Compartir
Publicidad
Publicidad
¿Cuándo estará preparado México para el coche autónomo? Ni hoy, ni mañana y quizá ni en el siguiente sexenio
Otros

¿Cuándo estará preparado México para el coche autónomo? Ni hoy, ni mañana y quizá ni en el siguiente sexenio

Publicidad
Publicidad

En el futuro, tenemos las manos lejos del volante.

Qué increíble serán esas ciudades con coches conectados a internet, interconectados entre ellos, minimizando riesgos, y regalándonos esas horas que solíamos pasar atrapados en una lata que avanza a 3 kilómetros por hora enfurruñados con la vida. Los vehículos autónomos serán una revolución para nuestras ciudades, llegarán más rápido a sus destinos, evitarán embotellamientos y podrán andar con o son pasajero.

Pero, ¿México está listo para ello?

El primer vehículo autónomo llegará al país en no más de 5 años. Es más, siendo muy precisos ya existen vehículos con algún grado de autonomía circulando en las calles de nuestras ciudades, de acuerdo a la clasificación de la Sociedad de Ingenieros Automotrices.

ddc Crédito: KM77

Su implementación plantea retos no solo tecnológicos, sino de muchas otras índoles que nos obligarán a renovar nuestras infraestructuras, y repensar nuestras nociones de ética, lo correcto y lo indebido.

¿Ética para coches?

En el futuro ideal, los accidentes automovilísticos se verán disminuidos con la presencia de máquinas conectadas a Internet, capaces de prever casi cualquier tipo de percance. Pero, en un mundo poblado por vehículos autónomos, incluso el porcentaje más pequeño, equivaldría a un considerable número de accidentes que ignorar en este momento, sería sumamente irresponsable.

Conducir es una tarea relativamente sencilla pero con un sinúmero de aristas éticas y morales a las que nos enfrentamos todos los días. Mientras usted circula en periférico en Ciudad de México a 80 kilómetros por hora, y un perro se le cruza en su camino, ¿debe frenar a toda costa a sabiendas de que puede haber otro vehículo detrás de usted, ocasionando un choque, quizás múltiple, con tal de salvar la vida del canino?

La mayoría de la gente quizás dirá que no. Las decenas de perros que habrá visto atropellados en periférico (o en cualquier otra vía rápida de otra urbe) es una prueba de ello.

Pero, ¿y si en vez de un perro fuera una persona? El ejercicio adquiere matices totalmente distintos. Habría que intentar frenar a toda costa, pues no sólo se trata de la salvaguarda de una vida, sino de la responsabilidad administrativa, judicial y moral que implicaría no hacerlo.

Screen Shot 2015 10 23 At 4 02 42 Pm

¿Y si el frenar ocasionará ese choque múltiple ocasionando la pérdida de muchas vidas más? Con nuestro limitado tiempo de reacción sería imposible que lo supiéramos, pero, ¿un vehículo autónomo con 12 cámaras en todos sus costados, información de tráfico y operaciones matemáticas que suceden en fracciones de segundo, podría hacerlo, cierto?

¿Debería frenar un vehículo autónomo para salvar una vida ocasionando daños a otras personas? ¿La decisión cambia si usted está o no en uno de esos vehículos que padecerán los percances del repentino freno? ¿Por qué debería de importarnos las decisiones éticas cuando hablamos de vehículos autónomos?

Este es el Dilema del Tranvía

Tumblr Ocwcpxnqbs1r3tr9uo1 500

El Dilema del Tranvía es un ejercicio filosófico que plantea un escenario hipotético, en donde cinco personas están atadas a unos rieles y parece que serán arrolladas por un enorme tren. Sin embargo, usted, tiene la posibilidad de evitarlo, accionando una palanca que provocará que el vehículo se desvíe hacia un segundo camino de rieles, a los que desafortunadamente, está atada una persona más.

¿Accionaría la palanca?

Corrientes filosóficas, estudios sociológicos y mentes muy brillantes se han dedicado al estudio de este dilema, arrojando soluciones distintas pero igualmente válidas entre ellas. ¿La solución moralmente más aceptable está en la que ocasiona la menor cantidad de daño? Es válido tomar acción sobre una situación de tal naturaleza? ¿Se haría usted responsable por decidir ante una situación que ocasionaría la muerte de una persona?

Queda claro que para muchos el mejor camino de acción sería intervenir para ocasionar la menor cantidad de daño, lo que condenaría al hombre atado al segundo camino de rieles. ¿Debe entonces un vehículo autónomo por ello atropellar al transeúnte de nuestro ejemplo con tal de no ocasionar una carambola que produciría mayores daños? ¿Y si el transeúnte fuera un niño/a o una persona de la tercera edad?

El dilema está en que al programar (y usar) los vehículos autónomos, habremos de estar respondiendo, por adelantado, al Dilema del Tranvía, y si este es éticamente imposible de responder, ¿por cuál solución optaremos? Y una vez que lo hayamos hecho, ¿quién sería el responsable en una situación en donde un vehículo autónomo tome "decisiones" de tal naturaleza, donde intervengan asuntos de vida o muerte? ¿El usuario, el programador, la empresa que comercializa, el gobierno que ha de instaurar el marco normativo bajo el que opera el vehículo?

1366 2000 4

Cuando lo más ético, no es lo conveniente

Curioso es que ya existen estudios científicos sobre el pensar de los usuarios en relación con el Dilema del Tranvía aplicado a los vehículos autónomos. Y los resultados son tan fascinantes como contradictorios.

La revista Science publicó un estudio que detalla que la mayoría de la gente cree que el mejor curso de acción en un ejercicio como el presentado más arriba, es que el menor número de personas sufra algún percance. Ninguna sorpresa ahí. Sin embargo, los encuestados se dijeron en contra de ese supuesto cuando el resultado sugería el sacrificio del pasajero del vehículo autónomo.

El mismo estudio reveló que los posibles compradores de vehículos autónomos, considerarían no comprar uno si los gobiernos imponen regulaciones éticas a las empresas sobre los coches autónomos.

¿Deben ser estos criterios tomados en cuenta para la programación de un vehículo autónomo, pues es la manera "normal" de operar de un humano? ¿Minimizar todo el daño posible, a menos que esto signifique un riesgo para la vida propia?

¿Y si existiera la manera de programar un vehículo autónomo a semejanza de lo que haría su propietario en una situación de riesgo? El deslinde ético sería más sencillo, pero sin duda el deslinde de responsabilidades administrativas sería todo un reto dado el nivel de individualización que requeriría cada caso.

A usted, ¿cómo le gustaría que "decidiera" su vehículo autónomo?

Nuevas tecnologías, nuevas infraestructuras

Pasemos de los dilemas morales a las dificultades técnicas. Debido a la enorme transferencia de datos que serán necesarios para el despliegue de vehículos autónomos totalmente funcionales, el 5G será totalmente indispensable.

El 4G se enfrentó en su momento con un lento avance, pero la llegada de AT&T parece que acelerará las cosas para el 5G. De momento, los avances para la implementación del 5G en México se centran en desocupar la banda de 600 Mhz, lo que podría terminar por suceder el próximo año. Si todo ocurre adecuadamente, las licitaciones correspondientes podrían suceder entre 2018 y 2019.

Pese a este panorama, México se enfrenta a problemas notables en la implementación del 5G, como que la velocidad promedio en el país es de menos de los 10 Mbps a años de la entrada del 4G, y la falta de regulación sobre las ondas milimétricas.

Pero la infraestructura de telecomunicaciones no es la única que necesita una manita de gato, también lo necesita la legislativa.

El Primer Ministro Canadiense Justin Trudeau Y Ernesto Cordero En El Pleno De La Camara De Senadores Twitter Cgbsenado

Entre su voluntad de adaptación (y un poco de presión por parte de los fabricantes) Estados Unidos se ha convertido en pionero en la materia, pues reglamentó en octubre pasado para incentivar la construcción de vehículos autónomos; marco que no se ha salvado de señalamientos que la acusan de ser ambigua y flexible en cuanto a las obligaciones de las empresas.

De cualquier forma, como la historia nos ha demostrado, los primeros que generan una ventaja adaptativa por sobre el resto, siempre son los más beneficiados.

636469842975085002 Usp News Donald Trump Joint Session Of Congress

¿Y México? ¿Se imagina las discusiones morales de las bancadas en la cámara baja y en la alta? ¿El deslinde de responsabilidades, las obligaciones éticas y morales de las empresas y las correspondientes adaptaciones que habrán de hacerse a los reglamentos de tránsito de vialidad? ¿Por qué no estamos discutiendo sobre todo esto en el ámbito legislativo ahora mismo?

¿Normar la operatividad de los vehículos autónomos forma parte de la agenda legislativa? Si no, ¿qué esperamos? Ante el inminente corte de caja de esta administración y la llegada de una agenda legislativa renovada, quizás sería un buen asunto a considerarse, pues, como entendemos, la discusión será ardua, compleja y extraña.

Una y otra vez las nuevas tecnologías nos han probado lo equivocado que es esperar hasta que toquen a la puerta para comenzar a ajustar los marcos normativos. Las leyes de movilidad siguen ajustándose para una adecuada operatividad Uber, sin que alcancen a cubrir todas las posibilidades que derivan del transporte a través de aplicaciones, como es el caso de Jetty en Estado de México. Está por verse si la clase política podrá con semejante reto.

Como decíamos al inicio, tampoco es que Minority Report suceda pasado mañana, pues según un reporte de Traffic Technology International, su implementación podría tardar décadas; como con toda tecnología, habrá un proceso de adaptación y familiarización, a lo que le seguirá la democratización de los costos y por lo tanto del uso del coche autónomo. ¿El mejor escenario? Que las familias de clase media alta adquieran su primer vehículo autónomo para las décadas de 2050 o 2060.

Afortunadamente que los vehículos autónomos no lleguen pasado mañana, nos da tiempo para averiguar qué será de nosotros mientras los usamos. Sucede que dilemas como los planteados son apenas la punta del iceberg y no son el único reto monumental al que habremos de enfrentarnos para facilitar un adecuado ritmo de implementación de los vehículos autónomos una vez que la tecnología llegue a su punto operativo cúspide.

La discusión va para largo.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos