que se atreven a desafiar la ecuación, siendo estos los de tipo irracional o impulsivo, los consumidores cuyo ingreso va mejorando o los consumidores con riqueza repentina ya sea duradera (herederos, por ejemplo) o temporal (mal gastadores).

Iphone 6s ¿En realidad lo necesitas? Imagen: LWYang

Apple y los demás; ¿Coca Cola vs Pepsi?

Para hacerse de consumidores los fabricantes definen una estrategia que contiene una mezcla de elementos como precio, calidad y posicionamiento para conquistar un determinado tipo de consumidores. A estas alturas está por demás claro la estrategia que cada fabricante de smartphones aplica en México y en el mundo.

Iniciemos con Apple, quien obtiene el 92% de las ganancias a nivel mundial vendiendo sólo el 20% de los smartphones y con una participación de mercado en México de 14.9%. Con excelentes productos y con la fama de haber reinventado el mercado, Apple se enfoca en un consumidor que se identifica así mismo como único y de estos los hay en cualquier clase social. La realidad indica que no es “único” pues hay millones como esa persona, tratándose por lo tanto de un impulso por pertenecer a un grupo de “únicos”.

Apple no te dice “mis productos van a cierta clase social”. Su mensaje es que van para quien lo merece, jugando con la autoestima de cada quien. La descontinuación (¿o fracaso?) de su producto iPhone 5C así lo constata. ¿Pero con su nuevo teléfono 6s y a un precio de 14 mil pesos para su modelo más bajo le seguirá alcanzando a seguir conquistando mercado en México? Depende de muchas cosas tanto propias del consumidor como del entorno que le rodea (amigos, economía del país).

En este breve análisis me brinco a Samsung y LG quienes tienen el 26% y 15% del mercado mexicano respectivamente, pues con su amplia variedad de modelos, incluyendo su gama Premium e igualmente cara, es claro que buscan pegarle a todos los tipos de consumidores.

Me enfoco entonces en Motorola, quien ocupa el cuarto lugar con el 10% del mercado, con modelos para ciertos nichos y con una estrategia de contención de precios que vino a alterar el mercado en este rubro. Tomemos el Moto X Style, su smartphone gama alta. Bajo el slogan “estilo y desempeño en perfecta armonía” es claro que, aunque sin citar la palabra precio, va implícito lo accesible en costo de este modelo. Su precio arranca en los $8,499 pesos contra los $14,000 del iPhone 6s, una diferencia de $5,500 pesos y con características físicas similares.

Antes este hecho ¿vale la marca Apple tal diferencia de precio? Como dijo Matuk; no hay respuesta específica pues depende a quien se le pregunte. Que interesante sería que se hiciese una prueba a ciegas de un consumidor utilizando un 6s y un X Style para ver su reacción y preferencia. Lamentablemente no hablamos de un Pepsi vs Coca Cola (el famoso reto Pepsi) que en lo físico son iguales más no en el sabor.

Y aún con una prueba así el resultado no es un fin. Quienes toman Coca Cola y respondieron Pepsi como la del mejor sabor seguramente seguirán tomando la bebida de su preferencia. Algo similar sucede con los dueños de smartphones caros; se les podrá demostrar que lo que tienen no es tan diferente de smartphones más económicos y aun así lo seguirán comprando. Y si se les insiste te responderán con un “¿a ti que te importa? Es mi dinero”. Además un smartphone no es una Coca Cola.

Pepsi Vs Coca Imagen: Sean Loyless

Que cada quien compre lo que quiera pero…

Meses atrás Christopher Mims del Wall Street Journal escribió que el éxito de Apple y Xiaomi, fabricante chino de gran éxito en su país, reflejan en el mundo la desigualdad creciente en el ingreso de las persona, lo cual define a las clases sociales. Y agrega que la política de altos precios de los iPhone de cada año es el típico comportamiento de un producto de lujo acompañado de un ecosistema que justifica dicho incremento. Derivado de lo anterior más el posicionamiento masivo de Android, Mims afirma que siempre ha habido dos mercados diferentes para los smartphones; el de lujo y el de todos los demás. En el primero Apple es el rey, pero no el único actor presente.

En lo personal los precios de los nuevos iPhone 6s y 6s Plus o del Galaxy S6, S6 Edge, S6 plus, Note 5, Z5 y uno que otro modelo más del rango premium me tienen sin cuidado, pues no pienso comprar alguno de ellos en esta temporada, aun cuando podría.

La época de compras navideñas arranca con El Buen Fin del 13 al 16 de noviembre. Serán días cuando una mayoría de mexicanos gastará de acuerdo a su nivel económico, mientras el resto irá más allá con la finalidad de satisfacer un gusto, sin importar que su relación precio-valor sea mínima. Al final que cada quien compre lo que quiera. En su cartera llevará o no la penitencia.

Foto portada: Thirteen Of Clubs

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio